inicio
Sábado 20 de octubre de 2018
20/09/2018
preparar para imprimir

BODEGAS LUIS ALEGRE

FINCA LA REÑANA VIURA 2017
FINCA LA REÑANA VIURA 2017
   

NUEVA AÑADA DE FINCA LA REÑANA VIURA 2017

  • La histórica helada afectó de forma muy positiva a la calidad de la uva
  • La vendimia, a principios de septiembre, fue una de las más tempranas de la historia
  • Las barricas donde se elabora y cría el vino proceden del exclusivo bosque francés de Bertranges

 

Finca La Reñana Viura de 2017 de Bodegas Luis Alegre

Procedente del viñedo al que debe su nombre, Finca La Reñana, ubicado en Laguardia, esta añada se caracteriza por la histórica helada que afectó a toda la región a finales del mes de abril de 2017. La fuerte reducción de la vendimia tuvo su lado dramático en la economía de la zona pero desde el punto de vista de la calidad, ésta se vio afectada positivamente. A su vez fue un año muy seco llegando a haber periodos declarados de sequía, menos intensos en nuestra alta, fresca y privilegiada sub zona y que también incidieron de forma positiva a la calidad. Esto ha permitido elaborar vinos muy sabrosos, muy aromáticos y con gran capacidad de guarda. En el caso de los blancos, aquéllos que decidimos vendimiar pronto (quizás la vendimia más temprana de la historia allá por el 5 de Septiembre) logramos la frescura oportuna e idónea para elaborar un gran blanco.

La edad del viñedo de la variedad viura, 85 años, los cuidados, absolutamente respetuosos con el medio ambiente, y la ubicación en la falda de la Sierra Cantabria, a una altitud de en torno a los 650 m permiten unos escasos rendimientos que rondan los 3.500 Kg de uva por hectárea, que favorecen una  maduración lenta y pausada.

Tras la vendimia manual en cajas, se selecciona la uva en mesa para, después de unas horas de maceración en las que se extrae todo el potencial aromático de la variedad, proceder al prensado y posterior desfangado, durante 24 horas en depósitos de acero inoxidable. De ahí se trasegará a las barricas de roble francés seleccionadas del bosque de Bertranges, muy especial y atípico, donde tendrá lugar la fermentación alcohólica con un control de temperatura exhaustivo e individual en cada una de ellas. Tras ésta, se prolonga la crianza del vino en barrica ocho meses, sobre sus lías finas, y se le aplica un profundo trabajo de battonage para romper las paredes celulares de las levaduras muertas  y así extraer las proteínas y monosacáridos (azúcares) que forman parte de la levadura, incrementando de este modo la sensación de grasa y untuosidad del vino.

Las tierras calizas y las variedades de uva que lo forman (90% Viura y 10% Malvasía) le dan un color amarillo pajizo muy limpio y brillante, sin notas de evolución en este momento. En nariz, a copa parada, destacan los cítricos en forma de pomelo y lima acompañados de elegantes y contenidos matices tropicales. Todo ello integrado en los tonos propios de la crianza en roble de máxima calidad (ligeras notas tostadas y especias como el clavo, vainilla y suaves caramelos). También se aprecian tonos de pastelería, muy discretos y propios de una trabajada crianza sobre lias con “bastoneos” medidos y delicados. En boca se presenta elegante, muy fresco y con buena untuosidad. Gran equilibrio entre fruta, acidez, alcohol y madera, elementos que es fundamental conseguir armonizar en un gran vino. Se aprecia nítidamente todo lo que la nariz aventuraba; fruta, roble integrado, bollería artesana. Largo y muy sabroso.

PVP recomendado: 18€

 

La finca

Situada entre Laguardia y Elvillar, a una altitud de más de 600 metros sobre el nivel del mar, tiene una superficie de 8,43 hectáreas y fue plantada en el año 1945. El terreno está constituido por piedra caliza con inserciones arenosas.

La Finca está dividida en seis parcelas claramente diferenciadas, entre las que destacan, además de las zonas donde se encuentran plantadas las variedades blancas, las subparcelas denominadas internamente E-4 y E-5, de 95 y 70 años de edad, donde se produce, entre otras, la variedad Tempranillo, base de Finca La Reñana Reserva.

 

Sobre Bodegas Luis Alegre

La gestión de barricas va unida a la experiencia que Alejandro Simó, Ingeniero agrónomo y enólogo, conocido como “El Alquimista de La Madera”,  adquirió durante sus ocho años en Radoux-Victoria, uno de los grupos toneleros más importantes de Europa. Tras esta etapa fundó Tonelería Quercus en España. Todo ello le ha permitido desarrollar un tratamiento pionero para la selección de la madera, denominado por él mismo “Crianza de Precisión”.

La crianza de precisión  supone un control riguroso de las condiciones de la barrica, desde la selección del bosque de procedencia, pasando por la definición del tiempo de secado/curado, así como la determinación de los parámetros exactos (tiempo/temperatura) de la fase de tostado, diferente para cada uno de los vinos. los vinos de Bodegas Luis Alegre

En Bodegas Luis Alegre se trabaja siempre con tonelerías  propietarias del aserradero donde se procesa el ‘tronco’ adquirido dada la facilidad de las mismas al acceso al bosque y que, además mantienen una fluida relación con la ONF (Organización Nacional de Bosques). De este modo se garantiza la trazabilidad total de las barricas o, lo que es lo mismo, el conjunto de medidas, acciones y procedimientos que permiten registrar e identificar un producto desde su origen hasta su destino final.



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Novedades del Mercado". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: