Jueves, 17 de Octubre de 2019
 
La Marca de los Consumidores
 
 

¿Qué es la marca de los consumidores?

La marca de los consumidores es una iniciativa social y colectiva que por primera vez da voz y voto al consumidor para decidir lo que quiere consumir, a qué precio y dónde quiere que vaya su dinero, al mismo tiempo que comprueba en tiempo real el impacto económico correspondiente a los criterios de su elección. Cada uno promueve así un comercio más justo y sostenible, y por lo tanto un consumo más inteligente.

La marca de los consumidores pone en el mercado productos ideados por el consumidor a partir de sus necesidades y de la información que maneje, y en colaboración y comunicación permanente con el productor. El objetivo de la marca de los consumidores es cambiar completamente las reglas de juego del mercado, basándose en criterios de transparencia, equidad, educación, ética, respeto, reconocimiento y responsabilidad.

La marca de los consumidores trabaja sobre dos líneas de actuación:

Otorga el poder de decisión al consumidor para que pueda crear los productos que desee y decidir cuánto quiere pagar por ellos. Todo ello se realiza en un marco de colaboración, información y transparencia total en lo que se refiere a la elaboración y origen de los productos y del coste de los mismos.

Ofrece a los productores una remuneración constante justa, logrando así una estabilidad en la producción, que les permita verdaderamente vivir de su trabajo y transmitir su realidad a la sociedad. Se establece, por lo tanto, una forma nueva y activa de comunicación y diálogo con el consumidor.

¿Cómo podemos elegir y crear nuestros productos?

La marca de los consumidores pone a disposición del consumidor una plataforma donde pueda elegir, votar y decidir de forma libre e independiente qué producto desea. Cada persona puede seleccionar no sólo entre los criterios esenciales que componen las condiciones de fabricación de un producto (origen, composición, materias primas utilizadas, embalaje, etc..), sino que además tiene libertad para sentarse con el productor y hacer controles in situ de los productos que considere..

De forma paralela el consumidor tiene la opción de revisar en tiempo real el impacto económico que tendrán estos criterios en el precio de venta final y las causas de ese impacto. Así, tendrá información suficiente para decidir en cada caso qué precio está dispuesto a pagar en base a cada producto.

El consumidor da su opinión y participa en los cuestionarios alojados en www.lamarcadelosconsumidores.es, votando los productos que quieren crear al precio más justo. Posteriormente se elegirá de entre todos los productos aquel mayoritariamente votado que será finalmente producido y vendido en la correspondiente cadena de distribución con los criterios más relevantes de producción, e.g. fabricación, calidad, procedencia y embalaje.

Confianza en la calidad de los productos

Esta iniciativa supone un cambio de actitud, una libertad de elección, que permite que el consumidor participe y vote por una información transparente y que decida las características del producto que le parezcan más relevantes. Del mismo modo, entenderá dónde va su dinero y cómo se fabrica el producto.

En definitiva, la marca de los consumidores ofrece la oportunidad de que volvamos a tener plena confianza en la calidad de los productos que consumimos, conozcamos un poco más el sector agroalimentario y sus actores más relevantes, y promovamos un control más activo de nuestra alimentación y consumo diarios.