Al día

FAIRY, el mejor lavavajillas a mano según el último estudio desarrollado por la OCU

Lavar los platos a mano puede ser hasta doce veces más caro según el lavavajillas que utilicemos.

Cristalerías delicadas que no queremos meter en el lavavajillas, un puñado de platos para los que nos hemos ha quedado espacio, ollas que se han pegado y de las que no se va la suciedad... son muchas las situaciones en las que requerimos de un detergente para lavar vajilla a mano, que será útil si cumple su función y no nos obliga a gastar grandes cantidades para conseguir resultados. Algo que, a tenor de lo visto, no siempre ocurre.

Pagar menos... y acabar gastando más La clave está en los tensioactivos. Los detergentes los llevan de varios tipos: los aniónicos sirven para generar espuma, los no iónicos para arrancar la suciedad y los anfóteros para hacerlo sin irritar la piel, aunque sean menos activos contra la grasa. El resultado del lavado depende en buena parte de la correcta proporción de ellos en el producto. Así, Fairy Extra es el lavavajillas con mayor contenido en tensioactivos del análisis y, de forma nada casual, el más eficaz; capaz de lavar hasta 66 platos con solo dos gramos de producto. Con la misma cantidad, Mistol Original o Frosch Bálsamo limón solo dan para 20 y 18 platos respectivamente.

Huelga decir que esa composición donde mejor tiene su reflejo es en el precio. El litro de Fairy Extra sale por 4,35 euros. El de las otras dos marcas por 1,52 euros y 3,27 euros. Pero lo que al final cuenta es el rendimiento y el más caro acaba saliendo a la larga más barato, pues como puede verse en el gráfico (pág. 46), el coste de lavar mil platos con él es más bajo.

Posiblemente esté pensando que a usted no le cunde tanto el lavavajillas cuando friega. Si quiere conseguir en casa estos resultados, siga el procedimiento de lavado de nuestro test: disuelva la medida especificada en cinco litros de agua y lave los platos por inmersión. Si aplica el producto sobre el estropajo y va fregando con el grifo abierto, en cambio, consumirá hasta cinco veces más producto y tres
veces más agua.

 

RELACIÓN EFICACIA/ COSTE DE LAVAR 1.000 PLATOS

De nada vale que un producto cueste poco si luego hemos de consumir mucho más para conseguir lo mismo que con otro más caro. Nuestro gráfico muestra la eficacia real de los lavavajillas analizados.

Ecológico significa mejor para el medio ambiente, no para nuestra salud. Nuestro análisis incluye cinco productos con etiqueta ecológica. A diferencia de otros reclamos sobre presuntas propiedades naturales de muchos productos, un lavavajillas solo puede anunciarse como ecológico si cumple con los criterios establecidos por organismos reconocidos para esta acreditación. Destaca entre ellos la etiqueta con la ya conocida margarita estampada en ella, que ha de acompañarse del certificado correspondiente junto a la etiqueta o en el reverso del envase.

Las etiquetas ecológicas en un detergente ofrecen garantías al consumidor de que la fórmula del producto es menos perjudicial para el
medio ambiente que la de aquellos que no la llevan. Sin embargo, eso no implica que sus componentes sean inofensivos para la piel o que no puedan provocar lesiones oculares en caso de contacto accidental. Si existe ese riesgo, deben indicarlo mediante los símbolos de peligro comunes a todos los envases. Lo hemos valorado en nuestra columna de irritación y alergia, si bien hay que señalar que ninguno de los productos con etiqueta ecológica contiene los perfumes alérgenos tan utilizados en los limpiadores convencionales.

El criterio ambiental es cada vez más importante para los consumidores, pero esa cualidad no siempre va aparejada con un buen desempeño de su función. En nuestro análisis, solo Frosch Gel frambuesa y Ecotech Set green se emplazan entre los mejores.

 

 

 

 

www.ocu.org