Al día

Enoturismo en Bodegas Cepa 21: celebrar San Valentín entre un mar de viñedos


Febrero, el mes del amor por excelencia, ya está aquí, y con él llega una de las citas más especiales del año para los enamorados: el Día de San Valentín.

Esta efeméride, que data del siglo III en Roma cuando un sacerdote llamado Valentín fue condenado a muerte por oficiar en secreto matrimonios de jóvenes enamorados, representa un día único para celebrar el amor con nuestras parejas. Y, ¿qué mejor que hacerlo con una copa de vino y brindando por todos esos momentos únicos vividos juntos y por los que quedan por vivir?

Para ello, no se nos ocurre mejor opción que la que propone José Moro de la mano de Cepa 21, una bodega en plena milla de oro de la Ribera del Duero: vivir una experiencia de enoturismo o, lo que es lo mismo, desplazarse a su entorno vitivinícola para conocerlo en profundidad y disfrutar de él. La bodega vallisoletana se encuentra en el término municipal de Castrillo del Duero, en un lugar con unas vistas excepcionales, y está dotada de unas instalaciones idóneas para que aquellos que las visiten puedan sumergirse en el apasionante mundo del vino.

El plan de enoturismo en Bodegas Cepa 21 está pensando para poder satisfacer las preferencias de diferentes perfiles de visitantes; de parejas, en el caso que nos ocupa. Así, durante estos meses, se puede optar por dos tipos de experiencias distintas entre sí, pero con un denominador común: la pasión por el vino.

Wine & Chocolate es la primera de ellas e incluye un recorrido por los viñedos y una visita completa a la bodega y sus instalaciones. Una vez finalizado el tour se lleva a cabo una explicación sobre la armonía vino-chocolate y como colofón final se da paso a la cata de los vinos Hito Rosado, Hito y Cepa 21, junto a los bombones premium de Casa Cacao de El Celler de Can Roca.

Para los enamorados más entendidos en vinos, Bodegas Cepa 21 cuentan con la denominada Experiencia Aromática cuyo hilo conductor es la realización de una cata de la gama completa de las bodegas (Hito Rosado, Hito, Cepa 21, Malabrigo y Horcajo) con sus respectivos aromas. Cada vino se acompaña de una tapa gourmet elaborada por el Restaurante Cepa 21.

"El enoturismo permite adentrarse en el mundo del vino de una manera única, sintiendo la pasión de la elaboración, paseando entre viñedos y conociendo el alma de la tierra y, por supuesto, disfrutando de todos los matices de las referencias en la casa que las ve nacer. En Cepa 21 nos encontramos en un entorno absolutamente privilegiado en el que empaparse del alma de la Ribera y de la calidad de nuestros vinos”, afirma José Moro, presidente de Bodegas Cepa 21.

Una cena romántica: complemento al enoturismo

Además, toda experiencia enoturística siempre marida a la perfección con productos de la zona, y qué mejor manera de hacerlo que en el Restaurante Cepa 21. Su idílica situación -abrazando el río Duero y con unas maravillosas vistas al viñedo-, su cuidada gastronomía y su delicada decoración hacen de este establecimiento el lugar perfecto para poner el broche final a la celebración de San Valentín.

Al frente del mismo está el chef palentino Alberto Soto, todo un referente en Castilla y León por su concepción de la cocina castellana basada en los sabores de siempre de la tierra, pero entendidos desde una perspectiva de vanguardia. Quienes se decanten por acabar el día de los enamorados en este restaurante, tendrán el lujo de degustar un menú reconocido por la prestigiosa Guía Michelín capaz de conquistar los paladares más exigentes.

https://www.cepa21.com/