inicio
Martes 13 de noviembre de 2018
07/11/2017
preparar para imprimir

RENIGHT - Sistema de noche multivitamínico, nutritivo y antioxidante

 
 
  

RENIGHT es el nuevo sistema multivitamínico, nutritivo y antioxidante de [ comfort zone ] que ayuda a recuperar las defensas de la piel, repara sus mecanismos de reparación y contrasta el daño oxidativo.

Estas innovadoras formulas libres de siliconas contienen hasta un 97.5% de ingredientes de origen natural (SCIENCE-BASED CONSCIOUS FORMULAS™) y garantizan un "activo de belleza real" sobre la piel.

Este enfoque integrado de productos ha sido desarrollado por los expertos del Comité Científico de [ comfort zone ] para una completa acción reparadora y antioxidante.

Una crema y un aceite delicados y sofisticados con aromas seductoramente calmantes.

Noche y día, nuestro cuerpo produce radicales libres. La inevitable consecuencia de los procesos fisiológicos como el respirar, la digestión, el metabolismo de las células. hace que los radicales libres sean también el resultado de la interacción con el ambiente. Para contrastar su acción dañina, nuestro cuerpo está naturalmente equipado con un sistema de defensa antioxidante con un efecto más defensivo durante el día y una acción más reparadora durante la noche. Sin embargo, con el envejecimiento y un estilo de vida comprometido, la producción de radicales libres aumenta considerablemente, haciendo necesario apoyar el cuerpo con una estrategia integrada a través de productos cosméticos que, suplementados por una dieta rica en vitaminas y otros nutrientes esenciales, restablecen el balance de la piel y la salud.

Daño oxidativo y Mecanismos Antioxidantes. Los RADICALES LIBRES son unas moléculas "inestables" caracterizadas por la presencia de un electrón desparejado, por lo tanto, para restablecer su equilibrio, deben capturar el electrón ausente desde otras estructuras volviéndolas reactivas. Esto desencadena una reacción de desequilibrio, la cual es potencialmente dañina para el cuerpo, conocida como "DAÑO OXIDATIVO". El daño oxidativo afecta al ADN, es decir, ejemplo la descendencia genética, causa inflamación y oxida las proteínas: esta es la razón que provoca la aparición de arrugas profundas, pérdida de elasticidad y pigmentación irregular. Estos signos de envejecimiento de la piel no solo ponen en peligro el estado ideal de la salud de la piel y la belleza, sino que también son la expresión del malestar del cuerpo entero.

Para combatir el continuo ataque de los radicales libres, la piel al igual que el cuerpo, posee sistemas antioxidantes endógenos que están principalmente basados en una acción enzimática. Estos mecanismos pueden neutralizar los radicales libres y proteger el cuerpo y la piel de su acción dañina. Además, existen moléculas exógenas antioxidantes, las cuales son principalmente asociadas con la dieta y el uso de productos cosméticos sobre la piel. Estas vitaminas incluyen carotenoides y vitamina E (los cuales son altamente lipofílicos y activos en la estabilización de la membrana); así como algunos elementos traza como el selenio, manganeso y zinc, esenciales para el correcto funcionamiento de los sistemas endógenos enzimáticos.

Con el envejecimiento y acciones rutinarias desequilibradas (fumar, la exposición a la radiación UVA, la contaminación, los malos hábitos en nuestra dieta), el proceso oxidativo natural se acelera y la producción de radicales libres se vuelve excesiva; las defensas endógenas son sobre-estimuladas y debilitadas, volviéndose mermando su eficacia. Por lo tanto, es necesario un plan integrado para apoyar al cuerpo. Los fuertes tratamientos antioxidantes y reparadores para la piel, ayudados por una dieta rica en vitaminas y elementos traza, así como un estilo de vida saludable, pueden combatir la oxidación de manera efectiva y restablecer el equilibrio de la piel y la salud.

Ciclo Circadiano: defensa de noche y día y reparación antioxidante

Descubrimientos recientes han demostrado que el ciclo Circadiano, es decir, el "reloj biológico" principalmente asociado con el ciclo solar, el cual forma parte de nuestro sistema nervioso, no solo es esencial para nuestro humor y equilibrio vital, sino que también influencia directamente todas las funciones de la piel.

Durante el día, cuando la energía y el flujo sanguíneo se utilizan para acciones vitales, el cuerpo se centra en protegerse de agresiones externas y de la oxidación de los procesos metabólicos internos. El cuerpo activa sistemas enzimáticos que neutralizan los radicales libres para preservar la salud y la belleza.

Durante la noche, en cambio, cuando el cuerpo está descansando y protegido de las agresiones externas, las células de la piel poseen la energía para repararse a sí mismas del daño sufrido durante el día a través de la liberación de melatonina, una hormona con propiedades antioxidantes extraordinarias. Además, un mejor flujo sanguíneo en a piel suministra nutrientes y oxígeno, haciéndola más receptiva a los tratamientos dermatológicos. Sin embargo, durante la noche, la pérdida de agua transepidérmica alcanza su cumbre y favorece la deshidratación. Por eso es mejor dar apoyo externo a la piel.

Lipoperoxidación

Por la noche, un fenómeno oxidativo específico alcanza su cumbre: la LIPOPEROXIDACIÓN, es decir, la oxidación de los lípidos que componen las membranas de las células. Los lípidos oxidantes se convierten en sustancias dañinas que son rechazadas y acumuladas en el matriz extracelular, dando lugar a nuevos radicales libres. Estos nuevos radicales libres puede atacar a sustancias como el ácido hialurónico, la elastina y el colágeno, acelerando así los mecanismos del envejecimiento. Suponiendo una amenaza para las membranas de las células, la lipoperoxidación los vuelve más vulnerables y hace que la piel sea más propensa a un envejecimiento acelerado.



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: