Al día

ANICE destaca el estricto cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene de la industria cárnica española durante la crisis sanitaria

Algunos casos de coronavirus en mataderos de distintos países europeos han puesto el foco en el conjunto de las prácticas del sector cárnico, también en España.

Desde la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE) queremos señalar que todas nuestras empresas desde el inicio de la crisis sanitaria hemos trabajado para garantizar el abastecimiento de la población y hemos cuidado de la integridad y seguridad de nuestros trabajadores.

En este sentido, ANICE quiere manifestar que nuestras industrias cumplen estrictamente con todas las medidas de seguridad e higiene, establecidas por el Ministerio de Sanidad.

De hecho, la industria cárnica española, que de forma habitual cumple con unas medidas de seguridad de lo más restrictivas, también ha implementado las obligaciones adicionales establecidas en la normativa emitida por el Gobierno desde la declaración del Estado de Alarma, llevando a cabo un doble ejercicio de seguridad con el fin de evitar contagios y continuar con la producción.

Asimismo, gracias a los controles sanitarios que se realizan en la entrada de las plantas de producción, las empresas son capaces de identificar posibles contagios y, dado el caso, actuar en consecuencia siguiendo el protocolo establecido por el Ministerio de Sanidad.

Además, los Servicios Veterinarios Oficiales de las Comunidades Autónomas, competentes en esta materia, han seguido controlando el cumplimiento de los requisitos establecidos por la normativa de seguridad alimentaria y los nuevos protocolos implementados para prevenir el contagio por COVID-19, verificando que se cumplen todas las medidas de higiene necesarias en las instalaciones de las industrias cárnicas.

Por todo ello, queremos destacar que los contagios en los trabajadores de la industria cárnica podrían producirse fuera del centro de trabajo, si no se respetan las indicaciones de la autoridad sanitaria como es la distancia social y el uso de mascarillas, entre otros. Es fundamental seguir manteniendo las medidas de seguridad fuera de los centros de trabajo, teniendo en cuenta que los trabajadores en los mataderos, como en el resto de las industrias cárnicas, están protegidos por los equipos de protección individual.

Por último, desde ANICE mostramos nuestro máximo respeto, reconocimiento y apoyo a las personas que hayan contraído la COVID-19, recordando que el riesgo cero no existe y por tanto hay que seguir cumpliendo de manera estricta las recomendaciones de seguridad marcadas por la autoridad sanitaria.