Al día

El sector de la distribución a Hostelería ve rechazados los ERTES por Fuerza Mayor en el País Vasco

Josean Sancho, Presidente de ADISBASK

ADISBAK y ADISALAVA advierten que la no admisión de ERTES por fuerza mayor en el País Vasco supondría el cierre de 200 empresas y la pérdida de más de 3.500 empleos directos

Las asociaciones Adisbask y Adisalava, que representan al sector de distribución a hostelería y restauración en Euskadi, alertan de la falta de reconocimiento de fuerza mayor en los ERTE del sector en Euskadi. Así, según el presidente de Adisbask, Josean Sancho: “El Gobierno Vasco, a través del Departamento de Trabajo y Justicia, interpreta el RD de Estado de Alarma como que las empresas de distribución a Horeca, que pierden el 95% de su actividad por el cierre de la hostelería, no tienen causa de fuerza mayor para la presentación de los ERTE”. Asimismo, el presidente de Adisbask advierte de que “la no admisión de la fuerza mayor en los procedimientos de suspensión temporal de contrato (ERTE) presentados en el País Vasco, puede suponer el cierre de más de 200 empresas de distribución y la pérdida de más 3.500 puestos de trabajo directos”.

Agravio comparativo respecto a otras comunidades

Además, afirma Josean Sancho, “sorprende el agravio comparativo que supone en estos graves momentos para las empresas de distribución a Horeca en Euskadi, el hecho de que es la única comunidad autónoma que ha emitido resoluciones no aceptando la fuerza mayor en la petición de ERTE para el sector”.

Adisbask y Adisalava aseguran que “hay ya muchas resoluciones aceptando la causa de fuerza mayor en los ERTE de empresas del sector en Cataluña, Galicia, Castilla León, Castilla la Mancha y Andalucía y que incluso, debido a la gran acumulación de peticiones de ERTE, en muchos casos está pasando el plazo de 5 días sin contestación, lo que supone su admisión por silencio administrativo”.

La patronal vasca para la distribución en el canal Horeca y de restauración recuerda por otra parte que el efecto del cierre de los establecimientos de hostelería, a causa del Covid-19, sobre la actividad de las empresas de distribución a Horeca es directo y supone una paralización prácticamente total de su actividad. “Es un sector sin clientes: la totalidad de sus clientes de hostelería están cerrados, y solo han realizado unos servicios mínimos, aquellos distribuidores
que suministran centros hospitalarios, gasolineras y las pequeñas tiendas de alimentación que permanecen abiertas”, señala el presidente de Adisbask.

Además, él mismo considera y quiere destacar que “la rapidez del procedimiento de suspensión de contratos por causa de fuerza mayor es la clave para poder adaptarnos al nivel de actividad sin realizar despidos y permitir a las empresas de distribución su supervivencia para cuando se vuelva a la normalidad”.