Martes, 23 de Julio de 2019
 
Casamontes, el recién llegado a Las Tablas, se hace hueco desde el aperitivo hasta el afterwork
 
 

Productos naturales y de temporada con notas internacionales llegan a esta zona -cada vez más de moda-, de la mano del cocinero Dani Montes y su socio Ángel Cusati.

Cocina equilibrada y originales recetas como sus Pipas de mar para mojar pan y los dedos, Tortilla de patata con pulpo laminado, o el Picantón y el Chupachups, ambos horneados durante horas y que se han ganado el apellido de la casa.

Todo esto en un local moderno, fresco y coqueto perfecto para tomar desde el aperitivo, comer un generoso menú de mediodía que cambia cada semana -y ya tiene fans por el barrio-, o disfrutar de un afterwork con algunas de sus tapas top de regalo.

 

 

Casamontes (Paseo Tierra de Melide, 27. Tel. 91 057 18 43. http://casamontesmadrid.com/) acaba  de llegar a Las Tablas con cocina mediterránea -de toda la vida- a la que sus propietarios le han dado un toque personal y desenfadado. El cocinero Dani Montes y su socio Ángel Cusati, han pensado una carta para todo tipo de paladares, pero sobre todo para los que les guste comer rico, equilibrado y les guste ‘esa vuelta de tuerca’ divertida, sin olvidarse de los celíacos o los veganos.

Nada como deleitarse con algunos de sus originales entrantes como las Pipas de mar para mojar pan y los dedos, mejillones directos desde Galicia con una salsa italiana -en la que uno puede pasarse un buen rato haciendo ‘barquitos’-, el Pulpo con sobrasada y sus patatas, o los Berberechos ‘increíbles’, que sólo están disponibles en fin de semana. Entre los principales, un Ceviche de gambón que aliñan con una salsa de leche de tigre casera; y sus platos estrella: el Picantón, en una pepitoria muy fina y aromática, y el Chupachups -una costilla de ternera a la francesa acompañada de un puré de patatas al curry rojo-, los dos cocinados a baja temperatura durante 16 y 22 horas respectivamente y que llevan con orgullo el ‘apellido’ Casamontes de la casa. Además, es obligatorio preguntar por los ‘fuera de carta’, lo mejor de la temporada. Y para acabar, en su sección ‘Postres de mi familia’ destaca la Tarta de queso, ‘salada’ y muy jugosa, y es que lleva una mezcla de queso de oveja, Gamonéu, Mascarpone y queso ahumado que le dan un sabor potente e inconfundible… ¡volverás a por ella!

Para la gente del barrio y para los que pasan más horas en las oficinas cercanas que en su casa, cuentan con un generoso menú del día que cambian semanalmente con el que comer rico -y sin pensar en el tupper- por 12’50 € en el que no suele faltar alguno de estos must que ya tienen adictos por la zona: Cachopo (de 300 g), Noodles con verduras, el Wellington de pollo…

Ambiente para todas las horas

Este restaurante se alberga en local moderno y acogedor con una larga barra perfecta para los incondicionales del aperitivo con vermut, una cocina vista desde la que se ve al joven y entusiasta equipo trabajando y una salita con mesas bajas llena de luces cálidas y sillas dispares para todos los gustos. Aquí se puede comer, cenar, celebrar cualquier momento con amigos, cerrar un negocio alrededor de la mesa o disfrutar del afterwork para acabar bien el día… casi una obligación teniendo en cuenta los ricos tacos y las potentes alitas que regalan con cada copa o consumición.

 

Casamontes (http://casamontesmadrid.com/) tiene capacidad para unas 40 personas entre la zona de barra y las mesas bajas. El precio medio en carta es de unos 25 € y abren de martes a domingo en horario ininterrumpido de 11:00 a 01:00 horas. ¡Hay que visitarlo para descubrir su secreto!