Jueves, 27 de Febrero de 2020
 
El océano podría ser clave para la seguridad alimentaria futura
 
 

En un nuevo documento científico[i] escrito para el Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible[ii] se determinó que con una mejor gestión e innovación tecnológica el océano podría aportar por encima de seis veces más alimento del que aporta en la actualidad - más de dos tercios[iii] de la proteína animal que se necesitará para alimentar a la población mundial futura, de acuerdo con estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El libro se publicó hoy en el Simposio Internacional sobre la Sostenibilidad de la Pesca de la FAO en Roma.  

Christopher Costello, autor principal del documento y representante del Grupo de Expertos del Panel de Alto Nivel[i], dijo: «El océano tiene un enorme e inexplorado potencial para alimentar a la población mundial en las futuras décadas y este recurso puede obtenerse con una menor huella ambiental en comparación a muchos otros recursos alimenticios. Sin embargo, la salud y riqueza del océano van de la mano. Si realizamos cambios rápidos y profundos en la manera en la que gestionamos las industrias que se desarrollan en base al océano a la vez que nutrimos la salud de sus ecosistemas podremos sostener nuestra seguridad alimentaria de largo plazo y los medios de subsistencia de millones de personas.»

«El Futuro del Alimento obtenido del Océano», escrito por un considerable grupo de científicos en apoyo al Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible[ii] - un grupo de 14 jefes de gobierno - examina el estado actual y el posible futuro de la producción de alimentos del océano. El documento establece que el océano tiene una posición privilegiada para contribuir con la seguridad alimentaria debido a la naturaleza altamente nutritiva de los productos pesqueros que contienen vitaminas esenciales, minerales, ácidos grasos omega 3 de cadena larga y otros nutrientes que no se encuentran en proteínas vegetales o de animales terrestres. Con una reforma, la pesca de captura podría obtener tanto como 20% más de captura en comparación a la actualidad y hasta 40% más de la captura prevista para el futuro en base a la tasa de explotación actual. Sin embargo, los más importantes beneficios potenciales de producción alimentaria se basan en la expansión sostenible de la acuicultura marina (maricultura).

Acelerar la producción de especies de maricultura, tales como algas y mejillones, que no dependen de insumos alimenticios podría contribuir al suministro de alimentos a nivel mundial a la vez que mejoraría la calidad del agua y crearía hábitats para pesqueras salvajes, así como contribuiría a la resiliencia costera. Las especies de maricultura que son alimentadas con harina y aceite de pescado obtenidos de la pesca de captura, tales como peces y crustáceos, también podrían contribuir de forma importante al suministro futuro de proteínas; no obstante, ello tendría lugar solo si el sector localiza rápidamente alimentos alternativos y se pueden minimizar los efectos ambientales. 

Manuel Barange, Director de la División de Políticas y Recursos de Pesca y Acuicultura de la FAO y participante de la Red de Asesoría del Panel de Alto Nivel, dijo: «Para cumplir con nuestro deseo de crear un mundo más justo, próspero y con seguridad alimentaria, la comunidad global debe trabajar en conjunto para terminar con la pesca excesiva, mejorar el manejo de las pesqueras a nivel mundial y priorizar los enfoques de maricultura de bajo impacto. Ello permitiría sostener la seguridad alimentaria y ayudaría a erradicar el hambre, lo que constituye el eje para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.»

El documento identifica las principales barreras para aumentar la producción de alimentos del océano, incluidos los temas ambientales, económicos y regulatorios clave, y propone un conjunto realista de acciones para superarlas. Además, el documento otorga un marco que los líderes y científicos pueden usar para informar la toma de decisiones e implementación de políticas de acuerdo con sus contextos regionales o locales.

El Presidente Kenyatta de Kenia, miembro del Panel de Alto Nivel, dijo: «El alimento proveniente del océano tiene gran valor económico y social para Kenia y el resto de África. Millones de nosotros en Kenia y a lo largo de África dependemos del océano para obtener ingresos, trabajo, alimentos, proteínas y otros nutrientes. Sin embargo, ningún país por sí solo puede lograr aprovechar el potencial de nuestro océano de alimentarnos en el futuro. Ello requiere una visión global única centrada en la sostenibilidad, acciones multilaterales e importantes inversiones para apoyar a las naciones en sus esfuerzos para asegurar trabajos, alimento y la nutrición de miles de millones de personas.»