Luis Planas destaca los avances en sostenibilidad de la flota atunera española, un modelo a seguir en el mundo

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha destacado hoy los importantes avances en sostenibilidad conseguidos por la flota atunera española, que hacen de ella un modelo a seguir en el mundo, gracias a las inversiones y esfuerzos realizados en los últimos años para adaptar su modelo a las demandas de la sociedad y diferenciar sus productos.

En la inauguración del V Congreso Nacional del Atún, que organiza la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC) y tiene como título “Alcanzando la sostenibilidad integral”, Luis Planas ha reiterado que la búsqueda del equilibrio entre rentabilidad, protección de los recursos y adecuadas condiciones de trabajo es clave para un sector tan importante como éste.

El ministro ha valorado el compromiso de OPAGAC con la sostenibilidad, del que ha hecho además una estrategia de diferenciación para hacer más competitivos sus productos, y le ha permitido obtener dos distintivos tan exigentes como el Certificado Aenor de Pesca Responsable, que fue, además, la primera certificación que incluyó las condiciones sociales que marca el convenio 188 de la Organización Internacional del Trabajo, y el sello azul del Marine Stewardship Council. Además de las garantías de seguridad y calidad, los consumidores se preocupan cada vez más por cómo se han obtenido y elaborado los productos, ha señalado, por ello es necesario apostar por la certificación y la diferenciación.

El atún en conserva es el producto pesquero más consumido en el mundo y, en el caso de los hogares españoles, llega a una media que supera los dos kilos por persona y año.

Luis Planas ha insistido en que, para alcanzar la auténtica sostenibilidad, la actividad pesquera debe garantizar la conservación a largo plazo de los recursos y su hábitat y el desarrollo socioeconómico de quienes participan en ella. Para ello, ha remarcado que “la gestión pesquera debe basarse en el mejor asesoramiento científico disponible”, que permita alcanzar los tres pilares de la sostenibilidad, ambiental, social y económico, que son los objetivos de la Política Pesquera Común (PPC).

El ministro ha destacado el papel fundamental que desempeñan las organizaciones regionales de pesca en la gestión de las pesquerías, y especialmente en el caso de las de atún, que se desarrolla en aguas internacionales y de terceros países en desarrollo a cargo de potentes flotas congeladoras de diversas nacionalidades.

Ha recordado que precisamente el pasado lunes, día 21, concluyó la reunión del Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) en el que se decidió un aumento en la cuota del atún rojo para 2023 tras constatar la mejora de la situación de la especie. En el caso de España contará con 691 toneladas más, con lo que dispondrá de un total de 6.784 toneladas, en tanto que se mantienen las cuotas de patudo y túnidos tropicales, pese a que los informes aprecian una ligera recuperación.

El ministro ha recalcado que la gestión sostenible de los recursos pesqueros es una responsabilidad global y compartida, y ha indicado que, además de determinar cuotas de pesca basadas en este conocimiento científico que permitan el rendimiento máximo sostenible, es necesario también velar por su cumplimiento.

España cuenta con un robusto sistema de vigilancia y es líder mundial en esta tarea, con un sistema de lucha contra la pesca ilegal, no declarada y o reglamentada que ha sido destacado por el Tribunal de Cuentas Europeo.  Monitorea más de 2.000 buques españoles durante las 24 horas de cada día del año, y se revisan todos los certificados de captura y se rechazan las importaciones de productos que carezcan de ellos. “En España llevamos a cabo una actividad pesquera muy controlada y muy sostenible”, ha remarcado.

El ministro ha valorado también la labor de OPAGAC en la mejora de las condiciones laborales de la flota atunera, cuestión que tiene que ver con la vertiente social de la sostenibilidad. Mejorar la seguridad y el confort de las embarcaciones es fundamental, ha señalado, para favorecer el necesario relevo generacional en el sector y es una línea que cuenta con un presupuesto de 31 millones de euros sumando la financiación del Fondo Europeo Marítimo de la Pesca y la Acuicultura, la estatal y la aportación privada. OPAGAC trabaja actualmente en el desarrollo de un proyecto innovador para implantar la telemedicina en los barcos atuneros, que cuenta con una financiación de 747.000 euros del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

España es pionera en el desarrollo de la industria conservera a mediados del siglo XX. La flota atunera con bandera española está formada por 27 barcos congeladores que faenan en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico que en el año 2021 capturaron más de 237.000 toneladas de atún y especies afines. Ello representa en torno al 28 % de volumen total de capturas pesqueras de España. La industria conservera española da empleo a unas 13.000 personas (3.000 de ellas tripulantes), y además contribuye a la generación de en torno a 25.000 puestos de trabajo en terceros países.