Al día

LG te ayuda a mantener una dieta saludable a través del orden del frigorífico

Durante estas semanas es más importante que nunca mantener una alimentación saludable y equilibrada para contrarrestar la falta de actividad diaria motivada por el confinamiento. Numerosos investigadores en nutrición recomiendan planificar un menú semanal para salir lo menos posible y evitar, en gran medida, los alimentos ultra-calóricos y procesados.

Por ese motivo, LG te ofrece una serie de técnicas para organizar el frigorífico de forma eficiente y eficaz:

Controla la temperatura del frigorífico

El control rutinario de la temperatura del interior del frigorífico es un gran aliado a la hora de mantener una conservación y durabilidad correcta de todos esos alimentos que se han comprado. La temperatura ideal del frigorífico tiene que rondar los 4ºC y nunca superar los 8ºC. Todos estos valores dependerán de lo lleno que esté el electrodoméstico y la cantidad de productos que se introduzcan en él: a más ocupación, menor tendrá que ser la temperatura.

Para ello, algunos frigoríficos trabajan con sensores de temperaturas que permiten obtener una temperatura homogénea por todos sus rincones y alargar así la vida de los alimentos. Este es el caso de LG, que gracias a su tecnología Door Cooling crea una cascada de aire en la parte superior del electrodoméstico para evitar pérdidas del frío y ahorrar energía, además de la refrigeración trasera. Por otro lado, con la tecnología Linear Cooling, se logra mantener una temperatura uniforme con una oscilación máxima de 0,5ºC, manteniendo así la frescura de los alimentos durante más tiempo.

 

La balda de en medio, el fundamental

Siempre se ha escuchado que los supermercados y las grandes superficies controlan los movimientos y estados de ánimo de los consumidores para animar a comprar un producto u otro. Una de las técnicas más utilizadas es la de colocar los productos en las baldas intermedias, a la altura de los ojos, para incitar ese consumo. Una estrategia que se puede trasladar al frigorífico de casa.

A través de las baldas plegables es posible articular un modelo de organización ideal para colocar ollas de gran tamaño o incluso los alimentos más saludables y básicos en ese lugar, y así consumir lo que más puede ayudar a mantener una dieta equilibrada.

Mantén el orden y organiza todo

El orden exhaustivo del frigorífico y la conservación de los alimentos son estrategias que siguen las cocinas de los chefs más importantes. En estas grandes cocinas se controla exhaustivamente las fechas de caducidad de los productos frescos y cocinados para conseguir un resultado óptimo de todas las elaboraciones.

Para seguir con estos procedimientos en el hogar, únicamente necesitarás envases herméticos, bolsas de vacío y un rotulador permanente, y comenzar a ordenar el frigorífico según la caducidad de cada alimento – en la parte de atrás los más frescos y delante los más próximos a caducarse – y los espacios indicados para cada uno de ellos. Si tienes un frigorífico con cajones regulables para las frutas y verduras o especial para cervezas y bebidas frías (como el Cajón Fresh Balancer o el Cajón Multitemperatura Fresh Converter que incorporan los frigoríficos LG), utilízalos para que estos se mantengan a la temperatura óptima.

No reboses el frigorífico

Al reducir el número de salidas al supermercado para hacer la compra, el abastecimiento de los frigoríficos es más elevado que de costumbre. Sin embargo, se debe evitar la acumulación de alimentos para impedir que algunos productos se puedan perder por su interior y caduquen sin que nos demos cuenta. Es importante realizar cada dos semanas una limpieza del electrodoméstico y sacar los alimentos que ya se han caducado para planificar de mejor manera el menú semanal. Tal y como hacen en los supermercados, vuelve a colocar los alimentos que más tiempo tengan delante y así podrás consumirlos antes.

Descongela dentro del frigorífico

Con una planificación semanal de las comidas, se puede programar las descongelaciones de los alimentos de manera eficaz en el interior del frigorífico. Si este proceso se lleva a cabo en temperaturas entre 4ºC y 6ºC se consigue evitar el desarrollo microbiano y estropear los productos frescos o elaborados.

Lo ideal es que el producto se sitúe en una balda inferior del electrodoméstico al menos durante 24 horas para que el descongelado sea continuo y constante, y que se consuma en el mismo día que ha sido descongelado. Y muy importante, nunca se debe volver a congelar un producto ya descongelado.

Los expertos en frigoríficos de LG están siempre a vuestra disposición en nuestra web www.lg.com.es o en nuestro teléfono de atención 963 05 05 00 de lunes a viernes de 9 a 20h.