Al día

Las bebidas dominan el sector de las máquinas de vending, con un 74% del volumen total de ventas

La consultora de AECOC Shopperview, Marta Munné, ha presentado los resultados del informe ‘El usuario de máquinas de vending’, realizado con la Asociación Nacional Española de Distribuidores Automáticos (ANEDA) y presentado junto a MasterCard

AECOC Shopperview, junto a la Asociación Nacional Española de Distribuidores Automáticos (ANEDA) y Mastecard, ha presentado esta mañana los resultados del informe ‘El usuario de máquinas de vending’, que desde 2013 analiza el comportamiento de los clientes de las máquinas de distribución de bebidas y alimentos. El estudio muestra como las bebidas siguen siendo el principal atractivo del vending, con un 74% del total de las ventas, mientras que la alimentación supone el 26% del consumo restante.

Dentro del citado 74% referido a las bebidas, las opciones calientes representan el 40%, mientras que las frías se llevan el 34% restante. En el detalle de las bebidas calientes sobresale el café, que representa el 82% del consumo dentro de la categoría en máquinas de vending. En este sentido, el estudio destaca cómo crece la importancia de aspectos como poder escoger el tipo de edulcorante (relevante para el 63% de los encuestados), el vaso (55%) o la leche (53%) como motivo de compra, mientras que el hecho de que la máquina dispense accesorios como cucharillas sigue siendo relevante para el consumidor (63%), pero pierde peso respecto a los datos de 2018 (70%).

Consumo frecuente
Sobre el comportamiento de los usuarios, el informe destaca que el 25% de los encuestados ha consumido en máquinas de vending en el último mes, mientras que el 36% lo ha hecho en los últimos seis meses. Ambos datos suponen un ligero retroceso respecto a los indicadores de 2018, que marcaban un 28% de consumidores en los últimos treinta días y un 40% en el semestre previo a la encuesta.
 
Sin embargo, crece la frecuencia de consumo: el 61% de los usuarios consumen en máquinas de vending semanalmente, por un 56% que lo hacía en 2018.
 
Sobre los puntos de venta, el 65% de los usuarios consume en vending cautivo (puestos de trabajo, principalmente), por un 57% que lo hace también en máquinas instaladas en espacios públicos, como estaciones, salas de espera o centros de estudio, entre otros.
 
“La comodidad, la disponibilidad de productos y la inmediatez son los principales ejes sobre los que se sustenta el consumo de vending, que solucionan de forma rápida la necesidad de hacer una pausa y tomar algo”, explica la consultora de AECOC Shopperview, Marta Munné.
 
En el otro lado de la balanza, la ubicación de las máquinas y el precio son los principales frenos. En este sentido, el informe indica que los precios en las máquinas de vending público son un 50% más altos en el caso de las bebidas y un 30% superiores en alimentación.

Incidencias y métodos de pago
Uno de los aspectos en los que han mejorado los indicadores del sector es en el de incidencias. Mientras que en 2018 el 72% de los encuestados tenían el recuerdo de algún percance con las máquinas de vending, en 2020 la cifra ha bajado al 65%.
 
Las incidencias son uno de los grandes frenos de consumo, junto a la falta de disponibilidad de producto. El 84% de los usuarios no han encontrado en alguna ocasión el artículo que buscaban. De estos, el 43% compró otro producto de la misma máquina, por un 41% que no compró nada y un 16% que fue a buscar el artículo en otro punto de venta.
 
Sobre los motivos de satisfacción en el uso de las máquinas de vending, los usuarios apuntan a la mejora en la comunicación e incidencias, la información disponible de productos y la posibilidad el pago con tarjeta financiera.
 
En este sentido, el pago con tarjeta financiera se ha multiplicado por cuatro en dos años, y hoy el 11% de los usuarios ya efectúa sus pagos con este método. El aumento se explica porque el 39% de los consumidores afirma que no lleva dinero en efectivo.
 
De hecho, el 75% admite que querría que todas las máquinas admitieran el pago con tarjeta financiera, y el 45% afirma que compraría más o con más frecuencia si pudiera pagar de este modo o con el móvil. Aún así el pago con monedas o billetes sigue siendo mayoritario y es el método utilizado por el 78% de los consumidores.