Los expertos te cuentan la verdad: “La flacidez del párpado no puede solucionarse con cosmética”

• Muchas marcas han creado en los consumidores falsas expectativa sobre la posibilidad de revertir signos del envejecimiento como el desprendimiento del párpado • Anna Fuster, experta en dermofarmacia asegura que “Estos cambios son naturales y no pueden revertirse con tratamientos tópicos”

En el sector de la cosmética, históricamente se ha observado una tendencia hacia la exageración de los resultados prometidos por los productos. A pesar de ciertos avances, todavía persisten mensajes y campañas publicitarias que generan expectativas poco realistas entre los consumidores. A menudo, se encuentran afirmaciones como "efecto lifting inmediato" o "redefinición del óvalo facial en dos semanas", que sugieren capacidades que los productos cosméticos simplemente no pueden cumplir.

Uno de los mayores desafíos es la falta de regulación estricta en cuanto a las afirmaciones publicitarias y las imágenes utilizadas. Aunque ha habido mejoras, aún se utilizan imágenes de modelos jóvenes, retocadas con Photoshop, que no representan resultados reales. Esto contribuye a una visión aspiracional pero poco realista de lo que la cosmética puede lograr.

Estas afirmaciones afectan a los consumidores, y en especial a aquellos que sufren una de las mayores preocupaciones que viene de la mano del paso de los años, el desprendimiento del párpado. Técnicamente conocida como ptosis palpebral, se trata de una afección que deriva del envejecimiento de la piel afectando a hombres y mujeres y que se traduce en un párpado superior con dificultades de apertura llegando incluso a afectar a la propia visión.

La cosmética no hace milagros 

Anna Fuster, fundadora de Two Poles y experta en dermofarmacia, asegura que “la flacidez del párpado es un problema que no puede solucionarse con cremas o sueros debido a factores físicos y químicos inevitables. Con el tiempo, la producción de colágeno y elastina disminuye, la masa ósea alrededor del ojo se reduce y la gravedad hace que la piel pierda su firmeza. Estos cambios son naturales y no pueden revertirse con tratamientos tópicos.”

Aunque ciertos ingredientes como el retinol, los péptidos y los factores de crecimiento pueden estimular la síntesis de colágeno y mejorar la apariencia de las arrugas finas, no tienen la potencia necesaria para levantar un párpado caído. Estos ingredientes pueden ayudar a prevenir la aparición temprana de arrugas y flacidez, pero para casos más avanzados, la única solución efectiva es la intervención quirúrgica, como la blefaroplastia.

La experta en dermofarmacia admite que “es comprensible que muchas personas prefieran evitar procedimientos quirúrgicos debido a los costos y los riesgos asociados. Sin embargo, es fundamental manejar las expectativas de los consumidores. La medicina estética ofrece alternativas, como inyecciones de ácido hialurónico, pero estas también conllevan riesgos y posibles efectos a largo plazo.”

Por ello, es crucial ser honesto y realista sobre las limitaciones de los productos cosméticos y los peligros de las intervenciones para no crear falsas expectativas. La cosmética tiene sus límites y es esencial ser transparentes sobre lo que se puede lograr.

Como CEO de una marca de cosmética que ya ha cumplido dos años, Anna Fuster es muy consciente de los beneficios de la honestidad en este mercado, “promover expectativas realistas no solo aumenta la satisfacción del consumidor, sino que también fortalece la confianza en las marcas. Al entender las capacidades reales de los productos cosméticos, los consumidores pueden tomar decisiones informadas y ajustar sus expectativas a lo que realmente se puede obtener con el cuidado de la piel.”