Al día

Casi la mitad de los europeos contempla viajar fuera de sus fronteras y tres de cada cuatro españoles opta por destinos nacionales para sus viajes

Ya es definitivo. España ha confirmado la lista elaborada por la Unión Europea que incluye 15 países considerados seguros a los que reabrirá sus fronteras entre el 2 y el 3 de julio, cerradas desde mediados de marzo.

Una reapertura que reduce la actual situación de incertidumbre que amenaza al turismo, uno de los pilares económicos de España, segundo país que más visitantes extranjeros recibe del mundo, sólo por detrás de Francia. Pese a los pronósticos iniciales, la situación parece reversible y esperanzadora. Un estudio publicado recientemente por Oliver Wyman* revela que los turistas españoles son los europeos más comprometidos con la reactivación del sector turístico local (52%), y por ello, la gran mayoría optará (72%) por destinos nacionales una vez se levanten las restricciones de vuelo y finalice el brote de Covid-19. Una buena noticia que se une a la disposición de más de la mitad de los europeos (57%) a viajar igual o más de lo previsto hasta finales del año 2021.

 

El sector turístico nacional confía en el retorno de los turistas europeos, sobre todo alemanes, ingleses y franceses

En 2019, visitaron España 83,7 millones de personas, un 1,1% más que el año anterior, donde los meses de julio, agosto y septiembre concentraron el mayor volumen de turistas, 29 millones (35%). Durante ese periodo de tiempo, Reino Unido fue el principal país emisor, casi 6,4 millones de ingleses visitaron España durante los meses de verano, lo que supone un 22% del total, seguido de Francia y Alemania que aportaron 4,4 y 3,6 millones de visitantes, respectivamente. ***.

Según el análisis de Oliver Wyman sobre el comportamiento del turismo en los principales países emisores de turismo para España, tras meses de confinamiento, los ánimos están mejorando y los turistas europeos confirman su intención de viajar igual o más de lo planeado una vez se levanten las restricciones de vuelo, es decir, a partir de mañana. Hasta un 66% de los alemanes tiene planeado viajar más o igual que antes de la pandemia, seguido del 63% de los ingleses, el 60% de los italianos y más de la mitad (53%) de los franceses.                                                                                 

En cuanto al destino elegido, España se posiciona como el primer mercado europeo en el que los turistas nacionales elegirán el turismo doméstico (72%), seguido de los viajeros italianos (63%) franceses (49%), alemanes (48%) e ingleses (41%). El principal motivo es la creencia de que la situación de la pandemia es más grave a nivel internacional y quieren apoyar la industria turística local. Como cabe esperar, los italianos son los más concienciados con el apoyo local a este sector económico (45%), seguido de los franceses (36%), los alemanes (26%) y, por último, los ingleses (18%).

A pesar de la preferencia generalizada por el turismo doméstico, se mantiene la esperanza: el 46% de los europeos contempla la posibilidad a viajar fuera de sus fronteras, entre ellos, los principales países emisores de turismo para España: el 59% de los ingleses valora desplazarse a cualquier destino a nivel internacional, seguido del 52% de alemanes, más de la mitad de los franceses (51%) y el 37% de italianos.

 

Los españoles confían en las directrices ofrecidas por el Gobierno a la hora de viajar

La capacidad de dar certidumbre en materia de salud y seguridad será fundamental para la reconstrucción de la confianza de la sociedad, y, en particular, para reactivar el sector del turismo. Para el 64% de turistas españoles es crucial que la OMS y el Gobierno levanten las restricciones para que se animen a viajar. De hecho, los españoles son los europeos que más confían en las directrices ofrecidas por el Gobierno a la hora de viajar, solo por debajo de UK (65%). 

Una vez levantadas las restricciones, quedaría un pequeño margen de la sociedad (14%) que espera a la puesta en circulación de la vacuna para reanudar sus viajes, un porcentaje inferior a Italia (17%). Los franceses son los menos preocupados (8%) por la aparición de una vacuna que les permita viajar sin medidas de seguridad.

