Luis Planas valora la internacionalización del sector agroalimentario como motor para la generación de riqueza y oportunidades

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha reiterado el apoyo del Gobierno de España para que las empresas agroalimentarias españolas sigan avanzando en la internacionalización, ya que es un sector clave para la economía española.

El ministro ha recalcado que su departamento seguirá trabajando para facilitar que la vocación exportadora española encuentre cauces que faciliten la consolidación y apertura de nuevos mercados. Se ha mostrado convencido de que la internacionalización es un motor para el desarrollo que aporta solidez y diversificación. Según ha puntualizado, el sector agroalimentario es estratégico y jugará un papel destacado en el comercio global de alimentos y bebidas, generando riqueza y oportunidades. “Es un sector de presente y de futuro”.

Luis Planas ha participado hoy en la presentación del libro “Internacionalización Empresas Alimentación Gran Consumo” de la Universidad Nebrija, un trabajo que muestra las diferentes experiencias de cuatro empresas del sector agroalimentario en su apertura a los mercados internacionales.

En su intervención, ha destacado la importancia estratégica que el sector agroalimentario tiene para España, que aporta entorno al 10 % del PIB nacional y genera más de 2,8 millones de empleos, con un tejido productivo que se extiende por todo el territorio nacional. También ha valorado la gran vocación exportadora de este sector, con un valor de 57.444 millones de euros en año móvil hasta agosto de 2021 y un incremento del 8,1 % respecto al mismo periodo del año anterior. Esto supone una aportación a la balanza comercial de cerca de 20.000 millones de euros de saldo positivo, un impulso que sitúa a España como cuarto mayor exportador agroalimentario de la Unión Europea y el octavo del mundo.

Planas ha añadido que la calidad de las producciones españolas ha sido la clave para crecer y ganar la confianza de muchos consumidores, también en el exterior. En la última década, las exportaciones agroalimentarias españolas han crecido un 66,7 %, mientras que las importaciones lo han hecho un 24,7 %. Y cada vez son más las empresas que exportan: en 2020, cerca de 18.000 empresas españolas exportaron productos agroalimentarios, un 18 % más que en 2011.

 

PRINCIPIO DE RECIPROCIDAD

De cara a la ampliación de los mercados, el ministro ha valorado la importancia de los acuerdos comerciales de la Unión Europea con países terceros, acuerdos que suponen una gran oportunidad para los productos españoles, pero también una competencia.

En este sentido, considera fundamental que se establezca un equilibrio entre los altos estándares de seguridad alimentaria, derechos laborales, bienestar animal y respeto al medio ambiente que se exigen a los productos comunitarios con los de procedentes de países terceros. Por ello, España está en permanente contacto con la Comisión Europea para que se cumplan las medidas recogidas en los acuerdos comerciales y para que incluya en ellos las “clausulas espejo”.

Ha asegurado que la digitalización e innovación van a resultar imprescindibles para seguir creciendo de una manera sostenible.