inicio
Sábado 4 de abril de 2020
16/12/2019
preparar para imprimir

4 claves para evitar perder ventas navideñas a causa de los procesos de pago

 

Completar la transacción en un solo paso, solicitar solo los datos necesarios o contemplar múltiples formas de pago evitarán que el usuario abandone el carrito

La experiencia de usuario se ha convertido en un factor determinante para convertir una visita en venta. Esta Navidad se prevé que el 43% de las compras se realicen a través de Internet, según el Barómetro de Gastos de las Compras Navideñas de American Express para 2019. Esto supone que las empresas que ofrecen sus productos o servicios online tienen ante sí miles de oportunidades para optimizar su tasa de conversión. Para conseguirlo, Easy Payment Gateway, agregador de servicios de pago y gestión de fraude español, aconseja a las empresas revisar sus procesos de pago, que se han convertido en un elemento crítico a la hora de completar las transacciones.

“El hábito de hacer compras en línea ha crecido sustancialmente en los últimos años debido, principalmente, a la comodidad y a la rapidez que ofrece frente al comercio offline. Entonces, ¿por qué hacer difícil el momento del pago? Las empresas deben ofrecer a sus clientes una experiencia rápida, intuitiva y segura”, subraya Alex Capurro, fundador de Easy Payment Gateway.

Para ello, la compañía destaca cuatro requisitos indispensables para que las empresas eviten perder ventas a causa de los procesos de pago durante una época tan importante como la Navidad:

1- Facilidad. De acuerdo con el estudio Zero Friction Future, de Facebook IQ, un 43% de los internautas españoles haría alguna compra online si el proceso de pago fuera más fácil. De este modo, es importante prestar atención a la usabilidad y al diseño del proceso, de forma que no suponga una barrera para cerrar la transacción. En este sentido, se aconseja que la ventana de pago sea responsive, es decir, que se adapte a la pantalla de cualquier dispositivo, logrando una correcta visualización y una mejor experiencia de usuario. 

Se debe facilitar al usuario la navegación por la página mediante una interfaz sencilla, en la que se muestre claramente cómo continuar con el proceso. En caso de que el consumidor encuentre obstáculos a la hora de pagar o elementos que le generen desconfianza, detendrá la transacción.

2- Rapidez. Está demostrado que, cuando el proceso de compra es más rápido, la tasa de conversión aumenta. Hay evitar los procesos demasiado largos, en los que el usuario pasa por muchas pantallas, así como solicitar más datos de los necesarios para realizar la compra. No hacerlo puede provocar que el cliente potencial abandone el carrito, ya sea por pereza o por no querer proporcionar determinados datos personales como el DNI, la fecha de nacimiento o el número de teléfono. Además, es conveniente ofrecer una alternativa a aquellos usuarios que no quieran registrarse, como la posibilidad de conectarse a través de las redes sociales o hacer la transacción en modo anónimo.

Otra solución es que las empresas recurran a las white lists. En ellas, pueden incluir parámetros que no desean o no consideran necesario que pasen por procesos de verificación complejos. “De esta manera, también ofrecemos la posibilidad de incluir a clientes habituales, a los que se les evita pasar por determinados procesos de verificación con el objetivo de hacer su pago más ágil”, puntualiza Alex Capurro.

3- Versatilidad. En el momento de hacer el pago, es importante que la web ponga a disposición del usuario el mayor número de opciones posible para satisfacer su preferencia por aquella que le parezca más cómoda, ágil o segura. Así, a la típica opción de pago con tarjeta, las empresas deben añadir otras que han ganado peso durante los últimos años, entre las que se encuentran e-wallets como PayPal o Skrill o las criptomonedas. Easy Payment Gateway agrega un total de 240 métodos de pago de todo del mundo. “Esto permite a las empresas ofrecer servicio a clientes de diversos países, de modo que estos aspectos no deriven en una pérdida de ventas”, explica Alex Capurro.

4- Seguridad. Es conveniente proporcionar al comprador la certeza de que la web es segura, a través de elementos visuales como un certificado de seguridad válido, que se muestra en la pantalla a través de un candado. Otra opción es integrar el proceso de pago dentro de la misma página web, evitando que el usuario tenga que salir del site, con la desconfianza que eso puede generar. Asimismo, es importante que el proceso contemple la Autenticación Reforzada (SCA), en vigor desde el pasado 14 de noviembre con la entrada de la directiva PSD2, y soporte otros protocolos de seguridad que protejan tanto al comprador como a la propia tienda.

“El fraude en las compras online es muy habitual, siendo la causa más frecuente las tarjetas sin liquidez, robadas o duplicadas. Por ello, ponemos a disposición de las empresas la posibilidad de establecer diversos filtros, dependiendo de dónde proceda la compra o de su importe”, señala el fundador de Easy Payment Gateway.

“Las compañías realizan un gran esfuerzo para captar al consumidor, pero muchas olvidan que el proceso pago se ha convertido en una variable crítica para incrementar las ventas”, afirma Manuel Prieto, CEO de Easy Payment Gateway. “En este sentido, la falta de transparencia, flexibilidad y sencillez o la inclusión de mensajes confusos a la hora de pagar puede dar al traste con una operación”.



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Actualidad". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: