Al día

La UE apoya una innovadora campaña de InLac para informar a la población sobre la sostenibilidad del sector lácteo y los beneficios saludables ligados al consumo de estos productos

La Unión Europea (UE) cofinancia una ambiciosa campaña de información presentada por la Organización Interprofesional Láctea (InLac) para poner en valor la sostenibilidad del sector lácteo, así como los valores nutricionales y saludables de la leche y los productos lácteos. Este programa europeo de productos lácteos sostenibles (“Sustainability friendly European dairy proram”) incluye acciones en España y Bélgica hasta 2024 con un presupuesto de 2,2 millones de euros.

El presidente de InLac, Ignacio Elola, ha explicado hoy en la sede del MAPA esta campaña de promoción que, bajo el lema "Cuenta con los productos lácteos europeos", integra acciones de comunicación, publicidad y en punto de venta, mientras que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, D. Luis Planas, ha sido el encargado de clausurar la jornada.

Durante la rueda de prensa se han presentado los resultados del “Análisis de posicionamiento de los productos lácteos europeos”, realizado por Ikerfel para la Interprofesional Láctea, que aporta información valiosa sobre la percepción que tienen las personas consumidoras sobre estos productos.

De acuerdo con las conclusiones de este análisis, prácticamente el 90% de los consumidores consideran que las variables que en mayor medida se asocian a la leche y los productos lácteos hacen referencia a las propiedades del producto, como el aporte de calcio y vitaminas, su percepción de producto básico en la alimentación, la imagen de productos sanos y saludables, el aporte de energía… y el 73% de los consumidores consideran que los productos lácteos son sostenibles principalmente desde el punto de vista social y la medioambiental.

A pesar de que el 72 % del total de la población declara conocer que la cantidad diaria recomendada de productos lácteos es de 3 al día, en torno a dos tercios de la población no consume la cantidad recomendada.

 

Un sector comprometido

Las ganaderías europeas, en su inmensa mayoría de carácter familiar, son un motor de revitalización para los núcleos rurales y las industrias lácteas unas de las principales industrias con las que cuentan muchos de nuestros pueblos. Su presencia contribuye a mantener vivas las zonas rurales fijando población y creando empleo. “El proyecto europeo permitirá mostrar a los consumidores que el sector lácteo en su conjunto está comprometido con la correcta gestión de los recursos naturales y su ambiciosa ‘hoja de ruta’ para ser más respetuosos con el planeta y lograr la neutralidad climática”, apunta Elola.

Según la FAO, el desarrollo del sector lácteo es vital ya que se trata de “un instrumento sostenible, equitativo y poderoso para lograr el crecimiento económico, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza porque la actividad láctea es una fuente regular de ingresos; proporciona alimentos nutritivos; diversifica los riesgos; mejora el uso de los recursos; genera empleo; crea oportunidades para las mujeres; y proporciona estabilidad financiera”.

El sector lácteo, además, es responsable de la cohesión social, económica y territorial de las regiones de España, así como de la subsistencia de muchas familias, de la ordenación, ocupación y protección del territorio y de la conservación de las prácticas culturales y tradicionales. “Solo en España se generan más de 60.000 empleos en esta actividad”, agrega el presidente de InLac.

Innovadora campaña europea

Las acciones pondrán en valor cómo los productores, la industria láctea, la producción de la leche y los productos lácteos contribuyen mitigar el cambio climático; conservar la biodiversidad, luchar contra la despoblación; fomentar economía y empleo rurales e incentivar la innovación.

El acto de presentación ha contado con la presencia de agentes económicos y sociales, así como con representantes del Comité de Sostenibilidad, un órgano de expertos asesores de la campaña.

En el marco de una dieta variada y equilibrada, las principales guías internacionales de nutrición recomiendan un consumo que va de 2 a 4 raciones diarias de leche y derivados lácteos, dependiendo de la edad y situación fisiológica. Así, en niños se aconsejan 3 raciones al día; en adolescentes 4 y en adultos de 2 a 3 raciones. Y, para mujeres embarazadas y gestantes y personas de edad avanzada entre, entre 3 y 4 raciones. “Constituyen un grupo de alimentos completo y equilibrado, ya que proporcionan un elevado contenido de nutrientes en relación con el contenido calórico. Aportan proteínas de alto valor biológico, hidratos de carbono (lactosa), grasa, vitaminas tales como la B12, vitamina A, C, D entre otras y minerales, especialmente calcio y fósforo”, destacan desde este Comité.