Al día

El Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación visitó ayer el centro de investigación y desarrollo de BASF en Utrera


Luis Planas ha conocido uno de los dos centros globales que tiene la compañía alemana en todo el mundo.

Innovación y sostenibilidad. Éstos fueron los dos pilares de la conversación que mantuvieron ayer en Utrera (Sevilla) los responsables del negocio de agricultura de BASF con el Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas. La delegación del ministerio, que estuvo ayer en tierras sevillanas, visitó una de las dos estaciones experimentales que tiene la multinacional alemana globalmente. De hecho, BASF solamente posee dos instalaciones como éstas en todo el mundo, la de la central en Limburgerhof y la que el año que viene cumplirá medio siglo en Utrera.

El ministro se reunió primero con una representación del equipo directivo de la empresa, formado por la directora del negocio de protección agrícola en España, Silvia Cifre; el director de la estación, Ricard Pavón; y el director de relaciones institucionales y sostenibilidad, Xavier Ribera. Además de su equipo, el ministro estuvo acompañado en la visita por una representación del Ayuntamiento de Utrera, encabezada por su alcalde, José María Villalobos; y por el delegado del gobierno de España en Sevilla, Lucrecio Fernández.

Después de este primer encuentro, la comitiva tomó las instalaciones para conocer de primera mano qué investigaciones lleva a cabo BASF en Utrera. Los representantes del gobierno pudieron ver como la compañía alemana tiene la sostenibilidad en el centro de su propuesta de valor. La apuesta por ésta se suma al uso de las tecnologías más vanguardistas para buscar una protección de los cultivos cada vez más precisa y respetuosa con el entorno. BASF invierte cada año en I+D más de 2.000 millones de euros, de los que la mayor parte se invierten en la investigación de soluciones agrícolas.

Dentro de las tecnologías punteras que ya se utilizan en BASF en la investigación y desarrollo de productos de protección de cultivos, el ministro ha visto los drones con los que ya trabaja el equipo de la estación de Utrera, que incorporan cámaras hiperespectrales. Esta tecnología, que permite ver más allá de lo que lo hace el ojo humano, puede ayudar al agricultor a anticipar posibles enfermedades en los cultivos, antes incluso que los síntomas sean evidentes.

Sobre la División de Protección de Cultivos de BASF

Con una población mundial en constante y rápido crecimiento, el planeta depende cada vez más de nuestra capacidad de hacer agricultura de forma sostenible y de mantener sano el medio ambiente. La División de Protección de Cultivos de BASF trabaja con agricultores, profesionales del sector agrícola, expertos en control de plagas y otros para que esto se haga realidad. Por esta razón BASF invierte fuertemente en I+D y en una amplia cartera de productos, que incluye semillas, protección de cultivos química y biológica, gestión del suelo, sanidad vegetal, control de plagas y soluciones digitales para la agricultura. Gracias a equipos altamente profesionales
trabajando tanto en laboratorio como en campo, en las oficinas, así como en la producción, BASF es capaz de conectar conceptos innovadores con acciones concretas para dar forma a ideas que tengan aplicación y éxito reales – para los agricultores, la sociedad y el planeta. En 2018 la División de Protección de Cultivos de BASF generó un volumen de negocio de 6.200 millones de €. Puede encontrar más información en la web www.agriculture.basf.com o a través de nuestras redes sociales.

www.agro.basf.es 
www.twitter.com/basf_agroes 
www.facebook.com/BASF.Agro.Espana