Al día

Automatice las devoluciones con Inventory Quarantine


La reapertura gradual de las tiendas de ropa exige contar con un entorno seguro tanto para los empleados como para los clientes. En respuesta a las numerosas cuestiones relacionadas con la gestión y la manipulación de las devoluciones en los probadores, las tiendas y los centros de distribución, Checkpoint Systems ha lanzado Inventory Quarantine (IQ), un software compatible con cualquier tecnología.

Esta solución SaaS puede funcionar de manera autónoma o integrada, y ayuda a las tiendas a poner automáticamente en cuarentena su stock siguiendo un «patrón de retención» de varias horas, de modo que los clientes que visitan la tienda física o la página web no puedan ver esos artículos.

Así pues, esta sencilla y eficaz solución permite que las tiendas puedan procesar las devoluciones de acuerdo con las recomendaciones gubernamentales basadas en la persistencia del coronavirus en las prendas y sus envoltorios, para poner a la venta solo aquellos artículos que se consideren seguros, de modo que se pueda maximizar la facturación a la vez que se minimizan los riesgos para la salud.

 

Tener éxito en la «nueva normalidad»

El software de IQ identifica los artículos devueltos en los centros de distribución, las tiendas e incluso los probadores, y pone en marcha el «reloj» virtual de la cuarentena. Una vez activado ese reloj, los artículos permanecen en la que haya designada como «zona segura» por el retailer, hasta que finalice el periodo de cuarentena. Y cuando ese periodo llega a su fin, se envía una alerta a los empleados para que sepan que los artículos vuelven a ser seguros para la venta.

Según Adobe Analytics, durante la pandemia causada por el coronavirus, las ventas online de ropa aumentaron un 34 %, y ACI Worldwide ha calculado que numerosas categorías de ventas online experimentaron un aumento de hasta un 74 % desde marzo. Pero estos aumentos en las ventas conducirán sin duda a un acusado incremento de la tasa habitual de devoluciones de ropa y calzado, que ronda el 30-40 %[1], lo cual plantea problemas logísticos para las tiendas que deben mantener en cuarentena los artículos devueltos.

Por si eso no fuera suficiente, al abrir las tiendas físicas sus puertas al público, , los clientes pueden devolver sus artículos en persona, en vez de por correo. Si a eso le sumamos los artículos devueltos en los probadores, la incertidumbre sobre la posible contaminación de la mercancía en las tiendas aumenta.

Los comercios son los responsables de garantizar que la mercancía devuelta o manipulada por los clientes no suponga un riesgo para la salud de los demás. Por este motivo, Macy’s, Gap, Nordstrom y Mango ya cuentan con planes para poner en cuarentena las prendas que han sido probadas.

El software IQ de Checkpoint permite realizar el seguimiento y minimizar el tiempo que las prendas tardan en poder ser repuestas, y forma parte de un paquete de soluciones automatizadas y compatibles con cualquier tecnología que ayuda a las tiendas a adoptar medidas sanitarias y de seguridad que ayudan a mejorar la confianza tanto de los empleados como de los consumidores. 

 

David Pérez del Pino, Director de Checkpoint Systems para España y Portugal declaró: «Las compras tal y como las conocemos han sufrido un cambio radical en todo el mundo. Las tiendas que cuenten con procedimientos que demuestren que permiten garantizar la seguridad de las personas serán las mejor consideradas por los consumidores».

«Las devoluciones y las prendas de los probadores siempre han sido un gran desafío para los comercios, pero esta situación se ha visto agravada por la COVID-19. Los clientes que utilizan los probadores tienen un 70 %[2] más de probabilidades de comprar, por lo que es muy importante abrirlos de manera segura lo antes posible. Inventory Quarantine facilita esta tarea, de modo que ayuda a las tiendas a minimizar el impacto de la pandemia en su facturación».