Al día

Tras el COVID-19, el 97% de los restaurantes mantendrá el delivery como servicio permanente

La restauración española ha contado durante cerca de dos meses con el delivery como único  soporte para la entrada de ingresos a sus establecimientos. Ahora, identifican la entrega a domicilio como un servicio esencial: un 97% de los encuestados asegura que mantendrá el delivery de forma permanente. En enero de 2020 era un 80% el volumen de establecimientos que afirmaba que contaría con este servicio a futuro. También, los restaurantes apuntan ahora a que realizarán inversiones superiores para potenciar el delivery respecto al desembolso que tenían previsto en enero. 

Estos datos se extraen de dos encuestas realizadas por Deliveroo a los restaurantes con los que colabora la plataforma y que permiten realizar un análisis comparado de la evolución de la opinión desde comienzos de año hasta el momento actual, reflejando cómo la crisis ha convertido el delivery en un servicio esencial para la viabilidad financiera a futuro de los restaurantes.  La primera encuesta fue realizada en enero de 2020 y la segunda se ha realizado en la primera quincena de mayo de 2o20, al inicio de la desescalada. Para obtener esta visión, Deliveroo ha sondeado a los restaurantes que se han mantenido activos durante la crisis. 

Álvaro Dexeus, director comercial de Deliveroo España, ha explicado “la COVID está suponiendo para los restaurantes unos de los retos más grandes que ha tenido que afrontar en las últimas décadas. Desde Deliveroo nos hemos volcado por darles soporte en estos meses en los que hemos sido su única vía de subsistencia. Por este motivo, muchos de ellos, que ya de por sí valoraban el rol del delivery, perciben ahora con mayor claridad el aporte que supone para sus negocios, ya que gracias a esta vía de ingresos han sido capaces de salvar empleos, pagar rentas y mantener sus establecimientos abiertos de forma segura”.

También 6 de cada 10 restaurantes señalan que durante la COVID el mayor apoyo que ha supuesto Deliveroo ha sido poder llegar a clientes que de otra forma no hubiesen impactado. Además, indican que incrementar ventas y pagar la renta de los locales han sido los otros dos aspectos en los que más les ha ayudado trabajar con la compañía, convirtiéndose en una tabla de salvación para muchos de ellos. Por último, señalan otros aspectos en los que Deliveroo ha supuesto un apoyo como son sus campañas de marketing, mantener parte del personal y digitalizar su negocio. 

Los restaurantes, dispuestos a convertir en un éxito su servicio de delivery

Los restaurantes entrevistados han mostrado de forma rotunda que sus previsiones de inversión en el sector son más elevadas ahora que el pasado mes de enero. Convertir el delivery en un pilar para sus negocios pasará por realizar mayores inversiones. Así, el 84% de los restaurantes afirma que invertirá en atención al cliente, un 82% indica que lo hará en tecnología y nuevos productos y también suman puntos Marketing (81%) y personalización (81%). 

Hace apenas cinco meses las previsiones de inversión en los servicios de delivery eran más moderadas. Las categorías que mayor crecimiento han experimentado en cuanto a planes de inversión en delivery son nuevos productos y personalización (25 puntos porcentuales cada una), nuevos servicios (20 pp), atención al cliente (19 pp), y tecnología, optimización de la cadena de suministro y marketing (17 pp cada una). 

Un dato relevante es que, entre las categorías que crecen, los restaurantes no se olvidan de la sostenibilidad. Un 76% afirma que invertirá más en la sostenibilidad de su delivery a futuro.  

No todas las partidas crecerán. Las que se muestran más contenidas en cuanto a la evolución son contratación de nuevos empleados (solo un 45% lo tiene previsto) y ampliación de los restaurantes (49,5%). Ambas caen aproximadamente 1 pp respecto a enero.

 

El rol del Gobierno: expectativas del sector de la restauración

En esta encuesta también se ha querido conocer cuáles son las principales expectativas que el sector tiene sobre el papel del Gobierno ante la nueva situación a la que deben hacer frente. Un 41% del total ha indicado la reducción de impuestos como la clave esencial y un 29% apostaba por un mayor apoyo financiero. En menor medida, también reclamaban un 15,2% la flexibilización de las obligaciones de alquiler y el 14,7% restante confía en que se faciliten los planes de regulación de empleo.

 

Con menos riders, el negocio no sería viable

Otro de los aspectos abordados en la encuesta ha sido el papel esencial de los riders para el desempeño de la actividad. Únicamente un 65% de los restaurantes considera que sería un problema contar con menos riders para el desarrollo de la actividad de entrega a domicilio. 

Marco Civolani, director de operaciones de Deliveroo España, ha recordado que “en Deliveroo desde hace hemos puesto sobre la mesa la necesidad de buscar una solución legislativa que proporcione protección a los riders y que les permita mantener los beneficios del trabajo autónomo, especialmente en un momento de inestabilidad e incertidumbre como el actual. Vemos imprescindible abordar un cambio regulatorio, pero es necesario que se realice desde el diálogo social, ya que solo así será posible recoger las necesidades de los miles de repartidores autónomos que colaboran con las plataformas y que, de esta forma, puedan contar con mayor seguridad sin tener que poner en riesgo los beneficios del trabajo bajo demanda. Reclasificar a los riders como empleados reduciría significativamente el número de riders disponibles, poniendo en riesgo no solo el trabajo de estos miles de personas sino la viabilidad del sector de la restauración y el delivery a futuro. Durante esta crisis los restaurantes y los riders han apoyado a las comunidades y familias españolas. Una reclasificación forzosa  perjudicaría la capacidad de ambos para generar ingresos, especialmente en un momento como el actual”.

Según señalaban los propios riders en otra encuesta realizada en 2020 por las asociaciones de repartidores Asoriders y Asociación Autónoma Riders, un 60% de ellos dejaría de trabajar con plataformas o trabajarían menos si no tuviesen libertad de horarios.