Al día

La sede electrónica del Gobierno de Canarias se cae impidiendo que puedan tramitarse las ayudas a los viticultores de Canarias

Los órganos de gestión de las once denominaciones de origen exigen soluciones inmediatas para esta situación que paraliza los trámites y penaliza a los viticultores

Resulta, que nos encontramos en pleno trámite de las ayudas al mantenimiento del cultivo del viñedo, convocadas mediante BOC: http://www.gobiernodecanarias.org/boc/2021/088/024.html así como de las ayudas de estado http://www.gobiernodecanarias.org/boc/2021/091/018.html y el periodo de alegación a la Resolución provisional de las ayudas convocatoria 2020 publicada en el Tablón de Anuncios de la Consejería de Agricultura con fecha 18 de mayo y la única forma de presentar dichas ayudas y trámites es de forma telemática.

El problema radica en que la sede electrónica del Gobierno de Canarias está colapsada con interrupciones continuas del servicio que están impidiendo que los viticultores puedan realizar el trámite lo que genera desde nuestro modesto punto de vista una total indefensión ya que no hay otra forma de realizarlo. Los días pasan y el plazo se agota.

Ante la escasa preocupación y responsabilidad por parte de la administración, que en ningún momento se ha dirigido al sector para dar explicaciones y solución, es por lo que los Consejos Reguladores planteamos las siguientes propuestas:

• La posibilidad de paralizar el plazo de tramitación hasta que no se resuelvan los problemas con la sede electrónica

• Que el plazo que contempla el Boletín Oficial de Canarias para el trámite de la ayuda con una penalización diaria del 1%, no se tenga en cuenta y pueda utilizarse para la tramitación de la ayuda sin penalización.

• Que se autorice a los viticultores a realizar la tramitación de la ayuda de forma presencial, en lugar de hacerlo de forma telemática, ya que las herramientas que se han puesto a disposición para el trámite no funcionan.

Tenemos muchas pruebas de que no funciona la sede electrónica por razones ajenas a las entidades que colaboramos en el trámite y por supuesto, al viticultor que no tiene culpa de nada.

¿Qué solución le damos a los viticultores?