Luis Planas destaca el papel pionero del Comité de Gestión de Cítricos en la apertura de las exportaciones agroalimentarias españolas

El ministro de Agricultura Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha destacado hoy el papel pionero desempeñado por el Comité de Gestión de Cítricos en la apertura y ampliación de las exportaciones agroalimentarias españoles desde su creación, en 1972, y el esfuerzo por mantener la unidad de todos los agentes del sector.

En el acto de conmemoración del 50 aniversario de la creación del Comité de Gestión de Cítricos e inauguración de su nueva sede, el ministro ha remarcado en sus palabras de felicitación que se trata “sin duda de uno de los mejores instrumentos de los que ha dispuesto el sector agrario español” para abrir mercados en el mundo. Como ejemplo más ilustrativo, ha destacado que desde el año 1986, cuando se produjo el ingreso de España en la Unión Europea (UE), se han duplicado las exportaciones de cítricos españolas y que el sector juega hoy una posición de liderazgo en la comercialización de productos frescos en el mundo, que es necesario mantener, para lo que ha asegurado que cuenta con el apoyo del Gobierno y de las demás administraciones públicas.

En el acto conmemorativo, al que ha asistido también el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, el ministro ha recalcado la importancia de la colaboración institucional y ha reconocido el esfuerzo del Comité de Gestión de Cítricos por conseguir todos estos logros desde el trabajo común entre las empresas, asociaciones y organizaciones de productores e interprofesionales.

Entre otros éxitos colectivos, el ministro ha destacado el “importante logro” que ha supuesto conseguir, desde el pasado mes de julio, la aplicación del tratamiento en frío en la Unión Europea a las naranjas importadas de terceros países, como medida para evitar la posible entrada de la plaga de la polilla del naranjo.

También se ha referido a la importancia de establecer cláusulas espejos en los acuerdos comerciales entre la Unión Europea (UE) y terceros países para que se exijan a estos las mismas condiciones de producción que las producciones intracomunitarias.

PROMOCIÓN

Planas ha insistido en la necesidad de realizar campañas de promoción y ha mencionado los buenos resultados de la realizada en Canadá, fruto del convenio de colaboración firmado entre el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) y el ministerio en 2020, que es posible ampliar y extender a otros países.

También ha defendido la diferenciación de las producciones y la necesidad de “avanzar en los mercados de terceros países que aún no están abiertos” a los cítricos españoles y, a la vez, de mantener los actuales.

A su juicio, para generar suficiente impacto en el exterior, son necesarias grandes y continuas campañas de promoción. El sector agrario y, en particular, el citrícola cuentan para ello con potentes instrumentos de apoyo, entre los que ha destacado, además del convenio suscrito con el ICEX dentro de la estrategia “Alimentos de España”, los programas europeos de promoción, que en 2023 tienen un presupuesto reservado de 19 millones de euros solo para frutas y hortalizas.

También ha hecho referencia al plan de consumo de fruta en las escuelas, que en España cuenta con un presupuesto de 12,9 millones de euros por curso escolar.

El ministro ha animado al Comité de Gestión de Cítricos a que mantenga su contribución a la vertebración vertical del sector a través del impulso de la interprofesional Intercitrus para aumentar su competitividad y rentabilidad.

Con el mismo propósito, ha alentado a todo el sector citrícola a que continúe con el desarrollo del asociacionismo horizontal en torno a cooperativas y a organizaciones de productores para conseguir mejorar el valor añadido de los citricultores, con unos precios justos en origen y una mejor comercialización.