El último desafío de Dom Pérignon, champagne por copa maridado con creaciones de alta gastronomía


Quique Dacosta, Paco Morales y Alejandro Serrano, tres Chefs con estrellas Michelin, aceptan el desafío de Dom Pérignon, creando, en sus restaurantes, experiencias de degustación por copa que elevan los sentidos.

DOM PÉRIGNON Y QUIQUE DACOSTA, TRIBUTO A LA SEGUNDA VIDA Y A LA ALTA GASTRONOMÍA CON PLÉNITUDE 2 VINTAGE 2003

Quique Dacosta, chef tres estrellas Michelin, y Dom Pérignon han compartido un proceso de inspiración mutuo en su particular homenaje a las segundas vidas de una añada, un plato y un producto.

En el nuevo Plénitude 2 Lounge de Dom Pérignon se puede descubrir y degustar por copa la permuta de un Vintage 2012 a un Plénitude 2 Vintage 2003, en un entorno exclusivamente delineado entre Quique Dacosta y Dom Pérignon.

El acto Plénitude 2, que se sirve hasta finales de año, consiste en un homenaje a Plénitude 2 a partir de elementos básicos en nuestra cultura como el pan, los peces, el cordero y, por supuesto, el vino. Se resuelve con una oblea de mantequilla ahumada y flores, los panes y los peces y un cordero con sesos glaseados y patitas.

DOM PÉRIGNON INVITA A PACO MORALES Y ALEJANDRO SERRANO EN UNA EXPLORACIÓN SIN LÍMITES CON DOM PÉRIGNON ROSÉ VINTAGE 2008

La exploración sin límites y la revelación con ausencia de convencionalismo han instruido el transgresor proceso de Paco Morales y Alejandro Serrano. Cada uno ha encarnado en un bocado, disponible solo durante el mes de septiembre, la personalidad _ indómita y carnal_ y los códigos de identidad de Dom Pérignon Rosé Vintage 2008, el último Vintage Rosé presentado por Dom Pérignon en España.

Paco Morales, chef cordobés con dos estrellas Michelin y 3 Soles Repsol por Noor, ofrecerá Dom Pérignon Rosé 2008 por copa maridado con su pimiento abuñuelado, sardina y terciopelo de sus espinas y caviar. Un maridaje magnético, vibrante y táctil creado en exclusiva por y para esta colaboración.

Alejandro Serrano, talento español más joven galardonado con una estrella Michelin y un Sol Repsol por su restaurante de nombre homónimo de Miranda de Ebro, ha creado un huerto de sutiles flores con tomate morado en contraste con el Rosé Vintage 2008 nacido de un insolente milagro