Al día

Rabia, cerámica y Kintsugi: la colaboración de Clara Ceramics y Ana Cerezuela para Kaiku Caffè Latte

La Rabia de la escritora Ana Cerezuela se encuentra con la calma de la ceramista Clara Ceramics en el nuevo reto Talent Hunters de Kaiku Caffè Latte.

La colaboración se materializa a través del film Hecho para romperse, donde los versos de la autora de “La Rabia” se liberan y hacen añicos una obra cerámica de Clara Ceramics, que posteriormente la artista reconstruye con la técnica japonesa del Kintsugi.

Kaiku Caffè Latte, la marca de café frío ready to-go con 100% ingredientes naturales, vuelve a dar voz al talento en una colaboración que reúne a dos artistas con procesos de creación distintos: la escritora y antropóloga Ana Cerezuela (Murcia, 1995) y la ceramista Clara Doblas (Madrid, 1989), alias Clara Ceramics. Su unión ha dado lugar a un proyecto titulado “Hecho para romperse”, donde se fusionan los versos de La Rabia, la obra más destacada de la joven escritora, y el arte de Clara para dar resultado a una pieza conjunta, hija de la pasión, la creatividad y el talento de ambas.

PROCESO: los tiempos de creación

Trabajar juntas en el reto Talent Hunters by  Kaiku Caffè Latte  ha llevado  ambas artistas a encontrar puntos en común. La conversación fue muy interesante, porque nuestras actividades tienen algunas cosas en común. Entre ellas, el hecho de que sea un trabajo creativo que requiere de los “tiempos humanos”, como los llama ella. No puedes producir cerámica ni poesía como si estuvieses produciendo coches en una cadena de montaje, necesitas adaptarte al curso del ejercicio creativo y requiere de paciencia, reposo, espera, y reflexión explica Ana Cerezuela.

 

Producir con calma es lo que reivindica Clara Ceramics en cada una de sus obras: Podríamos decir que mi pasión por la cerámica está totalmente ligada a la relación que tengo con el tiempo. Nunca he sido especialmente rápida, ni resolutiva, ni ninguno de los adjetivos que tienen que ver con la inmediatez o la rapidez, así que cuando empecé a hacer cerámica sentí que por fin mi tiempo y yo habíamos encontrado un espacio en el que encajábamos”.

 

KINTSUGI: la cerámica como terapia

La Rabia, obra poética de Ana Cerezuela, es el hilo conductor de esta colaboración, que encuentra en la cerámica una nueva vida. Como la propia autora relata, la rabia surgió como una investigación creativa del rencor. Concretamente, de un rencor que responde a formas sutiles de violencia estructural.  Dejarlo sobre papel ha sido una manera de hacerlo inmortal y también de hacerlo legítimo, porque la rabia de las mujeres se enfrenta a menudo a una vigilancia del tono. Y verlo conectar con las historias de otras ha sido una experiencia de empoderamiento y de apropiación de esa arma revolucionaria que es la emoción de la rabia”.

Ante el reto, Clara Ceramics ha encontrado la forma de unir su trabajo a esa rabia: “he pensado en hacer una pieza para que Ana la rompiese en mil pedazos como reflejo de esa rabia. Luego, yo la he reparado con una técnica japonesa que se llama KINTSUGI, dando lugar así a una nueva pieza única”. Moldear cerámica es un gesto con reconocido poder terapéutico,  y Clara lo confirma: es la mejor terapia que existe, te concentras en lo que hacen tus manos y te olvidas del mundo”.

En el vídeo, este arte se complementa con la técnica centenaria del Kintsugi, que consiste en recomponer los pedacitos de la cerámica rellenando las grietas con un barniz con polvo de oro o plata. Esta labor tiene un trasfondo filosófico que muestra la belleza de las imperfecciones y de las cicatrices como símbolo de resiliencia.


FILM: Hecho para romperse

Todo este proceso se narra a través de un film con el título Hecho para romperse, donde Clara y Ana aceptan el reto propuesto por Kaiku Caffè Latte, marca que vuelve a encarnar su misión como Talent Hunter o cazatalentos, para apoyar el trabajo de los jóvenes creadores. Un proyecto en el que, en palabras de Ana Cerezuela, han sido claves la comprensión y los plazos: Muchas veces estas colaboraciones requieren que una detenga su trabajo para responder a lo que le están pidiendo, pero en esta ocasión se ha respetado mucho la línea propia de cada autora. Esto es importantísimo, porque no supone una ruptura con nuestro trabajo artístico”.