Al día

El futuro es de las ‘Progressive brands’

La pandemia global del COVID-19 ha determinado la aceleración de una tendencia que ya es una realidad y que, según la consultora Nadie, especializada en estrategia de marca e innovación, obliga a estas a otra forma de pensar y actuar.

En definitiva, a guiarse por una nueva visión.

 

El COVID-19 nos ha devuelto una certeza: somos vulnerables. Frente a esta realidad y dado que los sistemas deben perpetuarse, se impone una necesidad: las marcas deben encontrar su verdadero significado, el lenguaje apropiado y un nuevo contexto de referencia. Porque el marco que valía ayer, hoy ya no tiene vigencia. Nadie es la consultora especializada en estrategia de marca e innovación que acompaña a las firmas que comparten estas y otra certeza: el futuro es de las Progressive brands. ¿Pero qué significa este término?

 

Bienvenidos a nueva era

Quico Vidal, Founder & CEO de Nadie, ha acuñado un término que define a las compañías comprometidas con su tiempo, con el progreso de su sociedad, con el entorno y con sus clientes y trabajadores. Miran más allá porque su visión es radicalmente nueva. En palabras de Vidal: “Una marca ya no es solo una marca. Hoy la sociedad digital exige la construcción de nuevas identidades. Progressive brands son marcas articuladas en forma de nuevas culturas, nuevos lenguajes y nuevas formas de actuar. Guiadas por una nueva visión”.

Quico Vidal lidera un equipo de profesionales que dirige y conecta un potente ecosistema de colaboradores multidisciplinares: mentes brillantes unidas por una férrea cultura de la innovación, sabedores de que las marcas tienen biografía y son, hoy, entidades culturales. Ellos y ellas combinan el conocimiento académico y creativo, y desarrollan un trabajo de comisariado, planteando a sus clientes las preguntas adecuadas o abriéndoles puertas que nunca antes han explorado, capacitándoles para poder hallar ellos mismos las respuestas.

Nadie ayuda en el camino para alcanzar esa nueva visión que exige el futuro. Porque diseñar una marca significa realizar de manera consciente el cambio: investigar, analizar, aprender y extraer conclusiones  para actuar. Nadie les guía para desarrollar esa nueva visión. Les ayuda a ser “alguien”: avanzado y capaz de liderar su tiempo. A significar, realmente, en las vidas de sus equipos, de sus clientes y de su sociedad.

En este nuevo contexto post COVID-19, indica Vidal: “Hay que generar nuevas preguntas y protegerse de los vaticinadores automáticos que parecen poseer la bola de cristal del futuro. La sociología, la interpretación y el conocimiento no son igual a información, opinión o intuición”.

La consultora vio la luz en 2004 y ha firmado proyectos de éxito nacional e internacional. La pandemia global ha representado para ellos una oportunidad para iluminar la oscuridad y reflexionar acerca de aspectos tan relevantes como ese nuevo marco de referencia.

 

Un nuevo marco de referencia

El futuro es de las marcas capaces de responder a los nuevos entornos contemporáneos de incertidumbre empresarial, social y sobre todo personal, multiplicados por la transformación tecnológica. Ante los que necesitan adoptar un nuevo marco de análisis y actuación.

Se impone un enfoque humano. Las personas deben ocupar el centro: ante una sociedad cada vez más tecnológica, es preciso defender los valores humanos y sociales. Un ejemplo es la industria de la moda; ante su colapso, recuerda Vidal, “han acelerado su obligación de plantearse dinámicas de sostenibilidad, nuevas formas de producción, visión de género, etc.”

Este enfoque humano va ligado al compromiso con el futuro. Y en el futuro de las Progressive brands, únicamente de ellas. Además, existen otros valores indiscutibles: la sostenibilidad y una nueva sensibilidad. En relación a la primera, el fundador de Nadie explica que “lo incluye todo y es ya irrenunciable: no puede ser un departamento. Es tu compañía, su organización y estructura, sus relaciones, su producto, su comunicación. Lo es todo”.

En cuanto a la nueva sensibilidad, es la herramienta para alcanzar al nuevo consumidor. Se impone incluir en la ecuación factores que hasta ahora se habían ignorado y despreciado, o de lo contrario se aseguran la desconexión del presente y la irrelevancia. Nadie lo sabe y, por ello, integra en la innovación valores, emociones, actitudes, principios, hábitos, deseos, culturas. Es decir, los nuevos activos necesarios hoy para construir relaciones profundas y duraderas entre las personas y las marcas e instituciones.

 

Todo es política, todo es social

Lo demostró la anterior crisis, la de 2008; la nueva realidad impuesta por el COVID-19 lo corrobora, y empresarios y consumidores lo certifican. Porque el consumo está plagado de conexiones con el mundo que le rodea, incide en él, impacta en él. En él, todo es política, todo es social. Además, quienes lideran auténticas Progressive brands o aspiran a hacerlo saben que comprar y vender no lo es todo. Es decir, que una marca tiene que estar conectada a más cosas. “Necesitas más capitales en tu caja negra. Algunos lo llaman “la economía del significado”. Otros responsabilidad, compromiso o propósito. Las relaciones meramente económicas, los intercambios clásicos no sirven para definir las relaciones entre personas, marcas e instituciones en nuestra sociedad”, argumenta Quico Vidal.

Porque hoy los consumidores no solo compran productos; compran también culturas: formas de vida, formas de ser. Y tanto ellos como su sociedad exigen marcas respaldadas por compañías realmente a la altura de sus compromisos. Por eso la ‘Cultura de Marca’ ya no solo es interna: es ya una cultura compartida con el cliente más allá de los límites tradicionales, en todos los interfaces del negocio, la relación y la identidad. Es un vínculo superior. Más allá de la comunicación. Es identidad de la de verdad: ser y acción.

Sin pasar por alto, una última clave: “Tu gente, tu equipo, son tu marca. Y necesitas también una gran estrategia de engagement y fidelización para ellos”, concluye el director de Nadie, consultora especializada en estrategia de marca e innovación. Que vaya más allá de las palabras manidas y los documentos: son personas, necesitan realidades.

Nadie piensa diferente. Para construir marcas diferentes.