Al día

En España se desperdicia al año más de 1 millón de toneladas de alimentos

En 3 de cada 4 hogares se malgasta mucha comida y cada español tira a la basura una media de 28 kilos de alimentos. Los productos que más se desperdician en los hogares son la carne congelada, salsas, café e infusiones, legumbres y caldos. Los expertos del centro de formación CEMP dan las claves para evitar el desperdicio de alimentos.

En España, se desperdician aproximadamente 1,2 millones de toneladas de alimentos y bebidas cada año, según el informe “Presente y Futuro de la Gestión Integral de Desperdicio", elaborado por Fazla, una compañía especializada en desarrollar soluciones de gestión integral de residuos. Además, se pierde un tercio de los alimentos a nivel mundial, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Esta problemática no sólo tiene repercusiones en términos de seguridad alimentaria, sino que también representa una preocupación ambiental, ya que el desperdicio alimentario es responsable del 7% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Aunque es una cuestión alarmante, en el último año, España ha logrado reducir este porcentaje en un 6,3%, mostrando avances en la lucha contra el malgasto de alimentos. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para abordar definitivamente este problema. De hecho, se estima que en 3 de cada 4 hogares se desperdician alimentos y cada español tira a la basura de media 28,2 kilos/litros, una cifra que ha disminuido en 2,7 kilogramos en comparación con el año 2020. Entre los alimentos que más se desechan, se encuentran la carne congelada, salsas, café e infusiones, legumbres, sopas, cremas y caldos.

“Es crucial abordar esta problemática desde los hogares, ya que cada pequeño esfuerzo individual puede tener un impacto considerable en la reducción del desperdicio de alimentos. La colaboración de todos y la concienciación sobre la importancia de los alimentos pueden generar un cambio significativo hacia la construcción de un futuro más sostenible y equitativo”, asegura Beatriz Nespereira, responsable editorial de CEMP

¿Cómo evitar desperdiciar los alimentos?

Para solucionar esta cuestión y crear concienciación, los expertos del centro de formación CEMP proporcionan los consejos clave para mantener los alimentos en los hogares y así evitar su desperdicio:

  1. Planificar la compra: Antes de ir al supermercado, es importante elaborar un menú semanal y hacer la lista de la compra para adquirir lo justo. Comprar de manera impulsiva puede llevar a obtener alimentos innecesarios que terminarán desperdiciados. Además, no hay que dejarse tentar por las ofertas y procurar no hacer la compra con hambre.
  2. Aprovechar los restos: Las sobras pueden ser utilizadas en nuevas recetas y platos creativos. Antes de desechar los restos, hay que considerar cómo pueden incorporarse en futuras comidas.
  3. Elaborar alimentos en casa: Apostar por elaborar los alimentos en casa no solo ayuda a ser más responsable y eficiente con la comida, sino a consumir de manera más saludable. Hay muchos alimentos que puede cocinar uno mismo de manera fácil como el pan, los yogures, las conservas vegetales, las mermeladas y postres caseros.
  4. Almacenar correctamente: Aprender a almacenar los alimentos de manera adecuada es esencial. Hay que utilizar envases herméticos y etiquetarlos con fechas para asegurarse de consumir los más perecederos primero.
  5. Hacer un buen uso del congelador: Es importante poner los alimentos en recipientes limpios o en bolsas para su congelación. También es fundamental saber descongelarlos de manera correcta, ya que se ha de hacer dentro del frigorífico para evitar crear microorganismos que los estropeen.
  6. Controlar las cantidades: Hay que calcular las raciones adecuadas para no cocinar más comida de la cuenta y evitar así que se acabe echando a perder.
  7. Conocer las fechas de caducidad: Priorizar el consumo de los alimentos con fecha de caducidad más cercana. Esto ayudará a evitar que los alimentos en buen estado sean desperdiciados.
  8. Reciclar comida: Al salir a comer a un restaurante, muchas veces, hay comida que no se acaba, por lo que es aconsejable pedir al camarero que la prepare en un envase para llevar. Después, hay que guardarla en la nevera para que no se estropee y consumirla lo antes posible. Con esto no solo se evita cocinar y tirar comida, sino que se vuelve a disfrutar de un manjar.
  9. Donar alimentos: Aquellos que cuentan con alimentos en buen estado que no van a consumir han de considerar donarlos a organizaciones benéficas locales en lugar de desecharlos.
  10. Crear concienciación: Crear visibilidad sobre las consecuencias y las formas de abordar la pérdida y el desperdicio de alimentos a través de campañas de comunicación y publicidad o promoviendo soluciones de organizaciones e iniciativas como Save Food.

Es evidente que el problema del desperdicio de alimentos requiere un esfuerzo conjunto de las personas, los gobiernos, las empresas y las organizaciones. Con el compromiso y la acción colectiva, es posible reducir esta problemática y contribuir a un futuro más sostenible para todos.