La nueva gastronomía postpandemia: Las dark kitchen ya mueven 740 millones y un crecimiento del 65% anual

Barcelona Culinary Hub ofrece el máster “Innovación, Emprendimiento y Gestión Culinaria” para los interesados en este cambio de modelo de negocio

Las grandes ciudades y su ritmo tan acelerado han cambiado todos nuestros hábitos gastronómicos y de ocio. La pandemia y el cierre de a hostelería al público ha hecho que los negocios se lancen a la comida a domicilio como un recurso imprescindible. Y el concepto de Dark Kitchen se establece para modificar el modelo gastronómico tradicional: Un negocio que mueve 740 millones de euros sólo en España y, según datos de JustEat, este 2021 superará los 900 millones, y los 1.300 millones en 2023.

“Estamos en datos de crecimiento entorno del 65% anual”, sostienen fuentes de Barcelona Culinary Hub, centro de formación gastronómica online: “El sector va encaminado hacia esta nueva modalidad, y los centros formativos especializados en gastro hemos de trabajar para que los nuevos profesionales lo hagan con el máximo conocimiento y profresionalidad”.

Pero, ¿qué son las dark Kitchen? ¿Cómo funcionan?

Son las conocidas como cocinas fantasma o restaurantes fantasma donde no hay mesas ni camareros y no se puede ir a comer allí físicamente. En ellas, se preparan los platos que después se reparten a domicilio. Esto supone un cambio y evolución en el modelo de negocio de la hostelería. Y también, un importante paso adelante en el sector de la comida a domicilio. Desde su invención no han dejado de crecer y cada vez son más los locales que se suman a esta tendencia.

El concepto de las “dark kitchen” nació hace un par de años en Inglaterra a causa del elevado coste de los alquileres de negocios en la capital británica. Son cocinas que suponen un nuevo sistema de comercio electrónico donde el cliente adquiere sus productos, en este caso sus platos, y los disfruta en su casa.

Además, este tipo de negocios cuentan con gran número de ventajas como: La reducción del coste de mesas o vajillas ya que no hay clientes físicos en el local; se produce un refuerzo muy importante en la logística de entregas a domicilio pudiendo optimizar más.