Al día

Paradores invita a disfrutar de la mejor cocina regional con un descuento del 30%


Paradores se ha propuesto ofrecer un sugerente motivo para organizar una escapada con la que despedir este atípico verano como se merece o dar la bienvenida al otoño con las pilas recargadas. Para ello plantea un planazo gastronómico irresistible que permite disfrutar en unas condiciones muy ventajosas de la mejor cocina regional de temporada que ofrecen, de manera diferenciada, el centenar largo de restaurantes de la cadena pública hotelera.

Desde el 13 de septiembre y hasta el 4 de octubre se pueden probar los platos de las cartas de los restaurantes principales de Paradores con un atrayente descuento del 30%. La oferta está vigente desde el domingo por la noche hasta el viernes a mediodía previa reserva a través de nuestra web o El Tenedor. Una promoción que se aplica sin consumo mínimo, ni restricciones de platos, para que comas lo que te apetezca y solamente prestes atención a disfrutar. No es aplicable en menús y bebidas.

¿Hace por tan solo 19 euros un suculento arroz marinero con bogavante, almejas y sepia al borde del mar como el que prepara magistralmente en la Costa Brava el restaurante del renovado Parador de Aiguablava? ¿Apetece un crujiente y jugoso cochinillo segoviano marca de garantía (MG) asado en el horno de leña de encina del Parador de Segovia por 20 euros? ¿No van a sucumbir a degustar un tentador lomo de gamo con menestra de frutos rojos y setas por 14,5 € en plena sierra de Cazorla; unas zamburiñas gratinadas con aceite de cebollino en el histórico Parador “Hostal dos Reis Católicos” de Santiago de Compostela por 12,5 euros o, por solo cuatro euros más, una suprema de pargo a la roteña en el Parador Hotel Atlántico de Cádiz contemplando la puesta de sol sobre el Atlántico como telón de fondo?                       

La oferta constituye una excelente oportunidad para conocer la cocina del “fin del mundo” en el nuevo y espectacular Parador Costa da Morte, en Muxía, dando buena cuenta de una caldeirada de pescado del día, chícharos y mejillones por 17 euros. O darse el capricho de descubrir, envuelto en la mágica atmósfera de La Alhambra, la gastronomía nazarí del Parador de Granada con platos como los medallones de rape, salsa mozárabe, piñones, azafrán y pasas por 15,5 euros o la tafaya de cordero lechal con almendras al cilantro por 14.      

Ahora se puede disfrutar de la vuelta a la esencia que supone la renovada propuesta gastronómica de Paradores con esta atractiva promoción. Una experiencia que recupera la esencia de la mejor cocina tradicional mediante recetas actualizadas. Productos sostenibles de cercanía y máxima calidad en lugares únicos con la mejor atención. Es imprescindible reservar mesa.

 

Paradores, la seguridad lo primero

Paradores ya tiene abiertos todos sus hoteles y espacios gastronómicos. Los establecimientos han permanecido cerrados desde el 15 de marzo ante la pandemia de coronavirus. La hotelera ha aprovechado los meses de cierre para reforzar todos sus protocolos de higiene y seguridad. Los procedimientos de Paradores siempre han sido muy rigurosos, pero ahora se han extremado yendo más allá de las recomendaciones oficiales. El objetivo de la cadena pública es convertirse en el destino turístico más seguro para velar por la seguridad de sus empleados y clientes.

La compañía pública hotelera ha sido siempre un referente en materia de calidad y fiabilidad y, ahora más que nunca, va a extremar las medidas de limpieza y desinfección en todos sus establecimientos. 

Los nuevos protocolos de seguridad se aplican en las zonas de trabajo y en las áreas que utilizan los clientes. En las recepciones, mamparas de distanciamiento, procesos más ágiles de check in y check out, desinfección de llaves y corners higiénicos con gel hidroalcohólico y mascarillas. En habitaciones, limpieza reforzada en los mandos a distancia de la televisión -que se estuchan tras ser desinfectados para cada nuevo visitante-, teléfonos, pomos de puertas, grifos o mandos de ducha.

En cuanto a los espacios gastronómicos, se han redoblado los controles en cocina y restaurantes, reduciendo los aforos para ampliar la distancia entre mesas y los cubiertos de cada comensal se disponen estuchados y previamente desinfectados. Las mercancías se limpian a su llegada al parador en un punto de higienización y se desinfectan diariamente los. Así mismo, se piden declaraciones responsables a todos los proveedores de Paradores con el fin de garantizar que se han llevado a cabo los necesarios controles de seguridad en el origen y en el transporte de las mercancías.