Consumir 50 gramos diarios de jamón de bellota reduce la presión arterial

- Este producto es rico en calcio, fósforo, vitaminas B1, B2 y hierro.

El jamón de bellota se consolida como uno de los productos más consumidos en España y en la Unión Europea. De hecho, aproximadamente el 80% de las exportaciones de jamón español tienen como destino países europeos, destacando Francia como el principal receptor, seguido por naciones como Alemania, Reino Unido, Bélgica, Holanda y Suiza. 

Este producto, además de ser notablemente jugoso y sabroso, se distingue por ser una elección frecuente en dietas que priorizan el consumo de proteínas. “Cuando hablamos del jamón de bellota, nos referimos a un alimento saludable que puede ayudar a reducir el colesterol, entre otros beneficios. Existen aspectos en los parámetros del jamón de bellota que lo hacen más saludable en comparación con otros productos de proteína animal”, explica Antonio Caballero, responsable de Ventas en Dehesa Las Cumbres, especialistas en producción y venta de ibéricos.

En esta línea, el jamón de bellota destaca por contener un 50% más de proteínas que la carne de cerdo fresca. Además, es una fuente rica en calcio, fósforo, vitaminas B1, B2, hierro y otros nutrientes importantes.

CARACTERÍSTICAS SALUDABLES DEL JAMÓN DE BELLOTA

El singular proceso de elaboración del jamón de bellota lo distingue como un producto único en su clase. Gracias a los avances tecnológicos, su producción ha alcanzado niveles de eficiencia sin precedentes, garantizando no solo una mayor comodidad en su elaboración, sino también una calidad superior. Es importante destacar que los cerdos ibéricos, son criados en un entorno de libertad, donde se nutren de una dieta natural compuesta por bellotas, pasto y una selección de hierbas aromáticas, contribuyendo así al sabor y la textura incomparables que caracterizan al jamón de bellota.

“El proceso de producción resulta complejo y precisa de una inversión importante. Desde la crianza de los cerdos en libertad hasta el meticuloso proceso de curación, cada paso requiere una atención meticulosa y un compromiso inquebrantable con la excelencia. Solo así se puede lograr una calidad de producto inigualable”, aseguran desde Dehesa Las Cumbres.

El jamón ibérico de bellota contiene grasas saludables, entre otras cosas, como es el caso del ácido oleico, beneficioso para la salud cardiovascular. La grasa de este producto ejerce un efecto beneficioso sobre los niveles de colesterol en sangre, aumentando así el colesterol bueno y reduciendo el malo” , explican desde la compañía.

Por otro lado, el jamón de bellota también aporta nutrientes, como vitaminas del grupo B y vitamina E, además de minerales como el calcio, el hierro y el zinc que lo convierten en un potente antioxidante que contribuye a combatir el proceso de envejecimiento con la preservación de la salud ósea y cartilaginosa. 

“Este es un producto que, si no abusas de él, te ofrece un gran aporte de nutrientes y proteínas que contribuyen al mantenimiento muscular. Además, una de las características más destacadas es que tiene un bajo contenido en sal, de hecho, es el que menos tiene de toda la gama de embutidos, con un contenido de entre el 2,5% y 4,5%”,  aseguran desde Dehesa Las Cumbres.

Además, otro aspecto poco conocido del jamón de bellota es su impacto positivo en la salud mental. Este posee un alto contenido de triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, conocida como el neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar y felicidad. Por ende, su consumo puede contribuir a reducir los niveles de ansiedad y estrés, brindando así un beneficio adicional a quienes lo disfrutan.

Po todo ello, el jamón de bellota se ha convertido en un elemento indispensable en dietas altas en proteínas tanto para adultos como para niños a partir de un año. Con un alto contenido de proteínas, ricas en aminoácidos esenciales (alrededor del 30%), este alimento no solo promueve el crecimiento de los niños, sino que también contribuye al desarrollo metabólico de su organismo. Además, este producto ofrece beneficios significativos para las personas mayores, ya que consumir tan solo 50 gramos diarios de jamón ibérico de bellota puede reducir la presión arterial, facilitando así una mejor circulación sanguínea, según revela un estudio realizado en el Hospital Ramón y Cajal.

“Consumir jamón de bellota no solo es un placer gastronómico, sino también una medida preventiva contra diversas enfermedades, especialmente las cardiovasculares. Este producto es rico en ácido oleico, una sustancia conocida por sus múltiples beneficios para la salud y, además, resulta una opción favorable para aquellos que padecen hipertensión, colesterol elevado y enfermedades cardíacas ”, concluyen desde Dehesa Las Cumbres.