Al día

5.500 millones de botellas de plástico menos y una reducción del 40% en la huella de carbono, los retos de BRITA

Según datos oficiales de Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea, la tasa de reciclaje y reutilización de los residuos municipales en España fue en 2019 del 34,7%, el más bajo de los últimos años. Sin embargo, a partir de ese momento se estancó.

El confinamiento a raíz de la pandemia del coronavirus supuso un momento de impás en la vida de todos y fue un momento clave para reflexionar y prestar más atención a los hábitos diarios, como es el caso del reciclaje. De hecho, “ La sostenibilidad, el compromiso medioambiental y el reciclaje tras la COVID-19”, un estudio realizado por Focus para Ecoembes, demuestra que 2,5 millones de españoles afirmaron haber empezado a reciclar nuevos residuos durate el confinamiento y darles así una nueva oportunidad.

Para BRITA, la marca líder en optimización de agua potable, el reciclaje no es nada nuevo. Siempre ha sido crucial para la compañía hacer un buen uso de los recursos naturales y reducir la producción de residuos, como en los plásticos de un solo uso. De hecho, en 1992, se conviertieron en la primera empresa del sector en crear un programa de reciclaje de filtros usados. Actualmente, los componentes de sus filtros se recuperan y reciclan correctamente mediante un proceso que tiene lugar en su sede principal en Taunusstein (Alemania).

Aún así queda mucho por hacer, como muestra el informe “Mensajes marinos II” elaborado en 2020 por la Agencia Europa de Medio Ambiente (AEMA), los mares de Europa se enfrentan a un futuro incierto si no se toman medidas urgentes y coherentes.

Siguiendo su filosofía, BRITA se ha propuesto durante este 2021 hacer un llamamiento para concienciar a la sociedad de que debemos cuidar nuestros mares. Pequeños gestos como apostar por el agua del grifo filtrada por BRITA nos pueden llevar a reducir el consumo de plásticos de un solo uso, conseguir así beber agua de una forma más sostenible y generar menos impacto en nuestro entorno.

Por ese motivo, la compañía se ha propuesto un doble reto a nivel mundial para aconseguir hasta el 2025. Por un lado, la substitución de 5.5000 millones de botellas de plástico mediante el uso de sus productos de agua filtrada. Y, por otro, se ha marcado como reto reducir en un 40% el nivel de su huella de carbono generada en el desarrollo de su propia actividad.

España es considerado uno de los países europeos con un agua de red de mayor calidad, segura y saludable. Pero a su vez, es uno de los países que más agua embotellada consume por persona, muchas veces debido a que el sabor del agua del grifo en algunas localidades, no agrada a los consumidores.

La tecnología de filtración de BRITA reduce el cloro, la cal y otras sustancias que puede contener el agua del grifo, mejorando su sabor y olor. Por eso, se posiciona como una muy buena alternativa, más económica, cómoda y con menos impacto ambiental para disfrutar de un agua de excelente sabor.

Como viene demostrando la compañía, éxito y sostenibilidad no son una contradicción, sino que son compatibles y pueden ir de la mano. Desde BRITA seguirán volcando toda su experiencia en la apuesta por la innovación en la optimización del agua potable como motor para aportar soluciones a las personas y a nuestros mares.

Únete al cambio con BRITA.