 

Los españoles prefieren los destinos nacionales donde se garantice el precio y las máximas medidas de higiene

Los viajes de ocio han sido los verdaderos castigados de estas crisis. A la incertidumbre ante la total garantía de medidas en materia de salud y seguridad instaurados por aviones, trenes o en los propios hoteles, se une el miedo a un nuevo rebrote del COVID-19, y ambos temores ocasionan que más de la mitad de los españoles encuestados (54%) planeen disminuir los viajes por placer, frente al 44% de los europeos.

La pandemia modificará la elección del destino y la forma de viajar para el 47% de los europeos, sobre todo ha incidido en el comportamiento de españoles (43%) e italianos (77%), donde el brote de Covid19 ha sido más acuciado. En este sentido, casi tres de cada 4 turistas españoles optarán por destinos nacionales– solo el 7% tiene intención de desplazarse al extranjero – mientras que, en Europa, la elección será un mix entre destinos nacionales (54%) e internacionales.

Y es que los españoles están más concienciados con el apoyo al sector turístico local (52%) que sus homólogos europeos (38%), saben que representa uno de los principales sectores económicos de España, que supone el 12,3% del PIB y que de su recuperación dependen 2,62 millones de puestos de trabajo, entre puestos directos e indirectos**. Además de una mayor concienciación, la elección de destinos nacionales está causada por la preocupación económica, que inquieta al 14% de los españoles, frente al 12% de los europeos. En cuando a las preferencias de los españoles a la hora de viajar a destinos nacionales, los turistas españoles se sienten más cómodos alquilando un coche particular (62%), alojándose en un hotel (61%), volando (54%), cenando en un restaurante (55%), y viajando en tren (54%), que asistiendo a eventos multitudinarios (34%).

A la hora de comprar un billete de avión, los españoles priman, por encima de todo, el precio (76%) y las medidas de seguridad e higiene implementados por las aerolíneas (75%). En tercera posición quedaría la percepción de cómo maneja la crisis sanitaria la compañía aérea en cuestión (67%), frente a descuentos y promociones (19%) o la experiencia a bordo (10%). Factores determinantes, sin embargo, para los ingleses (81%), franceses (72%) y alemanes (77%), destacan el tema monetario como requisito fundamental a la hora de comprar un billete de avión. Los italianos son los que menos dan importancia al precio del billete de avión (67%)

A la hora de buscar hospedaje, la inmensa mayoría de los turistas españoles (80-90%) prefieren quedarse en un hotel o en un alojamiento privado, como las casas de amigos y familiares, siguiendo el comportamiento europeo. Sin embargo, el 60% de los españoles pretenden optar por el alquiler de apartamentos. La limpieza (72%), el precio (64%), la percepción de cómo maneja la crisis sanitaria el establecimiento en cuestión (52%) y la ubicación (40%) determinarán la decisión de los españoles a la hora de elegir hotel.

Cabe destacar que la mayoría de los españoles se fía completamente de los protocolos de higiene de su aerolínea de confianza (82%), del mismo modo que confían en las medidas de higiene implementadas por su hotel de confianza (83%), un porcentaje muy superior a los europeos encuestados. Incluso a la hora de escoger una aerolínea para un vuelo internacional, confiarían en una compañía aérea nacional (59%).

 

La nueva movilidad: el vehículo particular

La pandemia no solo ha trastocado los planes de viajar para los españoles, si no la modalidad de desplazamiento. Tanto en España (14%) como en Europa (19%), la modalidad de transporte que más se incrementará es la conducción de vehículos particulares, propios o alquilados. Donde más se incrementará su uso, con diferencia, será en Italia (26%). En detrimento del transporte público, taxis o vehículos compartidos. La mayoría de los españoles (60-70%) junto con los italianos y los franceses, desconfía de los medios de transporte públicos y los lugares concurridos.

En cuanto al transporte de larga distancia, el 70% de los españoles optarán por el avión y el tren, e incluso podrían incrementar su frecuencia en la etapa post COVID-19, mientras que reducirán sus viajes en cruceros, autobuses de larga distancia, o autobuses turísticos.

www.oliverwyman.es