Al día

Rosas & Champagne de Pereira 1903, el perfume de triple función que mejora nuestro estado de ánimo


Un proyecto a partir de la experiencia de María Sobral Pereira, cuarta generación de farmacéuticos gallegos especializados en formulaciones magistrales y cosmética saludable y con base científica.

-Se puede usar como perfume personal, de hogar y solución hidroalcohólica.

 

Afirmaba Süskind que “los olores tienen un poder de persuasión más fuerte que el de las palabras, las apariencias, las emociones o la voluntad. El poder persuasivo de un olor no se puede esquivar, entra en nosotros como el aire en nuestros pulmones, nos llena, nos empapa totalmente. Sin remedio.” Por eso los perfumes son tan importantes. No solo el que pulverizamos sobre nuestra piel cada mañana antes de salir de casa, sino el que inunda nuestro hogar y nos recibe nada más llegar. Y es que las fragancias para el hogar son uno de los mayores placeres. Con esa base, Pereira 1903 crea Rosas & Champagne, el aroma que huele a felicidad y que se puede usar como perfume personal, de hogar y solución hidroalcohólica. La sensualidad de la rosas y el champagne se unen en un olor embriagador que enamora a tus sentidos con sus notas y consigue mejorar el estado de ánimo.

Un aroma que tiene un triple función al poder usarse sobre la piel, en prendas, hogar, baño y trabajo, higiene, así como en el cuidado personal. Se presenta como spray en solución hidroalcohólica hecho en las proporciones adecuadas de agua, alcohol y esencias para poder desmontar la membrana del virus y la deshacerla.

Un proyecto a partir de la experiencia de María Sobral Pereira, cuarta generación de farmacéuticos gallegos especializados en formulaciones magistrales y cosmética saludable y con base científica.

P.V.P 15,98 €.

Pereira 1903, tradición cosmética gallega

¿Pero cómo nace esta idea? Nace a partir de la cuarta generación de farmacéuticos, cuando en 1903, Luis Pereira estableció su botica en Redondela, en el centro de las Rías Baixas. Luis Pereira, también ingeniero químico-nuclear, diversificó su trabajo iniciándose en el mundo de la cosmética con la fabricación de jabones y perfumes entre ellos la famosa colonia que “olía a limpio” y que un empresario llevó a Marsella para en vano extraer la fórmula.

Sus investigaciones le llevarían en 1940 a formularse una pregunta que ha sido la base del proyecto familiar hasta la actualidad: “¿Acaso el olfato puede ser una propiedad del electromagnetismo?”. Sesenta años más tarde Richard Axel y Linda Buck fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina 2004 por descubrir y clarificar la forma en la que funciona el sistema olfativo. Esa idea fue continuada por sus hijos Luis y Rita que ampliaron la actividad de la farmacia con formulación magistral y análisis clínicos, iniciándose a su hija en el mundo de los perfumes. Ahora su nieta, María Sobral Pereira, lanza una línea de productos de cosmética saludables y con base científica para poner aroma a cada momento del día a día.