Al día

El uso de protección solar es fundamental para volver a salir a la calle, tras casi dos meses de confinamiento

El cuerpo humano obtiene de los rayos solares el 90% de la vitamina D que necesita, y el 10% restante procede de la alimentación. Sin embargo, la actual situación, en la que la sociedad lleva confinada más de un mes, ha supuesto el pasar menos horas de las recomendadas expuestos a la radiación solar. Este hecho hace que la piel esté más blanca de lo habitual y haya que tener especial cuidado al volver a salir a la calle. En este contexto, Veepee ha colaborado con la doctora Gemma Márquez Balbás, -dermatóloga del Hospital Universitario Quirón Dexeus-, para elaborar unos consejos sobre cómo exponerse al sol y un decálogo para tener en cuenta a la hora de proteger la piel con el uso de los protectores solares.

Después de seis semanas, se puede empezar a salir a pasear o hacer deporte, sin embargo, hay que tener en cuenta que la intensidad de la radiación solar es mayor que antes del confinamiento, por lo que la piel no ha podido adaptarse al incremento de la intensidad de los rayos. En este sentido, el cuidado personal y, en concreto, la protección de la piel resulta imprescindible para evitar alergias, urticaria solar o quemaduras por los rayos ultravioleta. Por ello, es clave exponerse gradualmente al sol, evitando las horas de máxima incidencia solar, y utilizar siempre protección solar (preferiblemente SPF50+).

Bajo esta consideración, Veepee y la Dra. Márquez Balbás elaboran este decálogo con los tips a tener en cuenta a la hora de proteger la piel con el uso de los protectores solares:

 

  • La radiación ultravioleta sí que atraviesa las nubes, por lo que en los días nublados también debemos aplicarnos fotoprotección.

 

  • La crema de protección solar debe aplicarse media hora antes de la exposición al sol, pues no actúa de forma inmediata. Y debemos renovarla cada dos horas.

 

  • Una crema de protección solar tiene una vida de 6 a 12 meses una vez abierto el frasco por primera vez. Es necesario renovar los protectores solares, ya que probablemente han estado sometidos a altas temperaturas y no se garantiza su capacidad de protección.

 

  • Los protectores para niños pueden usarlos los adultos, pero no todos los filtros de adultos pueden ser usados en los niños. Para los menores de tres años sólo se recomiendan filtros solares físicos o minerales y a los menores de 6 meses se debe evitar exponerlos al sol de forma directa.

 

  • La cantidad correcta a la hora de aplicar el fotoprotector es de 2 miligramos de producto por cada centímetro cuadrado de piel. Eso en un adulto equivale a 6 cucharadas de café para todo el cuerpo. 

 

  • Es muy importante evitar las quemaduras solares, sobre todo en la infancia. Una quemadura a causa del sol es un daño de las células de la piel. Debemos esperar a que la piel esté completamente regenerada para volver a exponerla al sol. 

 

  • Los pacientes con acné deben usar siempre un fotoprotector adecuado para pieles grasas, para no empeorar su acné con la aplicación de productos grasos.

 

  • Los mejores protectores solares son los que se usan. En España disponemos de una amplia variedad de protectores solares, en crema, en gel, en aerosol, con color tipo maquillaje, incluso, los que no pican los ojos. Esta gran variedad hace que cada uno pueda encontrar su protector solar adecuado.