Al día

La creación de la Asociación Cunícola Europea impulsa el año más europeo para la Carne de Conejo


La Dieta Mediterránea es uno de los pilares de Europa, y la carne de conejo es fundamental dentro de la misma. En su producción se mezcla la tradición con el sistema de producción europeo, que defiende los estándares más estrictos para garantizar la seguridad alimentaria y el bienestar de los animales. Por ello, los valores que representa la carne de conejo se identifican con los de la Unión Europea.

Todos estos valores son los que se defienden cada 9 de mayo cuando se celebra el día de Europa. Un día que este año es aún más importante para la carne de conejo, ya que se ha logrado la creación de la Asociación Cunícola Europea (ERA por sus siglas en inglés) con la que se busca representar los intereses del sector cunícola en Bruselas.

El objetivo principal de ERA (European Rabbit Association) es dar respuesta común a los problemas del sector, especialmente de cara a la revisión de la reglamentación sobre el bienestar animal en el marco de la estrategia “de la granja a la mesa”. En ERA están representados los cunicultores y transformadores de carne de conejo de España, Francia, Italia, Portugal, Hungría, Polonia, Bélgica, Países Bajos, Alemania y República Checa.

 

Un éxito para INTERCUN

Para la organización interprofesional INTERCUN, la creación de ERA es ya un éxito para el sector cunícola español y europeo. A este respecto, la directora de INTERCUN, Mari Luz de Santos, destaca que “gracias a esta Asociación podremos lograr mejores condiciones para el sector, ya que conseguiremos definir una línea de actuación conjunta en temas clave como la estructura y organización productiva”.

 

Un sistema de producción regido por los estándares europeos

La normativa europea de producción agroalimentaria es probablemente la más estricta que existe. La alimentación europea se considera una norma mundial para alimentos que son inocuos, abundantes, nutritivos y de alta calidad.

En este sentido, la carne de conejo llega al consumidor con todas las garantías de calidad, seguridad alimentaria y bienestar animal que representa su origen europeo y, de hecho, son los numerosos beneficios que implica su consumo habitual, lo que ha motivado que la Unión Europea haya puesto en marcha programas de promoción del consumo para recuperar su presencia en la cesta de la compra de todos los europeos.