inicio
Viernes 14 de diciembre de 2018
05/12/2018
preparar para imprimir

ABADÍA RETUERTA

 

Petit Verdot 2015, el valor de lo insólito

Su origen es Burdeos y su exotismo es innegable. Petit Verdot es generalmente utilizada en pequeñas proporciones para aportar el nervio del que adolecen otras variedades. En Abadía Retuerta, sin embargo, es elegida como absoluta protagonista de su apreciado monovarietal que, antes de concluir el año, presenta. Hablamos de Petit Verdot 2015 y éstas son algunas de las razones para dejarse cautivar por esta referencia.

Demuestra que lo insólito puede ser sinónimo de placer en mayúsculas. Es así porque Ángel Anocíbar, enólogo de la prestigiosa bodega situada en Sardón de Duero (Valladolid), es maestro en explotar al máximo su potencial. Conocedor de las necesidades de cada uva, sabe que Petit Verdot precisa buenas reservas de agua en el suelo y temperatura para su óptimo desarrollo y para alcanzar la madurez idónea. Anocíbar apunta que dichos factores confluyeron en la añada de 2015, de ahí que sin vacilar afirme que estamos ante el mejor Petit Verdot de la historia de Abadía Retuerta. Como dato, cabe indicar que ese año, durante el otoño y el invierno, se registraron 230 litros de lluvia.

Auténtica sorpresa

Apoyan su afirmación guías tan reputadas como Peñín, que le ha concedido 95 puntos, y el crítico norteamericano Robert Parker, editor de Wine Advocate, para quien merece asimismo 95 puntos. Parker argumenta que “es una auténtica sorpresa. Es verdaderamente espectacular dentro de un año caluroso. Es abierto, expresivo y elegante, con aromas en nariz poco comunes y evocadores de flores secas, cáscara de cítricos y especias orientales. Una monumental botella de Petit Verdot”. 

Sin olvidar la concesión por parte de la Guía Gourmets de la máxima puntuación: 99 puntos. Así como los 92 puntos del crítico James Suckling.

Para alcanzar un vino tan redondo el terruño vuelve a ser determinante. Es decir, el potente sol de Castilla y un suelo predominantemente arenoso y de canto rodado. A ello se suman varios meses de reposo en barrica y el resultado es un carácter exquisito.

Su color es púrpura intenso. En nariz destaca por ser fino, elegante y sutil, con relevancia de toques de moca y maderas exóticas. En boca resulta suave y untuoso, se aprecian sabores poderosos e intensos a fruta fresca y confitada con guiños a regaliz.

Humo de tabaco rubio, caramelo quemado y pan crujiente son otras notas que perduran en la memoria de quien decide entregarse al exotismo de este capricho para sibaritas. Porque su producción se limita a 15 barricas.

En cuanto a su cuerpo, firme y estructurado, provoca un largo final, sedoso y cálido. Anocíbar apunta que es un gran vino de guarda, que desarrollará su potencial durante los próximos 5-8 años.

54 pagos

Abadía Retuerta elabora vinos que expresan la personalidad de cada pago. De ahí que las referencias lleguen al mercado única y exclusivamente cuando la añada cuenta con una calidad extraordinaria. La finca ocupa una superficie de 700 hectáreas, de las cuales 180 corresponden a viñedos. Están estructuradas en 54 pequeñas parcelas o pagos, diferenciados principalmente por la composición del suelo y cada uno plantado con una única variedad. Syrah representa el 10%, Tempranillo, el 70%, y Cabernet Sauvignon, asimismo el 10%. El 10% restante se divide entre Merlot, Petit Verdot y algunas variedades de blanco. 

Desde junio, está a la venta Blanco LeDomaine 2017 (80% Sauvignon Blanc y 20% Verdejo) y Pago Garduña 2015 (100% Syrah). Un mes más tarde, en julio, llegó Abadía Retuerta Selección Especial 2015, que integra la mezcla de los mejores vinos de cada pago: 66% Tempranillo, 24% Cabernet Sauvignon, 8% Syrah y 2% Merlot.

El otoño ha sido el momento de disfrutar de Pago Valdebellón (100% Cabernet Sauvignon) y Pago Negralada (100% Tempranillo).

PVP: 119,90 €



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Novedades del Mercado". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: