inicio
Viernes 14 de diciembre de 2018
04/12/2018
preparar para imprimir

“La reindustrialización ha de ser un objetivo de país”

 

El Foro de Empresas Innovadoras (FEI), asociación cuyo objetivo es impulsar la cultura innovadora, ha presentado el libro Re-industrialización: Industria 4.0 y ecosistemas de innovación, poniendo sobre la mesa una de las cuestiones que urge a la economía española: la necesidad de reindustrializarse tomando como base la innovación.

El FEI trabaja para que la Industria 4.0 se convierta en una realidad. Para ello, defiende que todos los actores que intervienen en esta necesaria reindustrialización de España, trabajen de forma sinérgica y en la misma dirección, convirtiéndolo en una prioridad. Uno de los objetivos que tiene actualmente el FEI es ofrecer propuestas sostenibles de políticas impulsoras del desarrollo económico del país, donde las empresas sean las protagonistas, la innovación el principal argumento competitivo y la ciencia un aliado. “Tenemos que poner en valor la ciencia de este país”, destacó durante la presentación Luis Fernando Álvarez-Gascón, Vice Presidente del FEI y Director General de Secure e-solutions de GMV.

En los últimos treinta años, España ha construido un sistema de innovación que comparte muchas de las características de los países avanzados, pero que todavía no ha llegado a ser un instrumento de competitividad para su economía. Por ello, la posición que tiene España como una de las economías más avanzadas del mundo, debe mantenerse a través de políticas capaces de ir a la velocidad del cambio que exige la transformación digital. Al llegar tarde tanto a la Primera como la Segunda Revolución Industrial, y no liderar la Tercera, España no se puede permitir ir en el vagón de cola de la Cuarta. Es necesario impulsar por tanto una serie de políticas armonizadas, y superar la brecha entre ciencia y tecnología, poniendo en valor la primera.

“Contamos con un potencial científico y tecnológico capaz de soportar el impulso de la Industria 4.0, que debemos explotar y poner en valor. La reindustrialización ha de ser un objetivo de país”, afirmó Luis Fernando Álvarez-Gascón.

Otro de los datos aportados por el FEI es, que España figura en el grupo de países de la OCDE que más desaprovecha el talento de sus trabajadores. “España no está tratando bien al talento”, recalcó Álvarez-Gascón. En referencia a este punto y a la necesidad de captarlo y sobre todo retenerlo, el FEI tiene claro que es importante identificar, captar, mantener y mejorar el talento actual que existe en España, que tendrá que enfrentarse a los retos del futuro. “Es importante prestar atención no solo a las fases primeras de incorporación de personas altamente cualificadas, sino también ofrecerles una carrera profesional estimulante y comparable a la que pueden obtener en otros países”, declaró José Molero, Presidente del FEI.

 

La innovación como protagonista del cambio

El papel de la innovación en este proceso de reindustrialización es vital, ya que actúa como un eje vertebrador de las políticas que implantan los países para revitalizar sus economías. En el caso de España, su tejido productivo, donde predominan las microempresas y las pequeñas empresas, son justamente las que tienen más dificultades para acceder a los fondos y son las que menos estructura tienen para ejecutar de forma eficiente actividades de I+D+i.

Si atendemos a los datos de la OCDE de 2017, desde 2013 la inversión en I+D de los países miembros de la Organización, ha permanecido relativamente estable en un 2,4% del PIB. El crecimiento reciente se ha originado en las empresas, que contribuyen con casi un 70%. Y destaca que la industria es el sector que proporcionalmente más innovación genera en el mundo. Las empresas industriales en China, Alemania, Japón y Corea aportan aproximadamente un 80% de la inversión privada en I+D.

En España mientras, a pesar de que la industria genera solo alrededor del 16% del PIB, es responsable del 26% del gasto en I+D y del 49% del ejecutado por todas las empresas. Probablemente, este hecho no es ajeno a la dinámica altamente competitiva de los mercados industriales, si recordamos que la innovación de base tecnológica o no, constituye un pilar fundamental para su competitividad.

 

La política industrial que plantea el Gobierno

Para cerrar el acto, el FEI contó con la presencia de Galo Gutiérrez Monzonís, Director General de Industria y de la Pyme, que destacó el papel fundamental que juega la industria, afrontando los retos de sostenibilidad y competitividad de toda la economía española, su capacidad para incorporar nuevas tecnologías, generar trabajos estables de calidad, y vertebrar el territorio. Por esta razón, -comentó-, “estamos trabajando en un marco estratégico para la España Industrial 2030 y en diferentes Agendas Sectoriales”.

“El objetivo del Gobierno, -en palabras de Gutiérrez Monzonís-, es llevar a cabo una política industrial activa, que incremente el peso del sector industrial manufacturero, para hacer frente a los retos de la digitalización. Un cambio que va a potenciar nuevos sectores industriales, nuevas industrias emergentes y la adaptación a un nuevo contexto marcado por la rápida evolución de las tecnologías digitales y la creciente competencia internacional”.

Por último, el Director General de Industria y de la Pyme quiso resaltar el papel relevante de los Digital Innovation Hubs, ecosistemas en los que participan empresas, entidades de formación, financieras y diferentes niveles administrativos del estado en esta revolución industrial. “El impulso a sistemas colaborativos con los DIH será la clave para acelerar el protagonismo de la industria española en el proceso de digitalización, y favorecer que cada vez más empresas se sumen a este cambio de paradigma que supone la Industria 4.0”.

GMV es un grupo tecnológico español fundado en 1984, de capital privado y con presencia internacional. Opera en los sectores: Aeroespacial, Defensa y Seguridad, Ciberseguridad, Sistemas Inteligentes de Transporte, Automoción, Sanidad, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información para AAPP y grandes empresas. Obtuvo unos ingresos en 2017 de más de 160 millones de euros, con una plantilla de cerca de cerca de 1.800 profesionales. Cuenta con filiales en Alemania, Colombia, Francia, EEUU, Malasia, Polonia, Portugal, UK y Rumanía y el 65% de su facturación proviene de proyectos internacionales en los cinco continentes. La estrategia de crecimiento de la compañía está basada en la innovación continua, dedicando un 10% de su facturación a I+D+i. GMV ha alcanzado el nivel 5 de CMMI, el modelo más prestigioso del mundo en cuanto a la mejora de la capacidad de los procesos de una organización y cuenta con numerosas patentes internacionales.  En la actualidad, GMV es el primer proveedor independiente del mundo de Sistemas de Control en Tierra para operadores de satélites comerciales de telecomunicaciones y líder europeo en el Segmento de Tierra de Sistemas de Navegación (EGNOS y Galileo); el principal proveedor de sistemas de mando y control C4I del Ejército de Tierra español; el primer proveedor nacional sistemas telemáticos para el transporte público. En el sector TIC se ha constituido en referente nacional como proveedor de soluciones y servicios avanzados de ciberseguridad en redes IP, aplicaciones de movilidad y aplicaciones TICs para las Administraciones Públicas y el desarrollo de la e-Administración.



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: