Al día

Restalia vuelve a proteger a su red de franquiciados y anuncia medidas protectoras del suministro y de no subida de precios de materias primas

José María Capitán, fundador y presidente ejecutivo de Restalia Holding

Restalia, compañía líder en restauración organizada propietaria de 100 Montaditos, La Sureña, The Good Burger -TGB-, Panther Organic Coffee y Pepe Taco, a la luz de las últimas noticias sobre la crisis de suministros  y la subida de precios que está afectando cada vez a más sectores, ha creado dentro de su plan de contingencia un Comité de Seguridad para velar por la seguridad de su red de franquiciados. Este Comité tiene dos objetivos principales, no registrar subidas de precios en las principales materias primas para sus franquiciados durante los próximos meses ni perjudicar a los clientes de las enseñas y llevar a cabo un análisis reforzado de la cadena de suministros de los productos.

“Restalia como franquiciadora trabajará siempre para optimizar la posición de los franquiciados, así como para proteger la política comercial y promocional que la ha hecho ser acíclica durante más de 20 años” declara José María Capitán, fundador y presidente ejecutivo de Restalia Holding; y añade “nuestra prioridad es velar por los intereses de nuestros franquiciados, ya que son el corazón de nuestro negocio”. 

El Comité que se puso en marcha a raíz de que empezaran a sonar las primeras voces de alarma sobre la carencia de materias primas y la consecuente subida de precios, está integrado por equipos del Grupo de Seguimiento del COVID y del Departamento Central de Compras de Restalia dirigido por Eduardo Muñoz, Director del Departamento de Compras, Logística y Calidad. Este Comité analiza de manera continua la cadena de suministros de las marcas en coordinación con todos los proveedores para tener una visibilidad 360º de la situación de los productos, lo que permite un seguimiento del proceso, desde las materias primas hasta el transporte y la logística de reparto de estas, tomando medidas oportunas junto con los proveedores para que los eslabones de la cadena funcionen adecuadamente. Y lo más importante, vigilar el incremento del coste que las eventuales incidencias que plantea el mercado, puedan suponer para sus franquiciados. “Nuestro objetivo es que la crisis mundial de abastecimiento no la sufran nuestros franquiciados ni nuestros clientes, por eso vimos clara la necesidad de organizarnos en cuanto fuimos conscientes del alcance que podría tener esta crisis y por ello creamos este Comité de Seguridad, para velar por los intereses de todas las personas que conforman este grupo y, sobre todo, de nuestros franquiciados”.

 

Adelantarse a la inflación. Así, Restalia anuncia que no cesa en su lucha por ofrecer seguridad y estabilidad a sus franquiciados y porque la recuperación económica y los objetivos que buscan conseguir tras el periodo de pandemia no se vean perjudicados por los escenarios inflacionistas de los que se hace eco el mercado en las últimas semanas.

Todo lo anterior sin olvidar la prioridad de mantener la oferta Smartcost a sus clientes. “El problema de la inflación es que se pierde competitividad y, sobre todo, la pérdida de poder adquisitivo de las familias. Lo fácil sería trasladar estos problemas al cliente final, pero nuestro objetivo, como una empresa franquiciadora consolidada y a la altura de la situación actual, es seguir manteniendo una oferta competitiva como siempre para nuestros clientes y además conciliarla con los objetivos e intereses de nuestros franquiciados”.