Al día

Gran potencial de crecimiento de las exportaciones españolas a China y a ASEAN

Informe de HSBC sobre las relaciones económicas entre España, China y ASEAN

Las relaciones cada vez más estrechas entre España, China y los países de ASEAN ofrecen importantes oportunidades para las empresas españolas. Esta es una de las principales conclusiones del informe de HSBC realizado por EsadeGeo, "Las relaciones económicas entre Europa, China y ASEAN: una oportunidad para las empresas españolas", uno de los informes más completos de este tipo en España.

A pesar de la actual ralentización causada por el COVID-19, las relaciones económicas entre España y China son más fuertes que nunca. China es el décimo destino de las exportaciones españolas, con un valor de 6.800 millones de euros en 2019, lo que representa el 2,3% del total de las exportaciones del país. Con el consumo privado, el sector servicios y el sector tecnológico ganando importancia, se abren nuevas oportunidades para las empresas españolas.

Oportunidades de exportación para bienes de consumo y productos industriales

Dado que el ingreso medio anual per cápita en China ha aumentado a 16.000 dólares y se espera que el poder adquisitivo siga aumentando, existe un gran potencial para los bienes de consumo españoles. Con una población estimada de 400 millones de personas, el país tiene la clase media más grande y más orientada al consumo del mundo. Las preferencias de los consumidores chinos se asemejan cada vez más a las de la clase media europea, centrándose en el medio ambiente, la salud y la calidad de los productos, según el informe.

La modernización industrial, tal y como se plantea en planes gubernamentales como el 'China 2025', supone otra oportunidad para las empresas españolas y europeas. Complementando su fuerte desarrollo tecnológico local, el país busca atraer la inversión extranjera, en su afán por aumentar sus capacidades industriales y tecnológicas. En un país con más de 800 millones de usuarios de Internet, el crecimiento del comercio electrónico es una de las áreas clave que abre nuevas oportunidades para los actores españoles.

 

Potencial de crecimiento para las exportaciones de productos agroalimentarios, salud y bienestar y servicios urbanos

Con los exportadores españoles de productos agroalimentarios y la "marca España" bien establecida en el mercado chino, hay un importante potencial de expansión, dada la creciente demanda china de vino, aceite y productos cárnicos.

La industria de la salud y el bienestar es otro sector que presenta un importante potencial para las empresas españolas. Mientras que en el segmento infantil hay una creciente demanda de productos más seguros y de mejor calidad, hay cada vez más oportunidades también en el segmento que atiende a clientes mayores, ya que el 25% de los chinos tendrá más de 65 años en 2050. Según el informe, las industrias textil, del calzado y de la decoración del hogar presentan un mayor potencial para las empresas españolas, que pueden ampliar su presencia en el mercado a través de las exportaciones o mediante la apertura de nuevos puntos de venta en las principales ciudades.

Las empresas españolas se encuentran bien posicionadas para apoyar a China en la consecución de uno de los objetivos clave de su plan "China 2025": desarrollar una "industria inteligente" basada en tecnologías como el Internet de las cosas o la inteligencia artificial. Según el informe, en China existe una importante demanda para importar productos como los componentes de vehículos eléctricos o los semiconductores, sectores en los que España destaca.

Dado el rápido avance del sector de servicios en China, existe una creciente necesidad de gestión de los servicios urbanos, en particular de la gestión del agua y los residuos. Asimismo, las empresas españolas están bien posicionadas para ofrecer servicios tecnológicos de vanguardia asociados a las “smart cities” o ciudades inteligentes.

 

Inversión española en China: la fabricación de vehículos de motor como sector líder

En cuanto a los sectores industriales, la fabricación de vehículos de motor, productos metálicos, metalurgia y materiales eléctricos representan el 37% del total y son los sectores que lideran la inversión española acumulada en China. Esto refleja la gran importancia de las actividades manufactureras e industriales, que son las áreas más importantes de la inversión española en China.

El segundo sector es el financiero, seguido de los de la distribución mayorista y minorista, así como del sector agroalimentario.

El mayor crecimiento de las inversiones en China se registra en las empresas españolas de servicios, que buscan un mayor acercamiento a los usuarios finales. Una tendencia similar se observa en los despachos de abogados y consultoras que han establecido oficinas en las principales ciudades para atender tanto a las empresas chinas como a las españolas. Asimismo, cada vez hay más inversiones españolas con un alto componente tecnológico.

 

ASEAN, un área con gran potencial

Según el estudio, España ha intensificado sus relaciones comerciales con los países de ASEAN en los últimos años. Sin embargo, el comercio con ASEAN no es tan importante para España como lo es con los demás países europeos o latinoamericanos.

A este respecto, el informe encuentra un importante potencial de crecimiento para las empresas españolas también con respecto a ASEAN. Tras haber registrado durante años fuertes tasas de crecimiento, la región aspira a convertirse en el cuarto bloque comercial del mundo en 2030 y en uno de los principales destinos de la inversión extranjera directa (IED).

La Unión Europea se ha convertido en el tercer socio comercial de ASEAN, después de China y Estados Unidos, pero la presencia de España se ha limitado a la exportación, principalmente de bienes de capital, y sus inversiones se han centrado en gran medida en operaciones específicas en sectores concretos como la hostelería, el petróleo y el acero. En 2018, las exportaciones de España a ASEAN ascendieron a 3.580 millones de euros, lo que representa alrededor del 40% de sus niveles de importación. Los principales productos exportados por España son ropa y calzado, así como maquinaria y material de oficina.

ASEAN ofrece muchas y excelentes oportunidades de negocio para las empresas europeas en general y las españolas en particular: desde infraestructuras hasta agricultura, pasando por energías renovables, piezas de automóviles, bienes de equipo y herramientas mecánicas. Estos son sectores en los que España tiene grandes empresas con productos y servicios altamente competitivos.

Mark Hall, CEO de HSBC España, señala: “China y ASEAN son regiones que ofrecen a las empresas españolas y europeas grandes oportunidades de crecimiento empresarial a lo largo de los próximos meses y años. Gracias a nuestra fuerte presencia en estas regiones clave, seguiremos apoyando a las empresas en su internacionalización, ofreciéndoles nuestros servicios y experiencia para ayudarles a maximizar sus beneficios. Existen importantes oportunidades tanto para España y Europa como para nuestros socios asiáticos, por lo que seguirá siendo crucial reforzar aún más nuestros lazos mutuos. Esto nos ayudará a construir una relación aún más sólida y a largo plazo de la que ambas partes seguirán beneficiándose”.

Javier Solana, Presidente del EsadeGeo-Center for Global Economy and Geopolitics, añade que “durante los últimos cuarenta años España y China han mantenido una excelente relación y España ha desempeñado un papel muy importante en las relaciones bilaterales entre Europa y China. La apertura comercial del país asiático ofrece un gran número de posibilidades a las empresas españolas”.