Al día

La alimentación saludable y la seguridad alimentaria centran el ‘II Food Innovation Forum’ celebrado en Bilbao


EIT Food es un proyecto respaldado por la UE dentro del sector agroalimentario, que eligió el año pasado a Euskadi como sede para el Sur de Europa, junto con Madrid.

Alcanzar una nutrición saludable y asequible para todas las personas, aumentar la seguridad de los alimentos, o generar confianza en el consumidor hacia la industria de la alimentación son algunos de los desafíos actuales del sector agroalimentario que han sido protagonistas de la segunda edición de ‘Food Innovation Forum’ celebrado este viernes 4 de octubre en el estadio de San Mamés, en Bilbao.

El consorcio europeo EIT Food, que cuenta con subsede para el Sur de Europa en Zamudio (Bizkaia), reunió a expertos del sector agroalimentaria, investigadores y agentes de innovación que han compartido ante los cerca de 200 profesionales inscritos, las claves para alcanzar estos objetivos, así como varios casos de éxito obtenidos hasta el momento.

Entre los expertos reunidos en la sala norte de San Mamés, intervinieron representantes de los socios del consorcio EIT Food, como la Universidad de Turín (UNITO), Danone o AZTI, entre otros.

La directora general de Innobasque, Leire Bilbao, puso en marcha la jornada destacando la implicación de la Agencia Vasca de Innovación en el sector de la alimentación apoyando la innovación y el conocimiento “colaborando con todos los agentes intermedios que trabajan con pequeñas y medianas empresas y apoyando nuevos modelos de negocio”.

También durante la presentación de la jornada, Begoña Pérez Villarreal, directora de EIT Food para el sur de Europa, recordó “la importancia de que el sector avance a través de la innovación, y el conocimiento para que podamos ofrecer alimentos más saludables, sostenibles, y de confianza”. Además, recordó dos de los retos fundamentales de EIT Food: conseguir una cadena de valor segura y transparente, así como una nutrición saludable y asequible para todas las personas.

 

“Una alimentación no es saludable si además no es sostenible y accesible”

Alimentación saludable, sostenibilidad, y nutrición personalizada, fueron los ejes de la primera conferencia en la que tomaron parte representantes de IMDEA Food, la Universidad del País Vasco, AZTI, Danone y EIT Food.

Uno de los objetivos a los que se apuntó, es la necesidad de contribuir a que cada vez más personas lleven una dieta saludable y que esta sea accesible para todos los sectores de la población. Eduardo Puertolas, tecnólogo de alimentación en AZTI, aseguraba que para conseguir este objetivo “la pata fundamental es la educación, implicando a todos los sectores: colegios, familias, medios de comunicación, científicos, divulgadores… sin olvidar el papel fundamental que tiene la industria agroalimentaria para conseguir mejores productos”.

Que, en este proceso de mejora, los alimentos sigan siendo apetitosos es otro de los desafíos a los que se enfrenta el sector para llegar al consumidor, un reto que necesita de “un esfuerzo tecnológico importante, y una inversión para que los productos sean mejores y sigan siendo apetecibles”, recordaba Marta Iguacen, directora de I+D en ciencia y nutrición de Danone.

“Cada día el consumidor es más exigente y quiere saber qué come pero también es responsable con el medio ambiente”, apuntaba Carmen Pérez, PDI en la Universidad del País Vasco, que recalcaba, “una alimentación no es saludable si además no es sostenible, con acceso diario para la población y asequible”.

Con la vista puesta en el futuro, Ana Ramírez Molina, directora adjunta en IMDEA Food, se refirió a la nutrición personalizada, una tendencia que forma parte de “la alimentación del futuro”, aseguraba, para tratar problemáticas del presente como el aumento de los niveles de obesidad, u otros desórdenes metabólicos, y “tener una nutrición más adecuada a cada momento de nuestra vida”.

 

El consumidor, como centro de la cadena alimentaria

Otro de los retos para el sector que se abordó, es la necesidad de recuperar la confianza del consumidor hacía la industria alimentaria que se ha visto dañada por varios escándalos. A este respecto se incidía en la conveniencia de crear cadenas alimenticias transparentes que ofrezcan información fiable sobre seguridad y calidad.

Luca Cocolin, de la Universidad de Torino, puso en valor el trabajo de la industria alimentaria a este respecto. “La Unión Europea es uno de los lugares donde el nivel de seguridad es mayor”, aseguraba, ”y se tiene que transmitir que seguimos avanzando”.

Un avance que según Alejandro Barranco, investigador de AZTI, no está exento de nuevos retos, “existe un espacio para la innovación, hay que mejorar el tiempo de respuesta y continuar trabajando para mejorar la seguridad alimentaria”, apuntaba.

Mejorar el etiquetado de los productos para conseguir una trazabilidad más transparente es uno de los retos más urgentes del sector según Gemma Trigueros. En este sentido, la coordinadora de alimentación en OCU, recordaba quela seguridad alimentaria es responsabilidad de toda la cadena. Tenemos que estar todos involucrados de principio hasta el final”.

 

Presentación de proyectos innovadores

Para concluir la jornada  los asistentes conocieron algunos de los proyectos  de innovación y de comunicación que se están llevando a cabo como ‘From Japan to West’ de Angulas Aguinaga sobre  la importancia de la proteína de pescado  como activación motora del cuerpo, Foodtress de AZTI sobre la transparencia de la cadena alimentaria para incrementar la confianza del consumidor, o las gafas de realidad virtual de Future Kitchen que IMDEA FOOD difunde con casos internacionales de procesos del sector agrario o el pescado.

 

Sobre EIT Food

EIT Food es la iniciativa de innovación alimentaria líder en Europa. Trabaja para hacer que el sistema alimentario sea más sostenible, saludable y confiable. La iniciativa está compuesta por un consorcio de industrias clave, con empresas, ‘startups’, centros de investigación y universidades de todo Europa. Es una de las ocho comunidades de innovación establecidas por el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT), un organismo independiente de la UE creado en 2008 para impulsar la innovación y emprendimiento en toda Europa.

Este año ha lanzado en Bilbao dos programas de emprendimiento: una aceleradora de empresas emergentes llamada FAN (Food Accelerator Network) y una incubadora de proyectos e ideas empresariales con perspectiva de convertirse en negocios de futuro en el sector de la agroalimentación.