Al día

54 empleados voluntarios de Areas limpian la Playa del Remolar, en el Prat de Llobregat


Un total de 54 voluntarios de Areas, entre empleados y familiares, han participado en una jornada de recogida de residuos en la Playa del Remolar, ubicada en El Prat de Llobregat (Barcelona).  Con esta acción ambiental, organizada por Areas, empresa líder en Food&Beverage y Travel Retail, y Coca-Cola, y con la colaboración del Consorci per a la Protecció i la Gestió dels Espais Naturals del Delta del Llobregat y la ONG Xaloc, se ha querido celebrar el Día Mundial contra el Cambio Climático.

Esta iniciativa, que se enmarca en el programa ‘Mares Circulares’, desarrollado por Asociación Chelonia, Fundación Ecomar, Asociación Vertidos Cero y Liga para a Protecção da Natureza (LPN) e impulsado por Coca-Cola, ha conseguido recoger un total de 34,5 kilos de residuos. El PET recogido será reintegrado en la cadena de valor de Coca-Cola como parte de su hoja de ruta hacia la economía circular. Las actividades de recogida de residuos en las playas se están retomando con todas las medidas de seguridad necesarias después de unos meses en los que el proyecto ha tenido que adaptarse a las restricciones dictadas por las autoridades.

La intervención en la Playa del Remolar ha sido precedida de una formación ambiental, conducida por la ONG Xaloc, sobre la necesidad del cuidado de los entornos marinos y la importancia del reciclaje, en un momento clave para el planeta y para frenar los efectos del cambio climático.

Esta acción se enmarca en la estrategia de responsabilidad social corporativa de Areas, que se vehicula a través de tres grandes pilares: salud, planeta y personas. En este sentido, con la limpieza de la playa del Remolar, Areas apuesta por su compromiso con el planeta, poniendo el foco en reducir el impacto ambiental y luchar contra la crisis climática. Asimismo, también apuesta por la reducción y el reciclaje de residuos y la protección y preservación de los recursos naturales. Además, esta iniciativa le permite a la compañía reforzar el vínculo con los trabajadores e involucrarlos en acciones de formación ambiental que van más allá de su día a día, a la vez que se transmiten los valores y creencias de Areas.

Blanca López Alerm, directora de Comunicación, RSC y Experiencia de Cliente en Areas, ha valorado la colaboración de la compañía con el proyecto ‘Mares Circulares’ muy positivamente, y ha señalado que “desde Areas estamos muy comprometidos con nuestra estrategia de RSC, que se lleva a cabo a través de tres pilares: la salud, las personas y el planeta. Esta jornada de voluntariado ambiental responde a dos de ellas y por ello debemos aunar fuerzas para que sea un éxito”. Además, ha abierto la puerta a que este tipo de acciones pueda repetirse y “que entre todos demos la oportunidad de reutilizar y reintegrar los plásticos en la cadena de valor de Coca-Cola”.

Joaquim Edo, responsable de comunicación de Coca-Cola Europacific Partners Iberia en Catalunya, ha destacado la importancia de la colaboración entre diferentes instituciones en “favor de la sostenibilidad ambiental y en la concienciación para conseguir que nuestros entornos marinos sean preservados y ningún residuo acabe en ellos. Hemos de ser conscientes de que todos tenemos una responsabilidad que debemos asumir para dejar a las futuras generaciones un entorno mejor del que nos encontramos. Agradecemos la colaboración de los voluntarios que han dado un ejemplo de lo que, juntos, somos capaces de conseguir”.

 

Más allá de una recogida de residuos

La limpieza de playas y entornos acuáticos es uno de los tres pilares que conforman Mares Circulares. Previo a estas actividades de limpieza, y de la mano de Asociación Chelonia, los espacios son monitoreados. Esta labor apoya la recogida de datos para su posible tratamiento por la comunidad científica.

Los monitoreos, que no han dejado de realizarse durante la pandemia, se llevan a cabo dos veces al año con el objetivo de contar con un muestreo de los residuos encontrados en diferentes momentos. Los datos se recogen teniendo en cuenta las recomendaciones del MITERD y la compatibilidad con el Convenio OSPAR y el Protocolo de Barcelona.

Estos datos, más los obtenidos en el resto de las acciones desarrolladas en el marco del proyecto Mares Circulares, se vuelcan en una base de datos y se ponen a disposición de expertos que estén investigando sobre basura marina y economía circular.

Estas monitorizaciones en playas, así como en otros entornos acuáticos que se han efectuado durante el transcurso del programa han servido para nutrir de información a importantes programas de seguimiento de residuos marinos. Es el caso del “Programa de Seguimiento de Basuras Marinas en Playas” del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.