Al día

CEL propone a Felipe VI la creación de grupos de expertos en logística para abordar la recuperación

Durante la reunión, se destacó la gran labor demostrada por la logística y sus profesionales, sector estratégico para la economía y el desarrollo

Su Majestad el Rey mantuvo el pasado vieres una videoconferencia con representantes del Centro Español de Logística (CEL). Un sector que está siendo especialmente relevante durante la crisis de COVID-19.   

El peso de la logística en el conjunto de la economía está en torno al 8 % del PIB español. Según datos del INE, el número de empresas dedicadas exclusivamente a Transporte y Almacenamiento, ascienden a 83.039 siendo un sector con un número importante de pequeñas empresas (98%). Las cadenas de suministro se caracterizan por su complejidad y configuran una heterogénea red de actores. Estas actividades son transversales a muchos sectores de la economía, destacando como disciplina innovadora y tecnificada aunque con un impacto desigual en su desarrollo.  

En la videoconferencia participaron por parte del Centro Español de Logística, la presidenta, Ana Isabel González, el director general, José Estrada y los miembros de la Junta Directiva Javier Echenique y Manuel Jiménez, quienes han trasladado a Don Felipe que el mercado logístico español es clave y estratégico para la recuperación económica del país. 

Los representantes del Centro Español de Logística destacaron el impacto que ha tenido la crisis del COVID-19 y las medidas que consideran necesarias adoptar para garantizar la competitividad y la eficiencia en el marco de la salida de la crisis. 

En las primeras semanas de la crisis, las cadenas de suministro han sufrido un gran impacto aunque diferente por sectores. En áreas como la automoción, el textil o el canal HORECA, la falta de demanda ha paralizado prácticamente la actividad logística. Sin embargo, otros canales como el de alimentación, se han visto desbordados inicialmente por el efecto compra-pánico, teniendo que responder a demandas que se duplicó en las tiendas físicas y quintuplicó en el canal de comercio electrónico. Otro sector donde el impacto operativo ha sido muy relevante ha sido el farmacéutico y sanitario con envíos urgentes a los hospitales durante las 24 horas del día y los 7 días de la semana.

Durante la videoconferencia, los representantes del Centro Español de Logística destacaron que a pesar de todas las  dificultades, el sector logístico relacionado con el abastecimiento de bienes esenciales ha desempeñado sus funciones con gran responsabilidad, al igual que todos los trabajadores que, a pesar de los riesgos para su salud y las dificultades vividas, han hecho posible que las cadenas de suministro esenciales hayan seguido funcionando, transmitiendo seguridad y confianza a la sociedad.

Sobre el impacto de la crisis, desde CEL destacó que las empresas tendrán que hacer un esfuerzo para mejorar su competitividad y considerar el riesgo como un factor de decisión junto con el servicio y el coste para tener cadenas de suministro más resilientes. Las nuevas tecnologías como el Big Data, la Inteligencia Artificial o la Robotización, así como la digitalización serán importantes vías para lograrlo.

El cambio en los hábitos de consumo (por ejemplo, el comercio electrónico) provocará una transformación en la logística de algunos sectores y se potenciará la colaboración entre empresas, compartiendo recursos como el transporte y almacenamiento, buscando sinergias y ahorros de coste y generando una logística más sostenible desde el punto de vista medioambiental y económico. 

La fuerte relación de la logística con el consumo, permite prever una caída de hasta el 15 % del volumen de negocio de la actividad logística vinculada al descenso del PIB. Con el fin de paliar este impacto en las cadenas de suministro, CEL considera importante abordar las siguientes cuestiones: reanudar la actividad cuanto antes con una definición clara por parte de la Administración de los procedimientos a seguir; mayor flexibilidad laboral; ayudas que lleguen a las empresas y autónomos del sector para garantizar su competitividad y eficiencia y, por último, la capacitación de los profesionales y desarrollo de programas formativos que faciliten la adaptación a las nuevas tecnologías. 

Por otra parte, CEL planteó a su majestad, la creación de grupos de trabajo específicos formados por expertos en las materias, que permitan asesorar a las administraciones y empresas desde el conocimiento y la experiencia. En este aspecto, han destacado como grandes retos, la mejora de las infraestructuras logísticas, la Distribución Urbana de Mercancías y la transformación digital del sector.