Al día

Conoce la producción sostenible de Kaiku Sin Lactosa en cinco datos

Certificación Welfair™ de Bienestar Animal, ganadería local de País Vasco y Navarra, cuidado del entorno, recogida diaria y envases con cartón procedente de montes gestionados responsablemente son las razones para apostar por una leche sostenible y de calidad.

En la actualidad, los sistemas de producción sostenible se centran en la calidad del producto producido, el respeto por el medio ambiente, el bienestar animal y los valores socioeconómicos ligados a la producción y al consumidor. Estos parámetros son algunos de los aspectos que desde Kaiku Sin Lactosa llevan a cabo a la hora de producir cerca de 16,9 millones de litros de leche al año ( 2019 fuente, Nielsen).

Más de 1.000 familias ganaderas de Kaiku están detrás de este proyecto que, desde hace más de 50 años miman a sus vacas y las alimentan de forma natural. De esta manera, la receta para producir leche de la máxima calidad se asienta en una alimentación a base de hierba y cereales con una buena calidad de vida de las vacas.

La cooperativa de ganaderos Kaiku, con ganaderías ubicadas entre País Vasco y Navarra, favorece la actividad ganadera cerca de la planta de producción. Así, desde que los ganaderos ordeñan a las vacas hasta que la leche llega a la planta de envasado pasan menos de 8 horas. Es la manera de conseguir la máxima frescura, la calidad y el mejor sabor.

En la cooperativa Kaiku todos los ganaderos, tanto grandes como pequeños, independientemente de dónde estén ubicados, cuentan por igual contribuyendo al mantenimiento del sector ganadero. Por ello, la producción sostenible ayuda a cuidar y mantener el paisaje y el entorno tan natural como siempre. Además, los espacios abiertos en el campo ayudan a disminuir el riesgo de incendios.

 

SOMOS LECHE SIN LACTOSA DE PRODUCCIÓN SOSTENIBLE

Se estima que un 40% de la población es intolerante a la lactosa (el azúcar natural de la leche que se compone de glucosa y galactosa), según la Fundación Española del Aparato Digestivo. La intolerancia a la lactosa es una afección intestinal que dificulta la correcta absorción de la lactosa pudiendo provocar digestiones pesadas y afecta a personas con una deficiencia en lactasa, la enzima encargada de dividir la lactosa en dos azúcares simples (glucosa y galactosa).

La gama de los productos Kaiku Sin Lactosa nace en 2005 como la primera alternativa para que todos puedan disfrutar de la leche. Leche entera, semidesnatada, desnatada y enriquecida en calcio de Kaiku Sin Lactosa son las cuatro opciones de leche sin lactosa, digestiva, ligera y con auténtico sabor a leche de vaca que sienta bien. Además, están enriquecidas en vitaminas A, D, E y Ácido Fólico.

 

CALIDAD, SELLOS Y RECONOCIMIENTOS

El bienestar animal es uno de los pilares fundamentales en la filosofía en la producción sostenible. La leche Kaiku Sin Lactosa cuenta con el sello AENOR de Bienestar Animal que certifica que todas sus vacas viven en buenas condiciones y están bien tratadas, sanas y felices según el protocolo Welfare Quality.

La certificación Welfair™ en Bienestar Animal es un certificado independiente homologado por el Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA) en colaboración con el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (Neiker-Tecnalia®) basado en los referenciales europeos Welfare Quality y AWIN®, que evalúan y controlan la calidad del bienestar animal.

 

ENVASE RECICLABLE y RENOVABLE

La responsabilidad de Kaiku Sin Lactosa no sólo está en lo que contiene, la leche, también está en sus envases.  Así lo demuestra el sello FSC de Gestión Forestal, que certifica que todo el cartón de los briks proviene de montes gestionados responsablemente cumpliendo la normativa internacional.