Al día

9 de cada 10 españoles cree que hay que vigilar el colesterol a cualquier edad

Casi la totalidad de los españoles (90%) considera que hay que vigilar los niveles de colesterol a cualquier edad, ya que no se trata solo de un problema de adultos sino que puede afectar también a los jóvenes. Asimismo, el 97% de los encuestados cree que llevar un estilo de vida saludable es importante para mantener el colesterol en los niveles correctos, aunque no se tenga descompensado, según revela el estudio Cómo combaten los españoles el colesterol elaborado por ProActiv, del grupo Upfield, con una muestra de 1.000 personas.

Este informe se ha presentado en un encuentro virtual formado por un panel de expertos en la materia, dentro de la XXXVII Semana del Corazón que ha sido organizada por la Fundación Española del Corazón. “Del estudio hemos extraído que prácticamente la totalidad de la población española, tiene claro que llevar un estilo de vida y una alimentación saludable es fundamental para mantener el colesterol en los niveles correctos. Pero, a pesar de ello, sólo un escaso porcentaje de ciudadanos asegura llevar ahora un mayor control de su colesterol. La solución pasa por que todos los agentes implicados redoblen sus esfuerzos en concienciar a la población ya que hoy por hoy más de la mitad de los españoles sufren o han sufrido este problema”, señala Jesús García, asociado en More Than Research.

 

Colesterol alto: una afección muy común

La actual situación de Covid-19 no ha hecho que los españoles descuiden el colesterol ya que más del 70% sigue vigilando sus niveles igual que antes de la pandemia, según el informe de Proactiv. De hecho, una amplia mayoría de los ciudadanos considera que el colesterol es una afección que puede afectar a cualquier persona indistintamente de su edad. De hecho, la mitad de los encuestados, admite tener o haber tenido el colesterol alto. En este sentido, el Dr. Leopoldo Pérez, cardiólogo en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, incide: “Tenemos que controlar adecuadamente y de forma individualizada el colesterol; existe una falta de concienciación demasiado generalizada acerca de este importante problema”, afirma el Dr. “Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España y la hipercolesterolemia es un factor de riesgo muy importante en su desarrollo. Debemos recomendar una dieta equilibrada a toda la población, haciendo especial hincapié en los niños, hacer ejercicio físico de manera regular, y, en los casos en los que esté indicado, emplear alimentos funcionales”, añade.

En cuanto a la alimentación, tanto los expertos como cerca de la totalidad de los encuestados (más de un 80%), coinciden en que llevar un estilo de vida sano y una alimentación equilibrada es la mejor forma de reducir el colesterol. Por el contrario, el estudio pone en evidencia que a pesar de que casi la totalidad de los ciudadanos cree que llevar un estilo de vida saludable es fundamental y efectivo para evitar problemas con el colesterol, sólo un 60% lo lleva a la práctica, dato que se potencia a medida que aumenta la edad (70% entre la población de 65 años o más). “El problema es que la mayoría de las veces no se concreta o se dan por sabidas muchas cosas. Por ejemplo, qué es exactamente una alimentación equilibrada. No consiste en eliminar ciertos alimentos de nuestra alimentación, no es cuestión de cambiar los alimentos tradicionales por productos light. Tenemos que tratar de lanzar mensajes más claros y más directos a la población. Llevar una alimentación equilibrada va mucho más allá, pero a la vez es mucho más sencillo. Es decir, no tenemos porqué renunciar a una alimentación sabrosa, saciante y en definitiva apetecible para llevar una alimentación equilibrada. Romper esos mitos es quizás, una de las claves”, apunta la dietista-nutricionista Ana G. Cantos, experta en nutrición clínica y coaching nutricional.

En esta línea, al igual que se cuida la alimentación, hay que ejercitar el cuerpo realizando alguna actividad física. Según la encuesta realizada por ProActiv, 4 de cada 10 españoles (39%) afirman realizar ejercicio con algún tipo de dispositivo electrónico (pulsómetro, GPS etc) con el objetivo de reducir el colesterol. Sin embargo, pese a que la mitad de los ciudadanos hacen deporte, sorprende que sólo un 5% afirma haber contratado alguna vez un entrenador personal con el objetivo de reducir el colesterol. En este sentido, Mónica Correa, preparadora física indica: “Lo más importante es realizar ejercicio y llevar una vida activa alejada del sedentarismo. Pero un entrenamiento personalizado ayudará exponencialmente a conseguir resultados e impulsará a sacar los mayores beneficios de cada persona, teniendo en cuenta sus singularidades, patologías y características personales”.

Los alimentos funcionales, un gran aliado

Los alimentos funcionales son aquellos que contienen, además de su valor nutritivo, componentes biológicamente activos que aportan algún efecto añadido y beneficioso para la salud. Pero a pesar de las ventajas que tienen los alimentos funcionales, sólo un 14% de la población ha recibido recomendación médica para su consumo. Un dato que se contrapone con que más de seis de cada diez encuestados que conocen los alimentos funcionales creen que son buenos para prevenir enfermedades y reducir el colesterol. “El uso de alimentos funcionales nos puede ayudar mucho en este sentido. Por poner ejemplos concretos, aumentar el consumo de pescado azul, o frutos secos, ricos en omega 3 es una de las mejores estrategias para tratar de regular el colesterol de una forma natural. A veces es tan sencillo como introducir en nuestra alimentación productos tradicionales con propiedades muy beneficiosas pero que en muchas ocasiones son desconocidas. La información en este sentido es clave”, indica la dietista-nutricionista Ana G. Cantos.

Asimismo, según el estudio presentado en Semana del Corazón, los principales alimentos funcionales que se consumen para reducir el colesterol son bebidas como el té verde (62,3%) (18,8% del total) o leche enriquecida con Omega 3 (47,0%) (14,2% del total), galletas con alto contenido en avena (35,1%) (10,6% del total) y margarina vegetal (27,5%) (8,3% del total).

www.upfield.com