Cresta Colorada, una rosticería mexicana que combina pollos, mezcales y vinos naturales

Este establecimiento colorido y luminoso, ubicado en Enric Granados, está especializado en pollos y otros platos cocinados al horno de brasa al estilo mexicano, vinos naturales y cócteles con destilados de agave Con una excelente relación calidad-precio, Cresta Colorada tiene otras opciones como la cochinita, el aguachile de gambas, quesadillas de birria de ternera o platos típicos mexicanos como la sopa de tortilla

Abierto hace apenas cuatro años en pleno meollo de la calle Enric Granados, Cresta Colorada se ha convertido en un referente de la cocina mexicana en Barcelona gracias a su oferta de deliciosos pollos asados y carnes cocinadas al horno de brasa, entrantes variados y tacos. Todo ello, maridado con una pequeña selección de vinos naturales y destilados de agave procedentes de pequeños productores.

Este establecimiento acristalado, luminoso y alegre, con un divertido interiorismo de gran personalidad inspirado en las calles y mercados de México, tiene un precio de carta más que ajustado: se puede comer de maravilla por 20-25 €. Y además salir del local saciado y feliz, habiendo dado cuenta de alguno de los mejores mezcales del mercado.

La oferta es sencilla y todoterreno. Se puede escoger el Pollo pa’taquear, medio pollo servido con cuatro tortillas de maíz caseras hechas al momento,  frijoles, aguacate, salsa tatemada, salsa roja y cebolla xnipec (14,50 €), y por el otro el Pollo Cresta Colorada, también medio pollo con patatas asadas bañadas en salsa de chipotle ranch (11,90 €).

Otras opciones interesantes para quienes no les apetezca pollo es la Arranchera del Cholo (18,60 €), 200 g de filete de entraña marinada y cocinada en el horno de brasa, acompañada de queso fundido, guacamole, chiles toreados, salsa de molcajete, salsa verde y tortillas recién hechas. O la Milanesa de Ternera, filete de rib eye rebozado en panko, servido con salsa de molcajete y puré de patatas ahumado.

Todo ello, acompañado de salsas a elegir (todas hechas en casa) para ponerse las botas: tomatillo, habanero, BBQ Mezcal, Salsa Macha, Chile de Árbol (picante) y mole (cacahuete). Y con un buen número de entrantes a elegir: tacos de carnitas, de aguacate frito, de rib eye o de pollo frito; quesadillas de birria de ternera, guacamole, empanadas, patatas al carbón, mollejas cantineras a la brasa, tostada de ceviche de coliflor y otras muchas especialidades ideales para compartir.

Es lo que recomienda uno de sus propietarios, el mexicano Cayetano Zertuche: “Aunque mucha gente viene a por su medio pollo, nosotrosrecomendamos compartir un pollo y combinarlo con otros entrantes para poder probar más cosas de la carta”. Una carta inspirada en los locales mexicanos que encontramos en ciudades como San Francisco.

De hecho, el local nació en 2019 con la mirada puesta en los restaurantes mexicanos de moda en esta ciudad, en la que reside uno de los socios, y pretende ofrecer la auténtica cocina popular mexicana. “Nuestra intención ha sido desde el principio dar de comer como se come en México. Ni más ni menos”, explica Zertuche.

Él mismo reconoce que muchos comensales no esperan encontrar una carta de vinos naturales en un local de inspiración popular como es Cresta Colorada, pero que desde el principio los socios tuvieron claro que esta elección iba a ser un puntal del restaurante.

“Los vinos naturales quedan bien con este tipo de cocina especiada”, explica Zertuche, siempre dispuesto a recomendar vinos a todos aquellos comensales intrépidos. Quienes, sin embargo, no conciban estar delante de un pollo al estilo mexicano o de unos tacos sin tener en la mano un buen cóctel a base de tequila o mezcal, no pueden dejar de consultar la carta de cócteles y de destilados de agave del local, donde nos asesorarán sobre todos los secretos de este licor tan especial. Para Zertuche, esta apuesta tiene coherencia con el resto de la carta: “Tanto los vinos naturales como los mezcales se caracterizan por la pequeña producción y la elaboración artesanal: una filosofía similar que casa muy bien con la propuesta de Cresta Colorada”. Estos pueden
degustarse en chupito (3 cl) , caballo (6 cl) o en forma de cócteles, perfectos para maridar con la carta: desde el Negroni Colorado al Margarita, el Margarita Mezcal o el Paloma, todos deliciosos.

Los postres, todos caseros, siguen la misma línea que el resto de la carta. Tanto su flan de elote como el cheesecake de maracuyá o las tartas están elaborados de forma artesanal con ingredientes de la mejor calidad.