Al día

Estas navidades siéntete en la mismísima Cuba con el ron Santísima Trinidad de Amer

Las fiestas navideñas del 2021 serán las más esperadas y recordadas en mucho tiempo… Después de casi dos años sin poder reunirnos con nuestros familiares en estas fiestas tan significativas, ya podemos decir que este año será lo más parecido a la normalidad. ¿Y qué mejor manera de celebrarlo con un buen brindis y una sabrosa copa después de comer o cenar?

Si quieres dejar boquiabiertos a tus familiares, no dudes en deleitarles con el ron Santísima Trinidad, de la compañía de bebidas alcohólicas Amer Gourmet. Este destilado por excelencia fabricado en Cuba, no solo se caracteriza por ser el auténtico y el galardonado en primera posición por cualquier nativo de la isla cubana, sino que cuenta con los llamados maestros roneros como supervisores en su proceso de creación. Cada detalle, cada matiz, desde el destilado hasta el blending y el envasado, es validado por un maestro ronero de la casa.

La gama de Santísima Trinidad está compuesta por tres productos diferenciados entre sí por sus años de añejamiento: 3 años, con sabor ligeramente añejo; 7 años, con un dulzor ligeramente perceptible; y 15 años, con sabor añejo profundo, perfectos para disfrutarlo sin prisas, trago a trago. Por ello, el ron Santísima Trinidad se elabora, como todos los rones cubanos, con aguardiente de una calidad excepcional, ingrediente que le da ese toque agresivo que el de otras zonas. Este ingrediente estrella procede de melazas seleccionadas, y pasa por un largo proceso de envejecimiento y purificación. Por ello, se rebaja ese tono más duro y se consigue un perfil organoléptico más delicado y sutil.

Según sus años de añejado, se caracterizan por atributos ligeramente distintos. Estas navidades, sorprende a los amantes del ron con Santísima Trinidad 7 o 15, cada uno de ellos ha pasado por un riguroso y largo proceso de añejamiento y purificación. Descubre la mejor opción, según sus gustos:

 

Santísima Trinidad 7
Producido en dos etapas de añejamiento. Primero los aguardientes son reposados en barricas un mínimo 2 años y posteriormente estos son utilizados para la fórmula de rones bases, aquellos que vuelven añejarán por largo tiempo, y serán utilizados en diferentes proporciones según su edad de añejamiento, en la fórmula del producto final.
Nota de cata
Aspecto: Color ámbar, brillante, deja pasar la luz con notable destellos.
Aroma: Propio de ron de gran añejamiento en barriles de roble, equilibrio correcto entre sus componentes, ligeramente dulce, recuerda el olor a ciruelas pasas, con uvas maduras deshidratadas. Sabor: Franco añejamiento, madera, bien evolucionado, dulzor ligeramente perceptible, combinado con tonos de vainilla y almendras dulces secas.
Sensación al tragar: Líquido de mediana viscosidad en el paladar, llena el paladar dejando ligero picor balanceado con una ligera nota amarga, pero sin llegar a ser irritante.

 

 

Santísima Trinidad 15

Elaborado en tres etapas de añejamiento, con la quietud de quien espera conseguir su máxima elegancia en el sabor, en el color y en el aroma. Hasta convertirlo en un soplo de Cuba. En la primera etapa los aguardientes son añejados por un tiempo mínimo de 4 años, antes de formar parte de las mezclas de los rones bases, estos rones bases formados con aguardientes y alcoholes destilados de caña, son envejecido en nuestras bodegas por espacio de tiempo de entre 3, 7, 15 o 25 años hasta lograr los perfiles organolépticos deseados. Este nuevo ron extra añejo se guarda de nuevo en barricas apagadas para, a continuación, pasar a una tercera etapa de añejamiento en la que se redondean todos los componentes.
Nota de cata
Aspecto: Ámbar oscuro, brillante, limpio, transparente.
Aroma: Predomino pleno de las notas de añejamiento profundo, prolongado aroma de madera, notas de tueste caramelizado, frutos deshidratados como ciruela y uvas pasas, con fragancia ligeramente dulce.
Sabor: Balsámico largo, muy untuoso, de mediano dulzor y con un ligero amargor integrado dentro de una combinación de sabores de madera, almendra y nueces.
Sensación al tragar: De cuerpo franco robusto, llena muy bien el paladar, fogoso, notas ligeramente amargas y de final largo y persistente.