Al día

Consejos para combatir la inflación y ahorrar en tu lista de la compra

Según la Oficina Nacional de Estadísticas de Reino Unido, una persona gasta una media de 123 euros mensuales en hacer la compra, una cantidad que supone casi 1.500 euros cada año. Debido al clima económico marcado por la inflación que se atraviesa actualmente, productos cotidianos como los alimentos han sufrido un aumento del 15,3% en sus precios en el mes de noviembre, lo que, unido a otros problemas como el malgasto de dinero en productos de limpieza, provoca que hacer la compra cada vez resulte más complicado. Por ello Inokem, la startup de productos de limpieza ultraconcentrados y 100% biodegradables ha elaborado una serie de consejos para ahorrar lo máximo posible en tu compra semanal.

Sé previsor, planifica tus compras con una lista

Uno de los mayores errores a la hora de realizar una compra es acudir al supermercado sin una idea concreta de lo que se necesita. Este hecho aumenta la probabilidad de que salgas de tu presupuesto y de que el gasto en la compra sea mucho mayor del que debería. Realizar un inventario semanal, planificar el menú o establecer un presupuesto máximo para ella antes de acudir al supermercado ayudarán en gran medida a no excederte a la hora de hacer la compra.

La gran trampa de los productos de limpieza convencionales

La mayoría de los productos de limpieza que se encuentran en los supermercados utilizan una fórmula similar para obtener beneficios, adquieren los productos de limpieza concentrados, los diluyen en agua y los venden listos para usar, logrando así una mayor cantidad de producto y de ingresos.

El principal problema de esta técnica para los compradores es que el precio por litro se dispara, ya que, un estudio realizado por Inokem, ha demostrado que los consumidores gastan casi 3 euros más por cada litro de producto listo para usar comprado en el supermercado que si adquirieran el producto ultraconcentrado y lo diluyeran ellos. Un hecho que supone unas pérdidas de hasta 240 euros al año.

La principal solución a este problema es apostar directamente por detergentes ultraconcentrados y diluirlos en agua, ya que, la durabilidad de un envase de este producto equivale a una media de 40 de los detergentes convencionales. Además, en el caso de Inokem, sus productos ultraconcentrados son también ecológicos y creados a partir de materias primas biodegradables, lo que rompe con la creencia de que los productos de limpieza sostenibles son más costosos. Por ejemplo, un producto ultraconcentrado de Inokem tiene un coste de 0,17 euros el litro, mientras que su alternativa más barata en el supermercado cuesta 1,94 euros el litro.

Además, los productos de limpieza también pueden ayudar a ahorrar en la factura de la luz. El uso de detergentes específicamente creados para su uso a bajas temperaturas reduce los gastos mensuales en este tipo de tareas. Por ejemplo, una lavadora con una capacidad de lavado de 12 kg y considerando una media de 100 ciclos al año de clase G tiene un consumo energético anual de 113 kWh, lo que equivale a un gasto anual de 24 euros.

Busca productos de temporada

Cada periodo del año tiene sus productos de temporada. Durante esta época, se producen una gran cantidad de ellos, por lo que el precio de venta al público baja considerablemente. Entre estos alimentos no solo se encuentran frutas o verduras, sino que también se pueden encontrar pescados o mariscos. Consultar un calendario de los productos de temporada que existen cada mes y adaptar la lista de la compra a ellos puede suponer un gran ahorro en el gasto semanal.

No te olvides de revisar los estantes inferiores

Las cadenas de supermercados también utilizan trucos a la hora de colocar los productos en sus estantes. Normalmente, los artículos que se encuentran a la altura de los ojos y de las manos son los que más llaman la atención de los compradores, por ello, los supermercados colocan en esos lugares los productos que mayor beneficio van a reportarle, y que, normalmente, también son los más caros. Debido a esto, es altamente recomendable comprobar los artículos que se encuentran en la zona inferior de las estanterías, ya que, normalmente, suponen una opción más económica para los bolsillos.