Al día

La campaña medioambiental “El Metal Nunca Muere” de gira por municipios: llega a Rivas para celebrar un San Isidro más sostenible


Rivas, la ciudad del rock del sureste madrileño, y Cada Lata Cuenta (Programa europeo de sensibilización ambiental) se unen para lanzar en la localidad la campaña de reciclaje “El Metal Nunca Muere”.

El Ayuntamiento de Rivas se suma a esta iniciativa medioambiental en clave de rock que lleva desde 2020 concienciando a través de la música sobre la importancia del cuidado del medioambiente en momentos de ocio. 

 

Sensibilizar a través de la música y el arte

Durante las Fiestas de San Isidro, educadores medioambientales de Cada Lata Cuenta, recorrieron las calles de Rivas con mochilas recolectoras de latas concienciando sobre el valor del reciclaje también fuera de casa. Además, los vecinos pudieron participar en la creación de una Pixelata, un mural artístico colaborativo hecho con latas recicladas pintadas.

La campaña también tuvo presencia en la zona del recinto ferial y el Auditorio Miguel Rios, con instalaciones destinadas al reciclaje reforzadas con canastas “recicladoras”, carteles informativos de concienciación y contenedores amarillos para envases. 

“Desde Cada Lata Cuenta hemos puesto nuestro granito de arena para que las fiestas de Rivas sean más sostenibles y respetuosas con el entorno. Con esta campaña junto con el Ayuntamiento, estamos seguros de que lograremos una mayor conciencia sobre la importancia del reciclaje también durante momentos lúdicos y festivos. Nuestro objetivo es fomentar una cultura de sostenibilidad y cuidado de la ciudad, donde el reciclaje tiene un papel fundamental”, ha explicado Pablo Garcia, Director de Cada Lata Cuenta y Doctor en Ecología.

Desde Cada Lata Cuenta explican que las latas de bebidas son un gran ejemplo de economía circular, ya que son 100% reciclables, se reciclan dentro de Europa en solo 60 días y su ciclo de reciclaje es infinito. Depositarlas en el contenedor amarillo es la garantía de que el aluminio del que se componen se transformará en nuevos objetos ahorrando en materiales, agua y energía. Un pequeño gesto con un gran retorno ambiental.