Al día

Rubaiyat reabre su emblemática terraza en Madrid con nuevos platos

Vuelve a la vida. La espectacular terraza de Rubaiyat, una de las mejores de Madrid, un oasis colonial junto a Alberto Alcocer, este año sabe diferente. Tras las crisis, y con más ganas que nunca de disfrutarla, su impresionante vegetación ya está a punto, sus fogones se encienden de nuevo y sus emblemáticos platos de carne y otros nuevos y frescos de cara al verano están a punto para recibirnos y trasladarnos a ese estilo tropical que remarca los orígenes del Grupo.

Sí, los matices brasileños inundan la carta de Rubaiyat. Su chef, Mariana Argeoli, hace un guiño a sus raíces y, clásicos aparte, incorpora delicias como el ceviche de lubina con granizado de caipirinha de mandarina, el atún rojo a la parrilla con sésamo negro, quinoa, chutney de mora y espuma de jengibre o, de postre, una pecaminosa tarta de queso con helado de guayaba.

Y es que Rubaiyat no es solo carne, aunque las carnes de crianza propia provenientes de su hacienda brasileña sean lo más emblemático. Entre sus cortes a la parrilla de carbón vegetal más selectos están el Baby Beef, Bife de Chorizo, Master Beef (chuleta con entre 40 y 60 días de maduración) o la reina, Queen beef. Tampoco hay que perderse las deliciosas patatas suflé que acompañan ni, para abrir boca, su steak tartar o sus empanadas de solomillo, propuestas obligatorias.

Es inevitable, asimismo, deleitarse con uno de sus afamados combinados. Aparte de la icónica caipiriña, su consolidada carta de bebidas, con una refrescante presentación, no te dejará indiferente.

Medidas de seguridad

La terraza de Rubaiyat reabre con la entrada de Madrid en la fase 1 de la desescalada post Covid 19 y lo hace cumpliendo todos los preceptos de seguridad, entre otros, aforo del 50% en mesas, con distancia de al menos dos metros entre una y otra, cartas QR, servilletas y cubiertos entregados a cada cliente guardados al vacío, pago con tarjeta y asegurando una extrema limpieza y desinfección de todo su equipamiento.