Al día

Especialidades Ferrero: Ahora… ¡estamos de vuelta!


Tras la habitual retirada estival para conservar su calidad y frescura, las especialidades Ferrero regresan al mercado.

Una vez más, la primera degustación se convierte en el momento más esperado por los consumidores. 

Con el fin de mantener la extraordinaria calidad de sus productos, el grupo Ferrero no comercializa sus especialidades durante el verano. Por este motivo, su retorno al mercado supone un momento crucial para los consumidores: la primera degustación de sus deliciosas recetas se convierte en un instante único y esperado, una experiencia inigualable para los amantes de las especialidades Ferrero.

El calor: el enemigo del chocolate

En su firme compromiso por la calidad, la frescura y el respeto al consumidor, el grupo Ferrero es la única empresa del sector que retira sus productos con chocolate durante la época estival. El calor podría dañar la extraordinaria calidad de sus especialidades, por lo que la marca apuesta por la retirada con el fin de ofrecer siempre a sus consumidores la mejor experiencia de sabor. La calidad y la frescura son los valores fundamentales de la compañía; con la desaparición de sus productos durante la época de más calor, Ferrero demuestra el amor por su trabajo y el respeto absoluto por el cliente, en el que centra todos sus esfuerzos.

Ahora… ¡estamos de vuelta!

Tras la pausa veraniega, y una vez desaparecido el calor, las especialidades Ferrero vuelven al mercado: un momento muy esperado por los consumidores cuya fecha varia cada año según las temperaturas estacionales. La marca elige el
instante propicio para que el consumidor vuelva a descubrir el sabor, la frescura y el aroma de siempre; basta probarlos para darse cuenta que la espera ha merecido la pena y reconocer que se trata de productos únicos elaborados de una manera diferente.

Ferrero Rocher: Una experiencia de sabor única con capas llenas de contrastes

 

Mon Chéri:
Un placer intenso que te envuelve

Una combinación de ingredientes extraordinaria que se mezclan logrando una armonía única: una deliciosa cereza envuelta en un cálido abrazo de licor con todo el sabor intenso del chocolate negro. Un pequeño placer en el que participan todos los sentidos.

 

Pocket Coffee:
El estímulo del verdadero café expreso para no bajar nunca el ritmo

Una especialidad con un corazón líquido de café 100% arábica cuidadosamente seleccionado entre las mejores variedades, envuelto en 3 capas de chocolate negro y una corteza de azúcar que conserva todo su aroma para que se mantenga perfecto, como el café recién hecho.

 

Rondnoir:
La perla negra

La nueva especialidad de Ferrero supone un verdadero placer para los amantes del chocolate fondant: contiene una perla de chocolate negro en su interior envuelta de un delicioso relleno de crema de cacao, un barquillo crujiente con más chocolate negro y está recubierto de granos de chocolate. Rondnoir llega a los lineales para convertirse en la perla negra de las especialidades Ferrero.

 

Raffaello:
Puro placer para todos los sentidos

La única especialidad sin chocolate y que se mantiene en los lineales todo el año: una almendra crujiente sumergida en un delicioso relleno de crema dentro de un barquillo recubierto de deliciosos copos de coco. Una especialidad blanca y refinada, delicada y pura, que constituye un regalo sincero para expresar nuestro afecto en cualquier ocasión.

 

 

Disfruta de la primera degustación

En definitiva, la vuelta a los lineales de las especialidades Ferrero pone de maniesto que sus productos son el
resultado de combinar un talento indiscutible con un riguroso proceso de creación. El resultado: una experiencia multisensorial realmente única en la que participan la vista, el olfato y el gusto; una delicia sin igual fruto de un trabajo hecho con pasión que mima cada especialidad como si fuese creada individualmente. Una experiencia esperada y exclusiva para los amantes de la marca que tienen la oportunidad de redescubrir el inigualable aroma, textura y sabor de todas las especialidades.

 

Paco Roncero reinterpreta las especialidades Ferrero


Pocket Coffee: un pequeño snack dulce, amargo y picante

Se trata de una fina lámina de chocolate con una esfera líquida de café cien por cien arábica – como el corazón del Pocket Coffee – y un cremoso chocolate acompañado de un toffee y un gel de café. Roncero ha querido sorprender con este pequeño snack proporcionando un toque salado: una palomita empanada con shichimi, una mezcla de seis especias japonesas con un puntito de picante. De esta forma, en la interpretación de Pocket Coffee, hemos podido degustar sabores dulces, amargos y picantes.

Rondnoir: helado de chocolate crujiente

Crujiente, cremoso, color marrón; la reinterpretación de Roncero de la perla negra de Ferrero refleja un cono de helado de caramelo de chocolate, con una galleta muy fina parecida al barquillo que aporta un toque muy crujiente. También encontramos un “shoot” de chocolate blanco y chocolate negro. Y terminamos con una crema aérea de foie muy ligera, ya que el chocolate y el foie forman una combinación perfecta.

Raffaello: la estrella blanca de coco

Paco Roncero se ha imaginado la especialidad blanca de la marca como una estrella de chocolate con coco con un fondo de pasta katai, simulando la piel del coco. La estrella aparece rellena de una crema de coco, vainilla, agua de coco, praliné de almendra tierna, almendras tiernas cocinadas con vainilla y leche y crema de mantequilla con un poco de azúcar glass. Y, por encima, la estrella se cubre con un polvo de coco, así como con una deliciosa crema de mantequilla con más azúcar glass.

Mon Chéri: un doble cocktail de cereza

El chef ha querido ofrecer en su interpretación de Mon Chéri dos cócteles: el primero en copa tradicional y el segundo, una cereza. El cóctel tradicional es una base de licuado de jengibre, zumo de lima y yuzu, y un poco de ginebra, con un cuarto de amarena en el fondo. La terminación final consiste en una espuma de tónica. Además, Roncero ha realizado su propia simulación de la cereza: el producto está relleno de un puré de cerezas y amarena, ron y zumo de naranja; mientras la base de fuera - la película que la recubre para darle el toque crujiente - es un chocolate negro al 70%.

Ferrero Rocher: el cupcake que se derrite en el paladar

Para finalizar, Roncero imagina que Ferrero Rocher es un cupcake que tiene una base de praliné de avellana, crema de avellana, un cremoso de chocolate y avellana tostada, una avellana garrapiñada y una espuma de avellana. Todo ello cubierto por una cúpula de chocolate y avellana garrapiñada, unos copos de oro y el papel que lo envuelve, hecho con obulato, es un caramelo de cacao. El obulato es un papel muy fino hecho a base de almidón de patata, aceite de girasol y lecitina de soja. Tratado con azúcar de polvo de cacao, se espolvorea y se mete al horno para hornear. Una vez entra en contacto con la boca, que está húmeda, el papel desaparece.