Al día

El 15,5 % de la población infantil española no realiza un desayuno completo antes de ir a la escuela

Se aproxima el fin de las vacaciones y, tanto escolares como adolescentes tienen que enfrentarse de nuevo a la vuelta a la rutina y los horarios. En definitiva, a la vuelta al cole. Este es el momento ideal para introducir hábitos saludables en los más pequeños y establecer los horarios de sus comidas, garantizando una ingesta de nutrientes adecuada durante el día que les proporcione la energía que necesitan.

Durante la etapa escolar es fundamental conocer cuáles son las necesidades nutricionales de cada edad para asegurar un buen rendimiento académico, favorecer su desarrollo y cubrir las necesidades energéticas que les requieren las numerosas actividades que los más pequeños tienen que afrontar en su día a día. Por el contrario, la omisión de alguna comida o una dieta insuficiente o desequilibrada puede interferir en su rendimiento escolar y favorecer la fatiga o el cansancio.

Por ello, Blenuten®, la gama de complementos nutricionales infantiles de Laboratorios Ordesa, diseñados para ayudar a cubrir las necesidades de energía y nutrientes en niños y adolescentes, nos da una serie de consejos para una vuelta al cole saludable y con energía:

 

  • La importancia de un buen desayuno. Una de las comidas más importantes del día, especialmente en la etapa escolar. Saltarse el desayuno, o que éste sea incompleto, o poco variado puede interferir en los procesos cognitivos y de aprendizaje, además de aumentar el riesgo de sufrir obesidad. La monografía “Prevalencia de la desnutrición pediátrica y uso de suplementos nutricionales a nivel internacional[1]elaborada por Blenuten®, recoge que el 15,5% de los niños españoles no realiza una primera comida del día completa y simplemente toman leche, agua o zumo[2]. Un desayuno completo y equilibrado debe incluir un lácteo, un cereal y una fruta para aportarle todos los nutrientes necesarios para afrontar el día.

 

  • Alimentación saludable. Los menores españoles presentan un consumo insuficiente de verduras, frutas, carnes, pescado o lácteos2. Por ello, es importante preparar un menú semanal que incluya todo tipo de alimentos. Se recomienda una alimentación basada en la dieta mediterránea y que no sea monótona, promoviendo el consumo de frutas y verduras, legumbres, frutos secos, cereales integrales, pan, arroz, pasta, lácteos, huevos y aceite de oliva. Y limitar el consumo de alimentos procesados o azucarados, como bollería o golosinas y refrescos.

 

  • Hidratación. Para afrontar el desgaste intelectual y físico que supone la actividad escolar, deben estar bien hidratados. El agua es vital para su buen rendimiento cerebral y recuperar los líquidos que se gastan al hacer deporte u otras actividades físicas.

 

  • Seguir unos horarios regulares. Durante las vacaciones se rompen los horarios y las rutinas del resto del año. Por ello, los primeros días del mes de septiembre conviene empezar a ajustar los horarios del sueño poco a poco para que el niño se adapte progresivamente al horario escolar. En cuanto a las comidas se recomienda distribuir las ingestas en cinco comidas diarias: desayuno, comida y cena, y dos tentempiés: a media mañana y a media tarde.

 

  • Suplementos nutricionales para un aporte extra de energía. Especialmente en el caso de niños poco comedores, con dietas poco variadas o monótonas, o en momentos que se requiere un aporte extra de vitaminas, minerales y energía, puede ser recomendable la toma de un suplemento nutricional, ya que cuentan con una fórmula completa y un perfil nutricional equilibrado recomendado para la población infantil.

 

Blenuten® para un aporte extra de energía 

Con el objetivo de que los niños tomen la cantidad suficiente de nutrientes para alcanzar un estado de salud óptimo, cuando la alimentación no es suficiente o existen requerimientos especiales, Blenuten® es una gama de suplementos especialmente diseñados para cubrir las necesidades en niños a partir de 1 año cuando las necesidades nutricionales del niño se ven aumentadas, por falta de apetito, realización de ejercicio físico o en periodos de recuperación.

Su completa y equilibrada fórmula aporta carbohidratos, grasas, fibra y proteínas de suero lácteo de elevado valor nutricional y excelente tolerabilidad. Además, presenta un elevado contenido en calcio y vitamina D para favorecer la mineralización ósea.

Su aporte en nutrientes y antioxidantes, como el selenio, el zinc junto a la vitamina D, favorecen el normal funcionamiento del sistema inmunitario, y posee un efecto simbiótico gracias a su combinación de fructooligosacáridos y probióticos con bifidobacterias y lactobacilos. También proporciona un alto nivel de hierro, uno de los principales déficits que afectan a los menores de 5 años[3], ya que en ocasiones tienen una ingesta insuficiente y unas necesidades elevadas de este mineral.

Su avanzada formulación presenta un elevado valor nutricional y una excelente tolerancia digestiva, y su variedad de sabores facilita que se pueda incluir fácilmente en la alimentación de niños de corta edad, preescolares y escolares. Además, sus dos deliciosas variedades con sabor a Cola Cao y vainilla facilitan su consumo en desayunos, meriendas o a cualquier hora del día. La gama, también cuenta con Blenuten® neutro 0% azúcares añadidos, para incorporarlo a los alimentos, tanto dulces como salados y enriquecer su contenido nutricional, sin modificar el sabor de las comidas como apoyo a su alimentación.


[1] Monografía “Prevalencia de la desnutrición pediátrica y uso de suplementos nutricionales a nivel internacional” https://www.blenuten.com/prevalencia-internacional-de-la-desnutricion-pediatrica-y-uso-de-suplementos-nutricionales

[2] Fuente: Estudio Aladino 2015.

[3] López-Sobaler AM, Aparicio A, González-Rodríguez LG, Cuadrado-Soto E, Rubio J, Marcos V et al. Adequacy of Usual Vitamin and Mineral Intake in Spanish Children and Adolescents: ENALIA Study. Nutrients. 2017;9(2)