¿Cómo combatir la sequedad de la piel en invierno y prepararla para los meses de calor?

Descubre el decálogo con los mejores consejos

En invierno la piel se resiente. Se vuelve  más apagadamás tirantemás sensible y, sobre todo, mucho más seca. El frío, el viento y la calefacción son tres enemigos que, si no los controlamos, pueden provocar consecuencias en nuestra piel durante los meses de invierno. Estos tres factores hacen que la hidratación que tenemos en nuestra epidermis vaya poco a poco desapareciendo y dando lugar a la sequedad, las rojeces, las grietas y las irritaciones en nuestra piel. Ahora es el momento de ponerle remedio y recuperar los malos hábitos de los meses pasados y prepararnos para los meses de calor que están por llegar. “Si además, se tiene la piel sensible, la dermis sufrirá más debido a los cambios bruscos de temperatura y eso, si no ponemos remedio, repercutirá en la salud de nuestra piel los meses posteriores” indica Natalia Olmo, creadora de Maminat, firma de cosmética natural, ecológica y consciente. “Las pieles sensibles suelen pelarse o escamarse así como se resecan debido a las bajas temperaturas lo que repercute en la belleza pero, al mismo tiempo, en la salud que presenta la dermis” añade Natalia.

¿CÓMO PONERLE SOLUCIÓN? ¡AÚN ESTÁS A TIEMPO CON ESTOS 10 CONSEJOS!

1.REGULANDO LA TEMPERATURA POCO A POCO. Los cabios de temperatura hacen que los capilares sufran mucho y puedan dilatarse. Es clave controlar la temperatura de la calefacción, para evitar que la piel sufra.

2.SUSTITUYENDO LA PALABRA “CALIENTE” POR “TEMPLADA”. Aunque sea lo que más apetezca en los días fríos, el agua caliente es uno de los peores enemigos. Ducharse o lavarse con agua caliente hará que los aceites buenos que hay en la piel, desaparezcan. Por ese motivo, es importante utilizar el agua tibia para conservar los lípidos naturales y mantener la suavidad en la piel. El uso de guantes puede ser un gran aliado si se tiene sabañones en las manos.

3. AGUA E INVIERNO, VAN DE LA MANO. Para eliminar la piel seca la forma más sencilla es hidratarla diariamente. Es muy importante hidratarla desde dentro, bebiendo entre 1,5 y 2 litros de agua al día, pero de agua, no de cualquier líquido. El alcohol o la cafeína nunca serán sinónimos de agua, al contrario, favorecerán la sequedad y sufrimiento de la piel.

4.HUMIDIFICARSE. El aire del invierno es seco y, junto al aire, absorbe la humedad de la piel. Un humidificador evitará los estragos de esta época del año, manteniendo más hidratada la piel y alejándola de la sequedad que le provoca la calefacción.

5.LA DIETA, UN FACTOR BÁSICO. Las verduras y las frutas son aliados a la hora de evitar la piel seca, sobre todo aquellas que nos aportan gran cantidad de agua, como las naranjas, el melón, la sandía, el kiwi, el tomate, el pepino el apio o las zanahorias. Es importante introducir también aceite de oliva, legumbres o salmón, ya que estos alimentos son ricos en Omega-3, una grasa poliinsaturada que mantiene nuestras células jóvenes y bien lubricadas.

6. PROTECCIÓN SOLAR, SIEMPRE. La cantidad de rayos UVA que recibidnos es casi igual en invierno que en verano. Los Rayos UVA afectan directamente al aumento de sequedad, flacidez y de la aparición de las manchas en la piel. Por ello, es importante no dejar de usar fotoprotector a diario antes de salir de casa.

7. LA PIEL GRASA TAMBIÉN SE HIDRATA.  La piel grasa, al igual que la piel seca o mixta, necesita hidratación. Cuando la piel está correctamente hidratada se forma una capa que protege a nuestra piel de los agentes externos, como puede ser el frío o la contaminación, provocando que esta no tenga que producir más sebo para proteger la piel. Para hidratar la piel grasa es importante elegir productos que en su formulación no utilicen componentes que puedan aumentar la producción de sebo. 

Bases.jpg8. UN EXTRA DE HIDRATACIÓN. La edad, estrés, alimentación y los efectos pasados del sol, son una combinación de factores importantes que provocan una mayor sequedad y opacidad en la piel. Es importante aplicar un extra de hidratación en estos casos con productos naturales ricos en en vitaminas y ácidos grasos esenciales que nutran y reparen el manto hidrolipídico y recuperen así la juventud y salud de la piel. El rostro, las manos y los labios, son zonas del cuerpo que normalmente se resienten más y necesitan ese extra de hidratación.

9. ATENCIÓN AL MAQUILLAJE. El maquillaje en invierno es un gran aliado, pero es importante que, mientras ayude  a resaltar la belleza natural del  rostro, esté compuesto por ingredientes naturales que respeten la piel, la cuiden, la hidraten y la protejan del sol.

10. Y LO MÁS IMPORTANTE, ELEGIR UNA RUTINA DIARIA CORRECTA “Tanto para prevenir los efectos de las bajas temperaturas en el cutis, como para recuperar la piel de estos factores. Poner en marcha una  buena rutina, es clave” detalla la experta. La cosmética natural es una opción ideal para ello, ya que utilizar productos en nuestra piel que sean respetuosos con el medio ambiente y de los que se conozca la procedencia de todos sus ingredientes, ayuda a que nos sintamos mejor y mejores en todos los sentidos”

“La rutina facial de Maminat para hacer frente a las bajas temperaturas es muy sencilla,  consta de utilizar nuestro sérum por la noche que regenera y nutre  todos los tejidos cutáneos gracias al ácido hialurónico o la rosa mosqueta que contiene.

Es una época en la que nuestras manos se resienten muchísimo, por eso, hidratarlas con nuestra crema hacen que luzcan sanas, sin padrastros ni cortes gracias, a la urea, rosa mosqueta, las almendras dulces…No se nos debe olvidar el uso del bálsamo labial: labios frescos. Nuestras mucosas se ven dañadas y resecas durante el invierno, cuidar nuestros labios es fundamental y necesario” Aconseja la experta.

     

 

Sobre Maminat

Maminat es una firma de cosmética natural, ecológica y consciente que promueve la producción de cercanía, la sostenibilidad y la reducción de emisiones de CO2 en el cuidado corporal a través de sus productos, pensada para los que buscan priorizar su salud y la belleza exterior a través del cuidado personal.

Productos 100% naturales y ecológicos aptos, en su mayoría, para veganos, con ingredientes y activos bio, procedentes, en su mayor parte del Mediterráneo, libres de sustancias tóxicas, sin siliconas, parabenos, ni sulfatos.

Su fundadora, Natalia Olmo, comenzó a estudiar cosmetología y aromaterapia tras sufrir acné cosmético, aprendiendo, de manera autodidacta, la utilidad de las plantas aplicadas en nuestra piel. Tras seis años de exhaustivo trabajo e investigación, lanza Maminat en 2017, que aboga, además, por la frescura en la industria cosmética, puesto que todos sus productos son absolutamente frescos y están marcados con su fecha de caducidad (de 14 de meses y 6 desde que son abiertos) para saber cuándo debe ser sustituido por otro nuevo y fresco. De esta manera, los productos para la piel cobran el mismo valor que los alimentos frescos, son más nutritivos y contienen menos aditivos.

www.maminat.com